Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Si me faltan vitaminas...

Si me faltan vitaminas...
Aunque los requerimientos diarios de vitaminas son mínimos, la importancia de estas sustancias radica en que el organismo no las puede fabricar (sintetizar).

Por lo tanto dependemos directamente de lo que tomamos a través de los alimentos y complementos; y como ningún alimento contiene todas las vitaminas necesarias, nuestra dieta ha de ser obligatoriamente variada.

Tanto la deficiencia como el exceso de los niveles vitamínicos corporales pueden producir enfermedades que van desde leves a graves e incluso muy graves como la pelagra o la demencia entre otras.

Los requerimientos mínimos diarios de las vitaminas no son muy altos, se necesitan tan solo dosis de miligramos o microgramos contenidas en grandes cantidades (proporcionalmente hablando) de alimentos naturales.

Tanto la deficiencia como el exceso de los niveles vitamínicos corporales pueden producir enfermedades que van desde leves a graves e incluso muy graves como la pelagra o la demencia entre otras, e incluso la muerte.


Los nutrientes & sus fuentes naturales

Nutriente
Consecuencias de su carencia
Fuentes naturales

Vitamina A

Problemas visuales, sobre todo al atardecer.
Las uñas y el cabello se tornan quebradizos.
Problemas de insomnio, dificultades respiratorias, ansiedad, dolores de cabeza y envejecimiento prematuro.

Brotes de alfalfa, diente de león, espinaca, col, ají rijo, hojas de remolacha, frutas oleaginosas, cereales integrales, tomate, kiwi, espárragos, champiñón, frutos secos, albaricoque, morrón, brócoli, zanahoria, tomates, calabaza y calabacín, yema de huevo.

Vitaminas del complejo B

Problemas digestivos o del sistema nervioso.
Anemia, piel escamosa, constipación, trastornos hepáticos.

Semillas de girasol, semillas de sésamo, harina de trigo integral, avellanas, almendras, perejil, brócoli, repollo, diente de león, maní, brotes de alfafa, avena, porotos aduki, harina de maíz, levadura virgen, ajo, cereales integrales, hortalizas verdes, miel, salvia, perejil.
En general, la mayoría de las frutas y verduras frescas.
Huevos

Vitamina C

Problemas óseos y dentales
Debilidad de los vasos sanguíneos, encías sangrantes.
Celulitis.

Ají rojo, perejil, brócoli, kiwi, coliflor, brotes de alfalfa, ají dulce, repollitos de Bruselas, limón, naranja, pomelo y cítricos en general, acelga pimientos, rabanitos, repollo, berro, cebolla, morrón.

Vitamina D

Deficiencias óseas y dentales, desarollo anormal del tejido cartilaginoso, pérdida de fuerza múscular y cansancio injustificado.

Aceite de oliva, frutas y verduras frescas, miel, y polen.

Vitamina E

Reducción de la actividad neuromuscular.
Dificultades en la reproducción en ambos sexos.
Eczemas y esclerosis.

Germen de trigo, harina de trigo integral, lechuga, berro, aceites vegetales de primera prensados en frío.

Vitamina K

Anemia y debilidad de los vasos sanguíneos, cierta tendencia a la hemorragia.
Esta vitamina se produce en el colon cuando hay buen funcionamiento hepático.

Tomate, naranjas, repollo, cereales integrales, espinacas, repollo y zanahoria.

Vitamina P

Debilitamiento y endurecimiento de los vasos sanguíneos, y defectos en la permeabilidad de los mismos.
Mal funcionamiento hepático.

Pimientos y naranjas frescas.

Azufre

Poca resistencia frente a infecciones.
Enfermedades de la piel
Debilitamiento bornquial.
Defectuosa asimilación de los alimentos

Ajo, cebolla, repollo, puerro, cebada, dátiles, rabanitos, maíz, arroz integral, almendras, germen de trigo, coliflor, albaricoque, fresas, huevos.

Calcio

Deficiencias óseas, dentales y musculares, y una disminución general de las defensas.

Brotes de alfafa, agar-agar, avellanas, perejil, ajo, semillas de sésamo, diente de león, almendras, garbanzos, nabos, repollo, zanahoria, cereales integrales, espinacas, nueces, coliflor, uvas, cebolla, mandioca, lentejas.

Clorofila

Tendencia a padecer infecciones.
Anemia.
Debilitamiento cardíaco, muscular y nervioso.
Cansancio.

Se encuentra en todas las verduras verdes o frutos y plantas que en su proceso de crecimiento hayan pasado por un estadío verde.

Fósforo

Insuficiencias óseas, humorales y nerciosas. Depresión.

Semillas de zapallo, semillas de sésamo, harina de avena, nueces, harina de trigo, semillas de girasol, maní, lentejas, porotos aduki, almendras, germen de trigo, dátiles, ivas con sus semillas, cebolla, leguminosas, brotes de alfalfa, repollo, espinaca, zanahoria, coliflor, manzana, puerro, mijo, hinojo, mandioca, yema de huevo.

Hierro

Anemia, problemas de crecimiento en los niños.
Constipación y disminución de las defensas en general.

Brotes de alfalfa, semillas de zapallo, semillas de girasol, lentejas, arvejas, ají rojo, semillas de sésamo, garbanzos, perejil, agar-agar, germen de trigo, berro, espinaca, zanahorias, avena, avellaneda, nueces, lentejas, coliflor, lechuga, cebada, rúcula, puerro, mandioca, cebolla y miel.

Magnesio

Debilitamiento general, anemia.
Trastornos digestivos.
Cáncer, diabetes.
Trastornos nerviosos

Dátiles, espinaca, avena, coliflor, brotes de alfalfa, mandarina, banana, harina de trigo integral, almendras, nueces y avellanas

Potasio

Contracciones musculares, calambres.
Decaimiento general

Brotes de alfalfa, lentejas, semillas de sésamo, semillas de girasol, maní, banana, nueces, perejil, avellanas, dátiles, pasas de uva, jengibre, naranja, coliflor, ajo, tomate.

Yodo

Deficiencias glandulares, sobre todo la tiroides.
Se hacne más lentos los intercambios celulares.
Tendencia a las congestiones y en general una disminución de las defensas.

Algas, ajo, cebolla, berro, espárragos, nabo, champiñón, arroz integral, rabanitos, zanahorias, cereales y puerros.

Volver arriba Volver al Inicio