Dietas & Nutrición > Dietas

Los beneficios de la L-Carnitina

Plato con cinta métrica y una hoja de lechuga
La L-Carnitina no es en el sentido estricto, un aminoácido, ya que su fórmula está mas bien relacionada con las vitaminas del complejo B; sin embargo, como a través del tiempo y popularmente se le ha dado aquella denominación la seguiremos catalogando de esa forma

Por sus características químicas, esta sustancia puede presentar dos versiones de la misma fórmula y la diferencia estriba en la orientación molecular que presente cada una de estas formas, por lo que podemos tener dos tipos de carnitina: la forma L y la Forma D. Solamente la forma de L-Carnitina aparece en fuentes naturales. La D-Carnitina es un inhibidor de las funciones de la L-Carnitina en el cuerpo. Por lo que una mezcla de ambas formas de carnitina se contrapondría a los resultados esperados que solo se pueden obtener con una L-Carnitina.

¿Qué es la L-Carnitina y qué beneficios podemos obtener de ella?

La L-Carnitina es un constituyente natural del organismo humano. Se adquiere con la ingestión de los alimentos, sobre todo de origen animal y puede sintetizarse en hígado y riñón a partir de los aminoácidos esenciales L-Lisina y L-Metionina así como vitamina C, B6, niacina, hierro y diversas enzimas. Cabe destacar que la ausencia de algunos de los componentes antes mencionados llevaría a una deficiencia en la síntesis de L-Carnitina.

A continuación se presenta un cuadro con la proporción de L-Carnitina en algunos alimentos:


Alimentos no cocinados de origen animal mg/100g

Cordero

190

Venado (alce, ciervo)

150-160

Reses

143

Porcinos

25

Aves

13

Peces

3 -10

Queso

0,5 - 13

Leche de vaca

2,5

Huevos

0,8

Alimentos no cocinados de origen vegetal mg/100g

Hongos

2,6

Nueces

0,25-0,6

Zanahorias

0,4

Pan

0,4

Arroz

0,3

Melocotón

0,14

Plátano

0,1

Tomate

0,1

Pera

0,03


Las personas que no consumen carne como los vegetarianos pueden presentar deficiencias de L-Carnitina, ya que como se ve en la tabla anterior los vegetales contienen L-Carnitina en cantidades muy pequeñas contrario a lo que sucede con los alimentos de origen animal cuyo contenido es mucho más alto. Esta carencia podría derivar en un pobre desempeño físico y en casos extremos en algún tipo de enfermedad.

Diversas investigaciones han confirmado los beneficios que el consumo de suplementos con L-Carnitina da a las personas que gustan de hacer ejercicio por periodos prolongados ya que con su consumo pueden presentar mayor resistencia ante el agotamiento y una disminución considerable en el dolor de cuerpo que se presenta después de un periodo de ejercicios.

Una de las primeras cosas que se encuentran sobre la L-Carnitina es su propiedad adelgazante. En realidad es un buen elemento para perder peso. Por tanto, la visión que debemos tener ante la L Carnitina es como todo: si se acompaña de una dieta sana y equilibrada, es posible que funcione, pero por sí sola no adelgaza.

¿Por qué el consumo de L-Carnitina produce estos beneficios?

La L-Carnitina tiene una función muy importante dentro de nuestro organismo que es la de actuar como un transporte para los ácidos grasos de cadena larga e introducirlas dentro de la mitocondria (esta es una estructura celular encargada de la producción de energía que el cuerpo requiere para sus funciones). Ya en su interior las cadenas de grasa participan en el proceso metabólico llamado ß-oxidación donde las cadenas de grasa son rotas y transformadas en grupos que reciben el nombre de Acetil CoA, de esta forma entran al proceso denominado Ciclo de Krebs de donde el resultado obtenido es ATP (Adenosin trifosfato) que en otras palabras significa energía para nuestro cuerpo, el proceso de transformar las moléculas de grasa en energía recibe el nombre de oxidación de los ácidos grasos. Esta energía es vital para todo el organismo, nos permite tener más resistencia para las actividades diarias.

La L-Carnitina juega otros papeles muy importantes como es la disminución de Ácido Láctico el cual es producido y acumulado por el cuerpo durante el ejercicio y según se cree, provoca cansancio y por lo tanto menor rendimiento en los deportistas. Otra de las funciones es que ayuda a eliminar toxinas, como la Amonia que es un subproducto de la degradación de las proteínas y es producida durante el ejercicio. La Amonia, con ayuda de la Carnitina, es transformada en Urea para así poder ser eliminados a través de la orina.

Otro importante beneficio que se obtiene de la L- Carnitina, es en la nutrición de las mujeres embarazadas a las cuales apoya en esta etapa de fuertes requerimientos en la que normalmente sus niveles de esta sustancia son bajos. La L-Carnitina puede considerarse como nutriente esencial para los recién nacidos ya que la biosíntesis de esta en sus organismos no se ha desarrollado completamente, por lo que una leche enriquecida con L-Carnitina ayudaría a que no tenga acumulación de ácidos grasos. La L-Carnitina también puede ser benéfica en la reducción de peso, ya que limita la acumulación de grasa en tejido y sangre, particularmente cuando la cantidad de lípidos es elevada como es el caso de las personas con sobrepeso que requieren un mayor aporte de esta sustancia; se ha observado que una dosis de 2 gramos/día de L-Carnitina incrementa la utilización de grasa en músculo. Utilizada en personas obesas junto con una dieta reducida en calorías y ejercicios moderados, la L-Carnitina lleva a una mayor pérdida de peso y a la reducción en los niveles de azúcar en la sangre y en la presión arterial. Esta reducción en los azúcares no implica riesgo alguno en los diabéticos, por el contrario, los ayuda a mantener niveles adecuados de glucosa sin interferir en los tratamientos alopáticos que se recomiendan para el control de esta enfermedad.

También puede brindar ayuda en los procesos inmunológicos ya que estos se caracterizan por un alto ritmo de división de células y síntesis para lo cual se requiere de mucha energía. Los leucocitos (glóbulos blancos) son ricos en L-Carnitina y esto es una primera indicación del significado de esta en los procesos inmunológicos. Las personas con problemas inmunológicos muestran niveles reducidos de L-Carnitina en el plasma, recuentos inferiores en linfocitos y reducciones en los niveles de L-Carnitina en leucocitos. Un suplemento con L-Carnitina produce una mejora general del sistema inmunológico promoviendo la proliferación de linfocitos y monocitos (esto es conveniente ya que ambos son dos tipos de glóbulos blancos. El primero entre otras funciones es el encargado de la producción de anticuerpos; el segundo participa en la fagocitosis que es el proceso en donde los glóbulos blancos reconocen a agentes extraños en el organismo y proceden a su eliminación). La fertilidad masculina también se ve beneficiada por la L-Carnitina ya que en el esperma se encuentran grandes concentraciones de este compuesto y su metabolito Acetil L-Carnitina y ambos juegan un papel decisivo en el metabolismo energético del esperma. La concentración de la L-Carnitina en el semen está íntimamente relacionada con la calidad del esperma.

La L-Carnitina juega un papel importante para el funcionamiento del corazón ya que nuestro músculo cardiaco utiliza el 70% aproximadamente de la energía que se produce en nuestro cuerpo. Esta energía se obtiene de la oxidación de los ácidos grasos. Esto resulta favorable para las personas que gustan del deporte, porque les proporciona energía y limita la cantidad de grasa que suele envolver a este músculo.

En diversos estudios se ha demostrado que aquellas personas que presentan enfermedades cardiovasculares agregando a su dieta suplementos con L-Carnitina aumenta su fuerza y resistencia mejorando así su calidad de vida y favoreciendo la disminución de las molestias causadas por su enfermedad.

En otras enfermedades en las cuales puede beneficiar la L-Carnitina es en cirrosis, diabetes, padecimientos de hígado y riñón. La participación de la L-Carnitina es variada; es decir, en el riñón ayuda a que la diálisis sea satisfactoria. Como durante la diálisis se pierde L-Carnitina, es recomendable tomar un suplemento de esta para que su deficiencia no lleve a padecer otros trastornos como debilidad, calambres, etc. En enfermedades como la cirrosis y la diabetes, el beneficio que se obtiene de la L-Carnitina es que no permite la acumulación de grasas. Para este tipo de enfermedades se han probado dosis que van de 1 a 2 g por día presentando resultados satisfactorios. La L-Carnitina puede ser tomada por todas las personas sin importar la edad que tengan ya que hasta el momento no se ha encontrado toxicidad alguna, incluso a grandes dosis. El único efecto adverso que se ha encontrado en dosis de 15 gramos o más por día, es la aparición de diarrea, que desaparece cuando se suspende la ingesta de este nutriente.

Debido a la inocuidad de la L-Carnitina, es recomendable utilizarla en combinación con otros suplementos alimenticios con lo que se puede obtener excelentes resultados tales como: Lecitina de Soya, Garcinia, Omega-3, Algas Fucus, Alga Spirulina, Cromo, Nopal Deshidratado.

La L-Carnitina es una opción en la cual nos podemos apoyar para mantener una buena salud, sin olvidar que siempre es recomendable la opinión de un especialista, ya que lo más importante que tiene un ser humano es: su salud.

Volver arriba Volver al Inicio