Cocina & Salud > Salud & Alimentos

¿Cómo nos afecta la mala digestión?

¿Cómo nos afecta la mala digestión?
No sólo es importante la calidad de los alimentos que comemos, sino como los digerimos y absorbemos.

Para que los alimentos sean digeridos completamente, no dejen ningún residuo tóxico y no interfieran con los procesos metabólicos, cada enzima y jugo digestivo deben ser segregados en la cantidad adecuada y en el momento preciso y la pared intestinal debe encontrarse en un buen estado de salud.

Si esto no es así, se produce una mala digestión o una mala absorción de los alimentos, lo que puede estar relacionado con una infinidad de problemas de salud, ya que no sólo somos lo que comemos sino que somos lo que absorbemos de nuestra dieta.

La mala Digestión

Teóricamente, el proceso digestivo tendría que producirse con rapidez y eficacia para obtener el maximo valor nutritivo de los alimentos que consumimos. Si la digestión es lenta, los alimentos no digeridos pueden fermentar en el tracto digestivo, lo que produce malestar y una ineficiente absorción de los nutrientes.El término dispepsia hace referencia a la sensación de dificultad para realizar adecuadamente la digestión. Los síntomas más comunes son ardor, dolor en el centro del pecho, pesadez de estómago, sabor ácido en la boca, eructos, náuseas y sensación de que la comida viene a la boca (reflujo). Los síntomas pueden ser debidos a múltiples causas entre ellas la úlcera de estómago, la esofagitis por reflujo, las comidas muy pesadas, la toma de alcohol, el consumo excesivo de tabaco o la toma de algunos fármacos como los antiinflamatorios.

Las causas de la mala digestión

Mala masticación: normalmente debido a que se come muy rápido. La masticación cumple una función muy importante en el proceso digestivo. Si no se mastica bien, se perjudica la digestión y se reduce la eficacia de las otras etapas del proceso digestivo.

Comer demasiado: Cuanto mas comas, el sistema digestivo tendrá menos posibilidades de hacer una digestión completa.

Beber grandes cantidades de líquido con las comidas: el líquido diluye las secreciones (ácido, enzimas y bilis) que son responsables del proceso digestivo. La dilución de estas secreciones perjudica la eficacia de la función que cumplen e interrumpe el proceso digestivo.

Comer tarde: los procesos digestivos dejan de funcionar hacia el final del día, por lo que comer a ultima hora es una causa común de problemas digestivos.

Estres: Es bien sabido que el estres perjudica el proceso digestivo.

Escasez de acido estomacal o de secrecion de enzima digestiva: Algunos individuos no producen la cantidad suficiente de ácido estomacal y/o enzimas digestivas que les permitan hacer una digestión normal.

¿Qué es la indigestión?

Indigestión es el término que se usa para describir el malestar abdominal que sentimos despues de comer. Cuando hay dolor, suele si tuarse en la parte superior del abdomen. Otros síntomas comunes son náuseas, hinchazón y eructos en exceso. La indigestion en general es consecuencia de una gastritis (una inflamacion del recubrimiento del estómago), o una ulcera en el estómago o en la primera porción del intestino delgado,llamada duodeno. Los factores que contribuyen a una indigestión son el exceso o la escasez de acidez estomacal, una masticación inadecuada y la ingesta de gran cantidad de comida.

Motivo de alergias

Las proteinas parcialmente digeridas son un factor fundamental en los problemas de alergias. Cuando la digestión de las proteínas no es completa, estas pueden ser absorbidas en la sangre parcialmente digeridas e inducir una respuesta alérgica a los alimentos. Al exponer el sistema inmunitario a las proteínas parcialmente digeridas, este reacciona contra ellas produciendo una respuesta alérgica que ocurre tanto en la pared intestinal, dando lugar a irritación e inflamación, como de manera sistémica, produciendo problemas en la piel, dolores de cabeza, infecciones frecuentes, fiebre del heno, asma o incluso problemas mentales.

La digestión de las proteínas comienza en el estómago. Los jugos gástricos secretados en el estómago contienen ácido hidorclorídrico, encargado de acidificar los alimentos y parar la acción de la enzima salival. También contienen una enzima proteolítica denominada pepsina encargada de la digestión de las proteínas. La pepsina necesita de un entorno ácido para comenzar la ruptura de la proteína y por eso es tan importante que haya una suficiente secreción de ácido hidroclorídrico en el estómago.

En el intestino

Una vez que el alimento entra en el duodeno comienza la fase intestinal de la digestión, en la que se completa la digestión de los carbohidratos, proteínas y grasas, que se rompen hasta convertirse en unidades absorbibles. En la boca comienza la digestión de los carbohidratos gracias a la saliva que contiene la amilasa salivaria. El páncreas secreta enzimas proteasas, amilasas y lipasas para la digestión de proteinas, carbohidratos y grasas, respectivamente, en el duodeno.

La correcta digestión de las grasas depende de unos niveles adecuados de la enzima pancreática lipasa y de la efectividad de la bilis. La bilis se encarga de emulsionar las grasas y facilitar su asimilación por el organismo. Aquellas personas que sufren de insuficiencia biliar presentan síntomas de deficiencia de ácidos grasos esenciales y vitaminas liposolubles como vitamina A, D y E. Para que la función de la bilis sea eficaz hace falta tener cantidades suficientes de los siguientes nutrientes: el aminoácido taurina, vitamina C, magnesio y cobre.

Absorción de nutrientes

La absorción de nutrientes una vez digeridos depende de la salud de las mucosas que recubren el intestino, del estado de la flora intestinal y de la eficacia en la eliminación del material de desecho. Para mejorar el estado de la flora intestinal se recomienda un preparado de bacterias beneficiosas –como Lactobacillus acidophilus o bulgaricus y bifidobacterias-. Es tambien muy importante tratar las posibles disfunciones de la pared intestinal como pueden ser las provocadas por una infección con candida, una excesiva permeabilidad intestinal o un exceso de materia adherida al muro intestinal.

La Candida albicans es un hongo que habita en el intestino pero que bajo determinadas condiciones prolifera y adopta una forma fungal que puede dañar la pared intestinal produciendo inflamación y un exceso de permeabilidad. El muro intestinal debe mantenerse sano para ser capaz de absorber los nutrientes eficientemente y de evitar que asimilemos sustancias tóxicas. Un muro demasiado permeable permite la entrada de parásitos, bacterias y químicos que acceden a la sangre afectando a los diferentes sistemas del organismo.

Terapias especializadas

Si tus digestiones no mejoran con los consejos que aquí se ofrecen puede ser recomendable una terapia de reposición enzimática o de reposición de ácidos, esta última está especialmente recomendada cuando existen síntomas de mala digestión de las proteínas (ver recuadro). El tratamiento con enzimas no debe mantenerse durante largos períodos de tiempo. Debería suministrarse al sistema digestivo nutrientes como el aminoácido taurina, vitamina C y los minerales zinc, manganeso, cobre y magnesio, para que, a la larga, sea capaz por sí mismo de segregar una cantidad adecuada de enzimas.

La infección con candida se trata con una dieta restrictiva que excluye aquellos alimentos que fortalecen al hongo Candida albicans, como son los dulces, los alimentos fermentados, los panes y la bolleria. La dieta se acompaña de una suplementación enfocada a fortalecer el sistema inmunitario y la flora intestinal. En cuanto al intestino permeable hace falta mejorar la función intestinal con probioticos y reparar la mucosa intestinal con vitamina A, Gingko biloba o aminoácidos como la L-glutamina. La dieta también puede ayudar a reducir la inflamación intestinal si evitamos alimentos inflamatorios como los el trigo, los lácteos, el exceso de proteína animal, el azúcar, el café o el té y aumentamos nuestra ingesta de pescado azul, semillas crudas y frutos secos.

Consejos prácticos para mejorar las digestiones

• Dejate guiar por el sentido del gusto y por tu apetito. Si comes sin hambre o la comida no te sabe bien los jugos digestivos no fluyen apropiadamente y el alimento será insuficientemente digerido.

• Evita el estrés y las discusiones a la hora de la comida. El sistema digestivo está regulado por el sistema nervioso autónomo, que a su vez está poderosamente influido por la mente y las emociones.

• Come sin prisa y mastica bien la comida. Una comida bien masticada es mas facil de ser atacada por las enzimas digestivas.

• Evita la combinación de alimentos ácidos con carbohidratos. Los alimentos ácidos dificultan la acción de las enzimas salivales.

• Incluye algo de proteína en cada comida. Las comidas bajas en proteína no estimulan la secreción de la gastrina, que a su vez estimula la secreción de ácido clorídrico.

¿Estas digiriendo mal?

Origen
Proteinas mal digeridas

Consecuencias
Deficiencia de ácido hidrocloridrico y pepsina. Insuficiencia de enzimas pancreáticas
Asma, eccema, alergias, síndrome del colon irritable
Deficiencia de B12: anemia, dolor periférico de manos y pies

Carbohidratos mal digeridos

Origen
Masticación pobre. Insuficiencia de enzimas pancreáticas

Consecuencias
Flatulencia después de las comidas, hinchazón en el abdomen.

Grasas mal digeridas

Origen
Insuficiencia de enzimas pancreáticas. Bilis inefectiva.

Consecuencias
Deficiencia de vitamina A y ácidos grasos esenciales. Fibrosis quística.

¿Estas absorbiendo mal?

Infección con candida

Causas
Abuso de antibióticos, de la píldora anticonceptiva o de medicamentos de cortisona.
Dieta alta en azúcar
Deficiencia de nutrientes

Síntomas
Fatiga, depresión, dolores de cabeza, dolor abdominal, gases intestinales, ansiedad, iritabilidad, insomnio, picores crónicos, picor anal

Intestino excesivamente permeable

Causas
Masticación pobre, dieta alta en azúcar y estimulantes, abuso de esteroides, aspirina y paracetamol, infecciones intestinales, alergias alimenticias

Síntomas
Dolores de cabeza, fatiga, hinchazón abdominal, flatulencia, nauseas, mareos, mal aliento, insomnio

Materia fecal adherida

Causas
Dietas altas en proteina de origen animal y lácteos, desequilibrio de la flora intestinal.

Síntomas
Estreñimiento crónico, diverticulitis, fatiga, colon prolapsado.

Volver arriba Volver al Inicio