Cocina & Salud > Salud & Alimentos

El hígado y nuestra alimentación, parte I

El hígado y nuestra alimentación, parte I
La medicina oriental considera desde hace mucho tiempo que el hígado es uno de los órganos más importantes y poderosos del cuerpo.

+ Leer parte II

La medicina occidental también reconoce el papel vital que el hígado cumple con relación al funcionamiento del sistema inmunitario. Esperamos que este artículo contribuya a explicar dicho papel y que te brinde la información necesaria para ayudar y nutrir al hígado.

La alimentación y el hígado se relacionan de muchas maneras. Algunas funciones son bien entendidas; otras no lo son. Ya que todo lo que comemos, respiramos y absorbemos por nuestra piel debe ser refinado y desintoxicado por el hígado, la atención especial a la nutrición y la dieta puede ayudar a mantener el hígado sano. En una considerable cantidad de enfermedades del hígado, la nutrición toma un papel bastante más importante.

¿Por qué es importante el hígado?

El hígado es el órgano más grande en el cuerpo y juega un papel vital, realizando muchas funciones complejas que son esenciales para sobrevivir. Tu hígado sirve como la central eléctrica interna química de tu cuerpo.

Mientras todavía hay muchas cosas que no entendemos sobre el hígado, sabemos que es imposible vivir sin él y la salud de este es un factor principal en la calidad de vida de cualquier persona.

¿Por qué debe importarnos el hígado? Las razones más importantes son:

1-El hígado ayuda a limpiar la sangre de drogas, hormonas y otras sustancias químicas que pueden dañar al cuerpo.

2-El hígado destruye y elimina gérmenes y otros invasores que han logrado atravesar las paredes del aparato digestivo e ingresado a la sangre.

3-El hígado actúa como un filtro de toxinas entre el intestino delgado y el resto del cuerpo.

4-Ayuda al cuerpo a utilizar los alimentos como nutrientes.

5-Ayuda a mantener el equilibrio de glucosa, proteínas, grasas, colesterol, hormonas y vitaminas en el cuerpo.

6-El hígado produce bilis, una sustancia necesaria para digerir las grasas.

7-Produce aminoácidos, triglicéridos, colesterol y glucosa.

8- Almacena vitaminas, minerales y glicógeno (una forma de glucosa que proporciona energía al cuerpo),

9-Obtiene hierro de los glóbulos rojos.

10-Participa en la coagulación de la sangre.

Una de las cosas más interesantes sobre el hígado es que es el único órgano que recibe sangre de dos fuentes. Una fuente proviene del estómago y de los intestinos y está llena de nutrientes. La otra proviene del corazón y contiene oxígeno. El hígado actúa como un filtro de la sangre que obtiene porque:elimina gérmenes y sustancias extrañas de la sangre que recibe del estómago y de los intestinos y permite que los nutrientes pasen de la sangre a las células del hígado (hepatocitos) y viceversa.

una vez que la sangre pasa por el hígado, circula por el cuerpo y lo nutre.

Algunas funciones importantes del hígado son:

• Convertir la comida que ingerimos en energía almacenada y en los químicos necesarios para la vida y el crecimiento.
• Actúa como filtro para remover el alcohol y las toxinas de la sangre y las convierte en sustancias que puedan ser eliminadas del cuerpo.
• Procesa las drogas y medicinas absorbidas por el sistema digestivo, permitiendo al cuerpo usarlas efectivamente para finalmente eliminarlas.
• Fabricar y exportar importantes sustancias químicas del cuerpo importantes para ser usadas por el mismo. Uno de estos es la bilis, una sustancia verdosa amarilla esencial para la digestión de grasas en el pequeño intestino.
• El hígado realiza muchas tareas únicas e importantes metabólicas como procesar carbohidratos, proteínas, grasas y minerales para ser usados en el mantenimiento de funciones de cuerpo normales.

La relación del hígado con la alimentación

El 85-90% de la sangre que abandona el estómago y los intestinos conduce importantes nutrientes al hígado en donde son convertidos en sustancias que el cuerpo puede usar. Los carbohidratos o azúcares, son almacenados como glicógeno en el hígado y son liberados como energía entre comidas o cuando las demandas de energía del cuerpo son altas. De este modo, el hígado ayuda regular el nivel de azúcar en la sangre y a prevenir una condición llamada hipoglucemia, o baja de azúcar en la sangre.

Esto nos permite mantener cierto nivel de energía durante todo el día. Sin este equilibrio, tendríamos que comer constantemente para continuar teniendo energía.

Las proteínas llegan al hígado en forma de aminoácidos, una vez en el hígado, los aminoácidos son liberados a los músculos como energía, almacenados para el empleo posterior o convertidos en urea para la excreción en la orina. Ciertas proteínas son convertidas en amonio -un producto tóxico metabólico- por bacterias en el intestino o durante la destrucción de proteínas del cuerpo.

El amonio debe ser destruido por el hígado y se une a pequeñas moléculas para producir urea, la cual aparece en la sangre y es eliminada por la orina. Si el riñón no funciona bien la urea se acumula en la sangre y se eleva su concentración. El hígado también tiene la capacidad única de convertir ciertos aminoácidos en azúcar para obtener energía rápida.

Grasas no pueden ser digeridas sin ayuda de la bilis, que se produce en el hígado y es almacenada en la vesícula, y liberada como es necesario en el pequeño intestino. La bilis (específicamente los "ácidos" de la bilis) actuá como un detergente, disolviendo la grasa en gotitas diminutas para que sto pueda ser asimilada por las enzimas intestinales y absorbida.

La bilis es también esencial para la absorción de vitaminas A, la D, la E, y la K, las vitaminas gordas solubles. Después de la digestión, los ácidos de la bilis son absorbidos de nuevo por el intestino, devueltos al hígado, y reciclados como bilis otra vez.

La mala alimentación causa enfermedades en el hígado

Algunos problemas del hígado son…

La hepatitis simplemente significa inflamación del hígado. Es causada por virus, bacterias, parásitos, radiación, drogas, sustancias químicas y otras toxinas. Existen varios tipos de hepatitis virales y cada virus se transmite en forma diferente y causa síntomas distintos. Las hepatitis virales más comunes son la hepatitis A, B y C.

La hepatitis A o VHA se transmite a través del contacto directo o indirecto con heces o con sustancias que las contengan. Las personas pueden contraer hepatitis A al comer mariscos contaminados, crudos o poco cocidos, al consumir alimentos o agua contaminada con heces, al mantener relaciones sexuales, especialmente al tener contacto oral-anal. Existen vacunas que protegen contra la hepatitis A (Havrix, Vaqta).

La hepatitis B o VHB se transmite a través de relaciones sexuales sin protección y al compartir agujas contaminadas, porque la sangre, el semen, y los fluidos vaginales contienen grandes cantidades de virus. Otra manera de contraer el virus (aunque ocurre raras veces) es compartir cepillos de dientes, hojas de afeitar o limas para uñas, con alguien que tenga hepatitis B. La hepatitis B se transmite mucho más fácilmente que el VIH, pero por suerte existen vacunas contra este virus (Engerix-B, Recombivax HB, Heptavax).

La hepatitis C o VHC y la coinfección con el VIH son muy comunes. Las siguientes páginas brindan información sobre la transmisión de la hepatitis C y el daño que causa al hígado. No existe una vacuna para la hepatitis C.

La cirrosis es la cicatrización del hígado que impide su buen funcionamiento. Muchas enfermedades crónicas del hígado terminan en cirrosis. Esto sucede cuando el hígado es dañado una y otra vez. Las causas pueden ser beber mucho alcohol, usar drogas de recreación, una hepatitis viral crónica o la exposición repetida a sustancias químicas tóxicas y el cáncer.

Hay muchas clases de enfermedades del hígado, y no se conocen las causas de la mayor parte de ellas. La mala alimentación no es generalmente una causa, a excepción de la enfermedad del hígado alcohólica y la enfermedad de hígado encontrada entre poblaciones hambrientas. Es mucho más probable que la mala nutrición sea el resultado de enfermedades del hígado crónica, y no la causa.

Por otro lado, una buena nutrición- una dieta equilibrada con calorías adecuadas, proteínas, grasas, y carbohidratos - en realidad puede ayudar al hígado dañado a regenerar células. De hecho, en algunas enfermedades del hígado, la nutrición se vuelve una forma esencial de tratamiento. Se les aconseja severamente a los pacientes no tomar la terapia de mega vitaminica o usar productos alimenticios comprados en tiendas especiales o por catálogo sin consultar a un doctor.

¿Cómo afectan las enfermedades del hígado a la alimentación?

Muchas enfermedades crónicas del hígado son asociadas con la desnutrición. Uno de los más comunes es la cirrosis. La cirrosis se refiere al reemplazo de células de hígado dañadas por el tejido de cicatriz fibroso que interrumpe las funciones importantes del hígado. La cirrosis ocurre como consecuencia de la entrada de alcohol excesiva (el más común), la hepatitis común viral, la obstrucción de los conductos de bilis, y la exposición a ciertas medicinas(drogas) o sustancias tóxicas.

La gente con la cirrosis a menudo experimenta la pérdida de apetito, náuseas, vomito y la pérdida de peso, dándoles un aspecto demacrado. La dieta no contribuye al desarrollo de esta enfermedad del hígado. La gente que se alimenta bien, por ejemplo, pero bebe cantidades grandes de alcohol, son también susceptibles a esta enfermedad alcohólica

Los adultos con cirrosis requieren una dieta equilibrada rica en la proteínas, proporcionando de 2 mil a 3 mil calorías por día para permitir a las células del hígado regenerarse. Sin embargo, demasiada proteína terminará en una cantidad aumentada de amoníaco en la sangre; pocas proteínas pueden reducir la curación del hígado. Los doctores deben prescribir con cuidado la cantidad correcta de proteína para una persona con cirrosis. Además, el médico puede recomendar dos medicamentos (lactulose y neomycin) para controlar los niveles de amoníaco en la sangre.

Desórdenes alimenticios causados por la cirrosis

Cuando la cirrosis interfiere con el flujo de sangre del estómago e intestinos al hígado, una condición llamada hipertensión portal puede desarrollarse. Esto simplemente significa que hay presión trasera en las venas que entran en el hígado. "Maniobras" quirúrgicas, o el desvío de sangre al hígado y a la circulación general pueden aliviar esta presión, pero esto a menudo causa una nueva serie de problemas.

Como la sangre desviada ha evitado llegar al hígado, esta contiene niveles altos de aminoácidos, amonio, y posiblemente toxinas. Cuando estos compuestos alcanzan el cerebro, causan una condición llamada encefalopatía hepática, lo que significa que “el hígado ha causado daño mental". Los pacientes se vuelven confusos y una pérdida temporal de memoria ocurre.

¿Puede una dieta ayudar a tratar la encefalopatía hepática?

El restringir la cantidad de proteína en la dieta ha sido usado en el pasado, pero puede causar desnutrición. La mayor parte de los médicos prescriben lactulose y/o neomycin para pacientes que sufren esta condición. Alimentos que se deben evitar: los mariscos, sin cocinar, puede ser muy peligroso para pacientes con cirrosis. Evita los mariscos o procura cocinarlos a fondo. También está la Vibrio vulnificus, una bacteria que puede ser contraída por comer ostras crudas, etc.

¿Puede la dieta ayudar a tratar otras complicaciones ocasionadas por la cirrosis?

Hay un sinnúmero de complicaciones de cirrosis a las que se puede ayudar con una dieta modificada. Las personas con cirrosis a menudo experimentan una acumulación incómoda de fluido en el abdomen o un hinchazón de los pies, piernas, o trasero (edema). Ambas condiciones son resultado de hipertensión portal (la presión aumentada en las venas que entran en el hígado).

Ya que el sodio (la sal) ayuda al cuerpo a conservar el agua, los pacientes con la retención fluida pueden cortar su entrada de sodio evitando tales productos de alimentación como sopas enlatadas y verduras, fiambres, productos lácteos, y condimentos como la mayonesa y la catsup. De hecho, muchos alimentos preparados contienen grandes cantidades de sodio, mientras que los productos de alimentación frescos no contienen casi ninguna cantidad sodio. Un substituto de sal con sabor agradable es el jugo de limón.

Enfermedades del hígado y su relación con la dieta

La nutrición y una dieta modificada han sido consideradas para tener un efecto significativo en varias enfermedades de hígado. Algunos tipos de enfermedad, por ejemplo, causan una reserva de bilis en el hígado el que llaman colestasis. Esto significa que la bilis no puede fluir en el intestino delgado para ayudar en la digestión de grasas.

Cuando esto pasa, la grasa no es absorbida, pero en cambio es eliminada en grandes cantidades en el excremento, que se hace perceptiblemente pálido coloreado y con mal olor. Esta condición se conoce como esteatorrea. Esta pérdida de calorías de grasa también puede causar la pérdida de peso.

Substitutos especiales de grasas, como la cadena de trigliceridos (aceite MCT) y la ayuda de aceite safflower alivian esta condición porque son menos dependientes de la bilis para la absorción intestinal. Estos pueden ser usados como cualquier otro aceite de cocina, para cocinar y aderezar ensaladas.

Los pacientes con steatorrea también pueden tener dificultad al absorber vitaminas grasas solubles A, la D, la E, la K. Sin embargo, las vitaminas solubles de agua son absorbidas normalmente. El complementar la dieta con vitaminas grasas solubles es posible, sólo que debe ser supervisado por un médico. La vitamina en exceso es muy tóxica para el hígado.

La enfermedad de Wilson. En la que las cantidades grandes de cobre pueden aumentar en el cuerpo, es otra dolencia del hígado donde la dieta puede ayudar. La gente con la enfermedad de Wilson debe evitar comer chocolate, nueces, mariscos y setas, todos los productos de alimentación que contienen cobre. El tratamiento médico para quitar el exceso de cobre en el cuerpo implica el empleo de medicación de prescripción.

Hemocromatosis. Es una enfermedad en la que las cantidades grandes de hierro son transportadas por el intestino y se acumulan en el hígado. Las personas con esta condición deben evitar inyecciones de hierro, todos los productos de alimentación que contengan hierro, y se aconseja no usar utensilios de hierro para cocinar. Aparte de estas precauciones, aquellos con hemocromatosis pueden seguir una dieta normal.

Hígado graso y su relación con el consumo de grasa

El hígado graso no es una enfermedad, sino un padecimiento patológico. El término apropiado es "infiltración de grasa del hígado". Esto no es causado por comer cantidades excesivas de grasa.

Las causas alimenticias por las que hay grasa en el hígado incluyen: hambre, obesidad, desnutrición de proteína y operación intestinal para el tratamiento de la obesidad. La grasa entra en el hígado por la dieta y de la grasa almacenada en el tejido graso. En condiciones normales, la grasa de la dieta es por lo general metabolizada por el hígado y otros tejidos.

Si la cantidad excede a la que es requerida por el cuerpo, esta es almacenada en el tejido graso. Si el tejido graso es causado por la diabetes, la insulina tratará el problema. El hígado graso que es resultado de una mala nutrición, debe ser tratado con una dieta bien equilibrada de carbohidratos, proteínas, y grasas especificadas por el médico.

El hígado graso también puede ser causado por ciertas sustancia químicas o compuestos de medicina y desórdenes de la endocrina. En estos casos, el tratamiento directamente sería relacionado con la causa.

Hay dos maneras de evitar el hígado graso:

• Limita la ingestión de alcohol. El alcohol puede disminuir la función del metabolismo y la secreción de grasa, conduciendo al hígado graso.

• Cuida tu alimentación. El hambre y la desnutrición de proteína puede terminar en la acumulación de grasa en el hígado.

La mayor parte de casos de hígado graso están previstos a la obesidad. La reducción de peso gradual con el tiempo reducirá la ampliación del hígado junto con la grasa y las anormalidades asociadas con el hígado.


+ Leer parte II

Volver arriba Volver al Inicio