Cocina & Salud > Salud & Alimentos

La avena

La avena
La avena es uno de los cereales más completos. Por sus cualidades energéticas y nutritivas ha sido la base de la alimentación de pueblos y civilizaciones coma los escocesa, irlandesa y algunos pueblos de las montañas Asiáticas.

La avena: es rica en proteínas de alto valor biológico, hidrato de carbono, grasas y un gran número de vitaminas, minerales y oligoelementos.

Proteínas:

Cuanto más elevado es el numero de aminoácidos esenciales presentes en un alimento, mayor es su valor biológico; y la avena contiene seis de los ocho aminoácidos imprescindibles para la síntesis correcta de proteínas. La combinación de la avena con diferentes alimentos vegetales, mejora aún más su proporción de aminoácidos, aproximándola a la ideal para el organismo.

•Ejemplo: la adición de leche o soja complementan perfectamente la calidad de la proteína de la avena, con todos los aminoácidos necesarios para el organismo, en este sentido, la avena es superior a otros cereales como fuente de proteínas.

Lípidos:

La avena es el cereal con mayor porcentaje de grasa vegetal. El 65 % es de ácidos grasos insaturados y el 35% de ácido linoleico. Cien gramos de copos de avena cubren un tercio de nuestras necesidades diarias de ácidos grasos esenciales.

Hidratos de Carbono:

La avena contiene hidratos de carbono de absorción lenta y de fácil asimilación. Estos proporcionan energía durante mucho tiempo después de haber sido absorbidos por el aparato digestivo, evitando la sensación de fatiga y desmayo que experimenta cuando el cuerpo reclama glucosa de nuevo (hipoglucemia).

Vitaminas, minerales y oligoelementos:

•La avena contiene estos elementos en concentraciones óptimas, tanto para curar como para prevenir.

100 g de avena contienen:
5mg. de sodio
400mg. de potasio
70mg. de calcio
430mg de fósforo
140mg. de magnesio
4mg. de hierro
0,47mg. de cobre
4mg. de cinc
0,56mg. de vitamina B1
0,15mg. de vitamina B2
1mg. de vitamina B3
0,16mg. de vitamina B6
1,1mg. de vitamina E.

Fibra:

Además de estos componentes esenciales, la avena contiene otros elementos no tan importantes desde el punto de vista nutritivo, pero necesarios para el buen funcionamiento intestinal.

Se trata de sustancias insolubles que, ingeridas con la alimentación, no se absorben en el intestino. Sin embargo, estas sustancias resultan de una extraordinaria importancia para la buena digestión. Es lo que normalmente conocemos como 'fibra'. La fibra aumenta el contenido del intestino, con lo cual ayuda a prevenir como a eliminar el estreñimiento.

Fuente de energía:

Otra de las características reconocidas de la avena es su valor como fuente de energía y vitalidad. Eso hace que sea el alimento ideal para quienes desean aumentar su capacidad energética: los estudiantes, las personas que se encuentran abatidas, sin fuerzas, con permanente sensación de sueño, sin ilusión o con Estrés permanente.

Si usted es una de esas personas, consuma platos elaborados con avena a partir de ahora, y verá como su capacidad energética aumenta.

Avena e inflamación

Los investigadores han mostrado que comer avena puede estimular su sistema inmunológico en momentos de estrés físico. Esto puede ser bueno para atletas bajo entrenamiento, pero ¿qué significa para las personas con artritis inflamatoria?

Las acciones de ciertas células de la sangre llamadas neutrófilos juegan un papel clave en la respuesta inflamatoria de las enfermedades reumáticas. Se sabe que el estrés puede agravar los síntomas de la artritis reumatoide. Los científicos pueden comprender mejor cómo estos neutrófilos actúan en la inflamación al estudiar su función utilizando un factor estresante cuantificable como el ejercicio.

Un estudio realizado en la Universidad de Carolina del Sur en Columbia, financiado mediante una beca de la Arthritis Foundation a la Dra. Adrienne S. Brown se quiso determinar el efecto de un componente de la avena llamado β-glucano en la actividad de los neutrófilos después de repetidos días de ejercicio moderado o vigoroso. Los β-glucanos son carbohidratos derivados de las paredes celulares de levaduras, hongos, algas y avena, y según los estudios, pueden aumentar la actividad del sistema inmunológico.

Esta investigación se enfocó en los efectos del ejercicio en los neutrófilos con la meta final de comprender cómo conservar la habilidad del cuerpo de combatir infecciones durante entrenamientos de ejercicio intenso y competencia. No obstante, lo aprendido en este experimento puede aumentar nuestro conocimiento sobre la artritis y la inflamación y cómo los nutrientes y el ejercicio pueden afectar la enfermedad

Los estudios indican que, en general, en las personas con artritis el ejercicio aumenta la amplitud de movimiento y función muscular sin empeorar los síntomas de la enfermedad. El estudio realizado de la Dra. Adrienne S. Brown, sugiere que, en un modelo animal, el estrés del ejercicio a corto plazo no afecta el número o la función de los neutrófilos. Sin embargo, la Dra. Brown concluye que se necesitan más estudios para examinar los mecanismos involucrados, cuya comprensión podrá sugerir estrategias novedosas para controlar el proceso inflamatorio durante la artritis reumatoide y reducir los síntomas experimentados por los pacientes con enfermedades reumáticas crónicas.

Volver arriba Volver al Inicio