Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Gripes y resfríos, ¿cómo prevenir el contagio?

Gripes y resfríos, ¿cómo prevenir el contagio?
Alimentación, fitoterapia, vacunas, hábitos en casa, en la calle y en el trabajo. Hemos visitado el súper, el herbolario y la consulta médica para contarte cómo pasar un invierno sin resfriados.

Gripe, resfriados, tos, dolor de garganta, molestias respiratorias... no son inevitables sólo porque haga frío. Una buena alimentación, algunas ayudas de herbolario, unos buenos hábitos y la vacuna contra la gripe en ciertos casos, pueden ayudarte a pasar las estaciones frías como una rosa. Para que sepas qué medidas debes tomar, hemos hecho un recorrido para decirte cómo llenar tu heladera o nevera y tu botiquín en temporada de frío.

Guía de alimentación

Que cada estación tenga sus propios alimentos no es una coincidencia. La naturaleza pone a tu alcance los nutrientes que tu cuerpo necesita para estar sano en cada época del año. En otoño e invierno los cítricos son las frutas estrella, ya que contienen las dosis de vitamina C que nuestro organismo emplea para evitar y combatir los resfriados e infecciones. Pero hay muchos otros alimentos que funcionan como medicamentos naturales, combatiendo los virus que nos acechan en invierno.

Nada más fácil ni más barato que incluirlos en tu lista de la compra. Toma nota:

Fruta. Empieza el día con un zumo de naranja o limón y toma al menos dos piezas más de fruta fresca a lo largo del día. Además de proporcionarte vitaminas, fibra y antioxidantes, te ayudarán a contrarrestar el aumento de grasas e hidratos que el cuerpo pide en invierno. A la cesta. Naranjas, mandarinas, pomelos, kiwi, piña, mango, papaya, chirimoya, plátanos, etc.

Frutos secos. Es la mejor época del año para tomarlos, ya que el cuerpo necesita más energía para mantener la temperatura corporal y contienen vitaminas y grasas saludables. Toma un puñadito entre horas o cuando necesites un extra de energía. Incluirlos en el desayuno te cargará las pilas para todo el día. A la cesta. Nueces, avellanas, almendras, dátiles, pasas, etc.

Verduras. Tienen grandes propiedades contra los resfriados y enfermedades respiratorias. Su contenido en vitamina A es esencial para mantener sana la piel y las mucosas. Tómalas a diario, crudas o ligeramente cocinadas. A la cesta. Acelgas, espinacas, calabaza, col, coliflor, champiñones, habas, puerros, alcachofas o berros. Que no falten zanahorias (ricas en betacarotenos), ajos (el antibiótico natural) y brócoli (rico en hierro y vitamina C).

Legumbres. Son los alimentos estrella en invierno, cuando el cuerpo necesita platos calientes y energéticos. Cocinadas sin grasa te aportan mucha fibra y pocas calorías. Tómalas al menos dos veces por semana. A la cesta. Garbanzos, judías blancas y pintas, porotos, fabes, habas o lentejas.

Incluye en tu alimentación frutas, verduras, cereales, legumbres y pescado:

Cereales. Mejor integrales y con poca elaboración. Te aportan la fibra y energía que tu cuerpo necesita para afrontar el día a día. Con leche en el desayuno, o en forma de galletas integrales son un extra nutricional que tu organismo agradecerá. A la cesta. Cereales y galletas integrales, salvado y germen de trigo.

Pescado. Tómalo entre tres y cuatro veces a la semana, contiene grasas cardiosaludables -Omega 3 y Omega 6-, proteínas, calcio y pocas calorías. Fresco, congelado o en conserva es siempre una opción excelente. A la cesta. Caballa, sardinas, boquerones, salmón, merluza, mariscos, moluscos.

Hidratos. Con el frío tu cuerpo te pedirá alimentos más energéticos. Pasta, arroz, patatas y pan son alimentos saciantes y muy sanos que no deben faltar en tu dieta invernal. Eso sí, modera sus cantidades, cocínalos con poca grasa, no abuses de las salsas y tómalos mejor al medio día o cuando vayas a hacer un gran esfuerzo físico. A la cesta. Patatas, pastas y arroz integral, pan de horno o integral.

Proteínas. En invierno el cuerpo te pedirá más proteínas para mantener su actividad diaria, ya que son el principal sustento de tus músculos, evitan la fatiga, permiten un buen funcionamiento mental y además evitan los ataques de hambre. A la cesta. Pescado, huevos, pollo, pavo y lácteos contienen las mejores proteínas de origen animal. El aguacate y la soja contienen grandes cantidades de proteína vegetal libre de grasas.

Grasas. Está demostrado que en invierno necesitamos comer más para mantener la temperatura corporal y para contrarrestar la 'depre' que a muchas personas les produce la falta de luz. Toda dieta debe incluir una proporción de grasas, algo mayor en invierno, pero sé inteligente y tómalas cardiosaludables. A la cesta. Aceite de oliva, frutos secos, aceitunas, carnes magras, queso, etc.

La gripe es una enfermedad infecciosa causada por un virus, por lo que los antibióticos no son eficaces en su tratamiento. Se manifiesta con fiebre, alteraciones en el sistema respiratorio y dolores musculares. Se considera que la vacunación es el mejor modo de prevenir esta enfermedad, si bien la alimentación juega un papel fundamental en el funcionamiento del sistema inmunitario.

Remedios naturales y fitoterapia

Equinácea. Te evitará muchas gripes y resfriados ya que mantiene en forma tu sistema inmunológico.

Propóleo. Es el componente estrella de muchos suplementos nutricionales de herbolario. Te ayudará a mantener altas tus defensas durante el invierno.

Ajo. Si no soportas su sabor, puedes tomarlo a diario en forma de pequeñas grageas. Es excelente para prevenir todo tipo de infecciones. El ajo es el antibiótico natural más potente que existe, pero sin los efectos secundarios de los fármacos químicos. Medio diente de ajo diario o su equivalente en grageas basta para proteger tus defensas.
Consiga Ajo negro en capsulas aquí.

Levadura de cerveza. Es un complemento alimenticio perfecto para mantener altas las defensas que, además, cuida tu pelo y tus uñas.

Tomillo. Tomado en infusión tiene excelentes propiedades antisépticas que te ayudan a combatir los resfriados.

Uña de Gato. Para reforzar el sistema inmune. También contra los estados febriles, gripe (especialmente niños), sinusitis, resfriados, neumonías asma y alergia. Antiviral natural.
Consiga Uña de Gato aquí.

El saúco, el astrágalo y la milenrama son hierbas que también te ayudarán a prevenir resfriados.

Además, en herbolarios y tiendas de productos naturales o ecológicos encontrarás alimentos sanos, nutritivos y elaborados sin aditivos y procesados industriales que te ayudarán a mantener altas tus defensas.

Cuando la gripe ya se ha contraído

Una vez que la gripe ya ha empezado a mostrar sus primeros síntomas, resulta inútil tomar cualquier tipo de antibiótico, ya que éstos no ejercen ningún efecto sobre los virus. Si bien, se puede optar por tomar algún medicamento capaz de aliviar los molestos síntomas de la gripe como anticongestivos nasales, analgésicos para el dolor o antipiréticos para bajar la fiebre.

Conviene tener en cuenta que una vez que la gripe se ha contraído, la alimentación sigue jugando un papel importante. Los líquidos tienen una función esencial, ya que en caso de fiebre, evitan la deshidratación y la sequedad de las mucosas además de ayudar a eliminar toxinas presentes en el organismo. Una opción es la de tomar infusiones de plantas como el eucalipto, la echinácea o la verbena, ya que de este modo además de aportar líquidos al organismo, se consigue aprovechar todas las propiedades beneficiosas que estas plantas ejercen sobre las vías respiratorias.

Cuando se padece una gripe, resulta muy útil preparar alimentos variados y fáciles de digerir, que no sean muy grasos y que estén cocinados mediante técnicas suaves como el hervido, la plancha o el horno para intentar paliar la falta de apetito que suele aparecer al sufrir un proceso gripal.

¿Como se contagia la gripe?

La gripe se contagia por las propias personas enfermas mediante las gotitas originadas al hablar, toser o estornudar. Aunque con menos frecuencia, también puede transmitirse por contacto directo, por ejemplo, tocando la mano de un enfermo y luego la nariz o boca de la persona sana. Los enfermos pueden transmitir la gripe desde un día antes de la aparición de los síntomas hasta unos 3 a 7 días después de enfermar. Los niños pueden transmitirla durante más de 7 días tras el comienzo de los síntomas. Aunque algunas personas infectadas no desarrollan la gripe, sí pueden transmitirla.

Buenos hábitos

Dormir desarropada, salir con el pelo mojado, estar con alguien constipado, los cambios de temperatura... En invierno debes tener especial cuidado con este tipo de cosas para evitar los resfriados. Además de evitar los cambios bruscos de temperatura, debes extremar las medidas de higiene en las cosas de uso diario (toallas, servilletas, menaje, ropa, etc.), ya que la gripe se transmite fácilmente de unas personas a otras e incluso a través de los objetos.

Evita en lo posible a aquellos que están en pleno proceso gripal. Si hay gente con gripe en tu trabajo, intenta ventilar varias veces al día el lugar donde te encuentres para echar a los virus. Combate la sequedad de la calefacción colocando recipientes con agua. Al medio día, intenta salir fuera para respirar aire menos viciado.

Volver arriba Volver al Inicio