Cocina & Salud > Fitoterapia

Alga Spirulina, complemento dietario

Alga Spirulina, complemento dietario
A pesar de la gran simplicidad biológica, esta alga es capaz de sintetizar numerosas sustancias nutritivas.

La espirulina (Spirulina maxima) es una alga unicelular que crece y se multiplica en aguas naturales en medio alcalino y fue descubierta por primera vez en lagos mejicanos, pero en la actualidad ya se cultiva en varios países. Tiene forma de espiral (de ahí su nombre), y es de color azul verdoso por la presencia de clorofila que le da el color verde y de ficocianina, pigmento que le da el color azulado.

Concentrado de nutrientes

A pesar de la gran simplicidad biológica, esta alga es capaz de sintetizar sustancias nutritivas que son almacenadas en su citoplasma (parte de la célula que rodea al núcleo de esta), especialmente:

- Proteínas de elevado valor biológico: 5-7 gramos/100 gramos de producto en el alga fresca y 55-65 gramos/100 gramos en la deshidratada.

- Vitaminas del grupo B, especialmente vitamina B1 o tiamina, B2 o riboflavina, B3 o niacina y folatos. Igualmente, destaca la presencia de beta-caroteno (en el intestino, el organismo transforma esta sustancia en vitamina A). El alga espirulina tambien contiene vitamina B12 (vitamina ausente en alimentos de origen vegetal)

- Minerales y oligoelementos: potasio, calcio, zinc, magnesio, manganeso, selenio, hierro y fósforo. No contiene yodo, lo que le diferencia de las algas marinas.

- Grasas, solo tiene un 7% de grasas y éstas están en su mayor parte en forma de ácidos grasos esenciales que forman parte de la membrana celular de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo.

- Otras sustancias, como la clorofila, sustancia que tiene la capacidad de favorecer la digestión.

La Spirulina



Beneficios para el organismo

Puede resultar interesante como complemento de una dieta correctamente planificada en caso de anemia, debido a que favorece la producción de glóbulos rojos, por su riqueza en clorofila, ácido fólico, hierro y vitamina B12 (si está enriquecida en dicho nutriente); todos ellos nutrientes con un carácter antianémico.

En programas dietéticos de reducción de peso, se puede utilizar como coadyuvante por sus aportes nutritivos y porque ayuda a controlar el apetito (su riqueza en mucílagos, un tipo de fibra, proporciona sensación de saciedad).

Es un complemento adecuado para la piel y para reforzar las uñas debido a su riqueza en vitaminas del grupo B y ciertos minerales (hierro, magnesio y zinc).

Por su concentrado de nutrientes, puede suponer una importante ayuda para el organismo frente al esfuerzo físico y en estados carenciales debido a menús desequilibrados.

Formas de presentación

La espirulina se puede encontrar en cualquier tienda de productos naturales. Se presenta en forma de cápsulas, tabletas o en polvo, por lo que según la forma de presentación las indicaciones de consumo serán diferentes. Es una recomendación saludable que la dosis diaria sea prescrita y supervisada por una persona con conocimientos sobre nutrición. Este asesoramiento es fundamental si se está siguiendo un régimen de adelgazamiento.

Pigmentos de la spirulina

La spirulina es rica en pigmentos naturales, los cuales poseen cada uno amplias propiedades terapéuticas:

Clorofila: la spirulina es una de las mejores fuentes de clorofila. Este pigmento que da el color verde a las plantas es un potente depurador y desinfectante a nivel intestinal, hepato biliar y pulmonar. Además, se considera que por su similitud con la hemoglobina, la clorofila puede ayudar (si hay buen aporte de hierro) a combatir la anemia. Y la spirulina aporta clorofila y hierro al mismo tiempo.

La clorofila constituye el 1,1% de la spirulina, lo cual representa un nivel muy alto.

Carotenoides: la spirulina es una buena fuente de carotenoides. Contiene betacaroteno, xantofilinas, criptoxantina, equinenoma, zeaxantina y luteína.

En conjunto representan el 0,37% de la composición total de la spirulina.

Las investigaciones modernas han mostrado que estos compuestos constituyen potentes antioxidantes que nos protegen de múltiples enfermedades, entre ellas el cáncer. Son esenciales para la salud ocular.

El betacaroteno es un nutriente que está presente en muchas frutas y verduras, especialmente en aquellas de color amarillo, anaranjado o verde oscuro. Además de su poder para curar el cáncer, comprobado por numerosos estudios, tanto experimentales con animales, como dietéticos en humanos y clínicos con pacientes de cáncer, el betacaroteno es uno de los estimulantes naturales del sistema inmunológico (Ross Pelton, 1994). Por su parte el Dr. Atkins (1999) señala lo siguiente: "Prescribo beta caroteno natural de manera rutinaria a todos mis pacientes con virus crónicos y con infecciones agudas y crónicas. De acuerdo con la investigación, dosis de beta caroteno mayores de 30 mg. tomadas por más de dos meses produjeron un aumento significativo de la función del sistema inmunológico. Llama la atención una carencia del nutriente entre personas con SIDA. Un estudio encontró que más de 70% de los pacientes con SIDA estaban por debajo del rango normal de niveles de beta caroteno, y otro estudio encontró una reducción de 13 veces del nutriente en niños con SIDA. Más sobre el asunto: dosis de 180 mg. diarios han ayudado a pacientes con SIDA a invertir el agotamiento de sus células inmunitarias".

Ficocianina: es el pigmento principal de la spirulina. Es un compuesto proteico y constituye hasta el 20% del peso total de la microalga. La ficocianina contiene iones de magnesio y de hierro, por lo cual pudo haber sido la precursora de la clorofila y de la hemoglobina. La investigación moderna ha mostrado que fortalece al sistema inmunológico y combate el cáncer.

Pigmentos naturales de la spirulina
• Pigmentoa En 10 g. % del total
• Ficocianina (azul) 1.500-2.000 mg. 15-20%
• Clorofila (verde) 115 mg. 1,15%
• Carotenoides (anaranjado) 37 mg. 0,37%
• Betacaroteno 14 mg. 0,14%


Fuente: Earthrise, 1988.

Volver arriba Volver al Inicio