Cocina & Salud > Salud & Alimentos

La importancia del limpiar el intestino

La importancia del limpiar el intestino
¿Sabía usted que puede fortalecer y recuperar su sistema intestinal para trabajar en la primera línea de defensa contra las toxinas?

El intestino grueso también llamado colon, en uno de los grandes olvidados de la medicina ortodoxa oficial, no sabemos porque motivo, no se le presta atención adecuada en la entrevista médica ni se averigua sobre su funcionamiento y por ende no se lo trata preventivamente.

Además el actual estilo de vida le ha impuesto una sobrecarga tóxica tan impresionante que conjuntamente con el estómago se hallan atiborrados de alimentos o muy calientes y picantes, desnaturalizados con las mezclas más absurdas e inverosímiles; a esto se acompaña de un hígado inflamado de tanto trasformar tóxicos y venenos, un páncreas crecido de tanto producir enzimas y metabolizar cantidades de azúcares rápidos y alimentos carentes de ellas; así el colon se va tapizando de un moco pegajoso parecido a un engrudo que dificulta la absorción de alimentos y medicamentos como el libre flujo de la energía.

Entonces el colon que es una alcantarilla por donde fluyen los desechos libremente o un pozo negro estancado o cloaca, parece que esto último como consecuencia de los malos hábitos nutricionales modernos, que en equivalencias fisiológicas sería un montón de basura en descomposición con cantidades de toxinas, colorantes preservantes y gases altamente perjudiciales para la salud de su propietario.

El primer paso en la vivencia de esta experiencia de medicina indígena es una limpieza general del organismo o purga (no confundir con el término desparasitar), a partir del cual se pretende ir, poco a poco, generando una responsabilidad diferente con el cuidado del organismo interior y no sólo del cuerpo externo. Así mismo, se va creando una conciencia de la obligación que cada quien tiene con su propio cuerpo y los abusos a los cuales se le somete a diario.

La purga, como paso inicial, se acompaña de prácticas que se van convirtiendo en hábitos, como tomar bebedizos de plantas amargas, disminuir el consumo de alimentos dañinos como las grasas, sales y azúcares; eliminación de comidas enlatadas, colorantes artificiales, comidas de paquete (“comida chatarra”), gaseosas, etc.; utilización de plantas medicinales en el tratamiento de enfermedades comunes; cultivo orgánico de plantas medicinales y mucho ejercicio físico para facilitar la desintoxicación permanente del organismo a través del sudor.

Cuando ingresa un tóxico al colon el comienza a defenderse produciendo unas mucosidades que tratan de recubrir a la sustancia extraña para que no haga daño al resto del organismo, pero la naturaleza jamás dispuso este mecanismo defensivo para ser utilizado con demasiada frecuencia como la que usa hoy en día....el resultado ha sido que se va segregando capa tras capa de moco hasta que puede alcanzar espesores de 3 y 6 mm, volviéndose a través de los años tan negras y duras como un pedazo de neumático. Y que pena decir que al menos un 95% de los habitantes dispone de un intestino en malas condiciones; aclararemos que ir al baño todos los días no es sinónimo de salud intestinal.

Esto nos lo confirma el Dr. Harvey Kellogg, quien escribió; “En las 22.000 operaciones que he realizado personalmente, ni una sola vez he encontrado un colon normal” y sarcásticamente Irons nos dice que “prácticamente el único sitio donde puede verse hoy un colon normal y sano es en un libro de anatomía”.

Como quien diría anecdóticamente, tan importante es la calidad de la gasolina como lo es la limpieza del carburador en un vehículo, nosotros decimos que el colon es al hombre lo que la raíz es a la planta hablando metafóricamente. Haciéndonos eco del médico de la antigüedad Ko Hung quién decía: “Quienes aspiren a la longevidad, deben mantener limpio su intestino; quienes deseen retrasar la muerte, deben mantener su intestino libre de obstrucciones”

El colon y su limpieza

Existen tres formas mecánicas de limpiar el colon:

1. La hidroterapia colónica con máquina, proceso llamado colónico, la misma que le hace una limpieza profunda del intestino grueso por 40 minutos, con agua a la que se le puede agregar oxígeno u ozono, se la hace a cualquier hora del día, con una cantidad que va desde los 40 a 50 litros, a una presión adecuada de 100 milibares, por vía rectal, es un tipo de limpieza muy profunda, se la hace una vez por semana o dos, se puede repetir cada 3-6 meses o menos incluso dependiendo de las necesidades y de la toxicidad, aquí se repone la flora intestinal después del colónico ya que la limpieza es intensa. Hoy las máquinas de hidroterapia colónica son de fácil instalación, tienen un mando a distancia y panel frontal de funcionamiento independiente, seguridad automática de presión a 100 Mili-bar, con manómetro de presión regulable, con dispositivo de seguridad automática de temperatura, con termostato digital y fusibles de alta sensibilidad contra sobre presiones, con un contador de litros de irrigación y del tiempo trascurrido en la terapia, con reloj para medir tiempo de sesión y un sistema de paro de emergencia, con un sistema de desinfección automática, con filtros de carbón activado, con un sistema para recoger muestras y examinar, con un dispositivo para introducir ozono, oxigeno, flora intestinal o medicinas.

2. El sistema Colema Board, que consta de un balde de 30 litros, una manguera para que por gravedad baje el agua, una cánula y una tabla que se adapta al la taza del baño sobre la cual se sienta inclinado sobre su vientre el paciente. El método es un poco incómodo, porque la tabla mide metro y medio.

3. El enema casero: Se le llama también purga y esto quiere decir limpieza; nuestro cuerpo como motor biológico, necesita drenarse o hacerse limpiezas, es decir desintoxicarse, por ello es que cada día se pone más interés en limpiar el terreno en el que van a absorberse los alimentos y medicamentos; o sea, hay que sacar las toxinas de nuestro organismo para que estas no sean caldo de cultivo de las enfermedades más comunes que tanto estrago nos hacen y nos envejecen prematuramente.

Los enemas o colónicos se los hace en cualquier momento de la enfermedad, pero cuando ya esté sano tiene que dar mantenimiento a su organismo. Consultar con su especialista.

Lavado intestinal.

1. Llamado también colónico, lavativa o enema, comenzar con 1 litro e ir aumentando según la tolerancia hasta dos litros de agua de manzanilla más un limón exprimido, más una cucharilla de sal, por el recto (ano), de 5 a 7 de la mañana, preferentemente a las 6h00, tratar de dejar por lo menos 7 minutos el agua dentro del intestino para luego de este tiempo eliminarla en el baño. Para que aguante el agua todo este tiempo debe quedarse en posición de plegaria (según gráfico), quedando con la cánula colocada, dar golpecitos desde el lado izquierdo hacia el derecho en el intestino grueso, ya que por allí avanza el agua, luego de tres minutos acostarse de lado derecho, igual masajeando el intestino hasta completar los 7 minutos. Aclaremos que la cánula debe ser lubricada con crema o vaselina. Aproveche el fin de semana ya que estar en casa facilita el tratamiento.
Se puede alternar el enema con agua de cáscara o corteza de piña o café pasado o colado, los mismos que van sin limón ni sal. Para ganar tiempo se puede dejar cocinando el agua la noche anterior en una olla de hierro enlozado más el limón, al día siguiente solo tibiarla.
El colónico se lo contraindica en el embarazo (se puede hasta el cuarto mes), hemorroides brotadas, cáncer de recto y cuando este menstruando. Si su intestino grueso llamado colon no tolera el agua, eso indica lo espástico, tóxico, y taponado que está. Entonces deberá empezar solo con medio litro de agua y cada día ir aumentando la cantidad hasta que tolere los dos litros. En niños emplearemos una taza de agua.

2. Tomar un vaso de jugo de tamarindo hecho en agua de hojas de zen. Preparar las hojas de zen en infusión la noche anterior, en esa agua se deja en remojo toda la noche el tamarindo en un recipiente de vidrio o hierro enlozado, al día siguiente dar un hervor, cernir y tomar un vaso en ayunas y otro antes del almuerzo. Este purgante natural le limpiará el intestino delgado y el grueso.

3. Durante estos dos días comer solo fruta, verduras y agua. Las frutas que a ud. le guste y de temporada en la cantidad que desee (mejor si es de una sola clase), si le apetece jugos, sólo de mora, tomate de árbol o taxo, las otras frutas masticarlas. Las ensaladas serán crudas de verduras y hortalizas, sazonadas como a usted le guste, pero sin mayonesa, solo con Aceite Extra virgen de Oliva. Puede agregar un vaso de zumo de zanahoria amarilla en desayuno y almuerzo más el plato de fruta y después de un rato 1 plato de ensalada cruda. Y nada más de comida. Insisto no leche, huevos, carne, pan, nada cocinado. Si el día está muy frío puede comer en el almuerzo un caldo de cebollas o una sopa de verduras sólo para calentar el estómago y allí mezclar las ensaladas crudas si así lo desea.

4. Tomar dos litros de agua al día, de taraxaco o pelo de choclo o maíz, caballo chupa u ortiga más linaza.

La purga moviliza toxinas y si no toma agua pasará mareado o decaído.

“La eliminación de los alimentos no digeridos y otros productos de desecho es tan importante como la correcta digestión y asimilación de la comida....el régimen más perfecto no dará mejores resultados que el más malo si el sistema de alcantarillado que es el colon se halla obstruido por una acumulación de residuos corrompidos” Dr. Walker.

“Purgar los intestinos elimina la fuente del veneno y permite así que la sangre y la energía se regeneren naturalmente. Limpiando los intestinos reparamos el cuerpo” Chai Yu Hue.

Hierbas efectivas

Cáscara sagrada (Gayuba) se ha utilizado continuamente por lo menos 1,000 años. Cáscara sagrada tiene una larga historia de uso tradicional entre los Americanos Nativos y fue introducido por los indios del Norte de California a los exploradores españoles en el siglo 16. Cáscara sagrada contiene compuestos llamados anthroquinones, que accionan las contracciones rutinarias en el colon que estimulan el impulso de tener un movimiento de intestino. Estudios recientes han investigado las características de esta hierba para asistir con la eliminación de desechos en sistemas digestivos delicados.

Plantago psyllium (cáscaras de la semilla) es nativo a Irán y a la India. Las cáscaras de la semilla de Psyllium se utilizan sobre todo en medicina herbaria tradicional y medicina alternativa, pues contienen un alto nivel de fibra dietética soluble. La hinchazón de la cáscara (cuando viene en contacto con líquido) forma una masa gelatinosa que ayuda a mantener la excreta hidratada y suave y actúa como 'escoba natural' del colon para barrer las paredes del colon. En detalle, este ingrediente se ha estudiado por su capacidad de promover la salud del colon.

Althaea officinalis (Melcocha) la hierba, no los dulces blancos asados sobre un fuego - se ha utilizado medicinalmente desde la Antigua Grecia, con los médicos Romanos recomendando su uso. El nombre botánico viene de la palabra griega "altho," que significa "curar." La Melcocha contiene las moléculas grandes del azúcar llamadas mucílago, que se piensa ejercen un efecto calmante sobre las membranas mucosas en las paredes intestinales y el colon.

Cinnamomum cassia (Canela china) fue la primera especie de la canela que hizo su entrada a Europa desde Alejandro Magno. Antes de este tiempo, la cassia fue transportada hasta Egipto e Israel. Este ingrediente se cultiva por su corteza, brotes y aceite, en las provincias del Sudeste de China. Estudios recientes han probado esta hierba por su efecto positivo sobre el sistema digestivo. También se ha elogiado por su promoción de tejidos y membranas sanas en varias zonas del estómago hasta el colon.

Volver arriba Volver al Inicio