Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Alimentación para el Cerebro

Prácticamente en todos los alimentos encontraremos materias primas que son importantes en la formación del tejido cerebral, pero determinadas facultades mentales requieren mayor cantidad de ciertos nutrientes para su restauración.

Un ejemplo lo tenemos en las facultades mentales que utilizamos para el amor, la veneración y otros sentimientos similares a los que favorece el fósforo de las manzanas y otras frutas.

Los mejores alimentos para el cerebro son aquellos que contienen silicio, el cual se haya en:

•Té de paja de avena
•Té de cebada
•Decocción de cola de caballo
•Salvado

Así mismo es también importante el fosfato el cual encontramos en:

•Harina de maíz
•Quesos
•Productos lácteos

El fósforo puede ser de origen animal o vegetal. El de origen animal es necesario para las energías cerebrales y nerviosas, mientras que el fósforo de origen vegetal contribuye principalmente a la formación de órganos y huesos.

Se encuentra principalmente en el pescado, siendo una buena fuente de fósforo un caldo de pescado o de almeja. De todos los pescados son preferibles el merlango y el bacalao ahumado.

Aunque muchos vegetarianos no estén de acuerdo, si se quiere tener una buena estructura cerebral y nerviosa, se deben ingerir aminoácidos y éstos solo se encuentran en cantidades suficientes en alimentos de origen animal, aunque bien es cierto que en menor cantidad se hallan en leche, huevos y soja.

Manganesio: sumamente efectivo para los centros de la memoria.

Se encuentra principalmente en las avellanas.

Cuando existe demasiado calor en el cerebro o demasiada congestión en alguna parte cerebral un buen remedio consiste en tomar jugo de uva y el suero de leche con jugo de limón..

Bebida de Hierbas para el cerebro:

Buena para el cerebro y el sistema nervioso.

necesitaremos:

•Verbena.............30g
•Muérdago...........30g
•Valeriana............30g

Hervir todo en dos litros de agua a fuego lento durante 20 minutos. Dejar un reposo de 5 minutos, colar y beber hasta 3 vasos por día. No pasar de esta dosis ya que contiene muérdago y no conviene abusar de este parásito.

Para el mejoramiento de la memoria siga estos consejos:

•Ingerir alimentos que contengan sodio y manganeso
•Tomar complejo de vitamina B con ácido ribonucleico
•Tónico hecho con zumos de zanahoria, apio, ciruela pasa con un poco de harina de arroz
•Infusión de romero y salvia
•Coma nueces y pasas. observe una nuez partida y vera que su interior es similar a un cerebro en aspecto, pero lo más importante es que existe un aminoácido muy importante para la memoria que solo se halla en las nueces y las pasas
•Ejercicios en la tabla inclinada

No olvidemos que:

•Una mente rápida y alerta necesita fósforo, calcio y silicio. No se atiborre de leche por lo del calcio, es una mentira publicitaria ya que éste se encuentra en otros muchos alimentos (Véase tabla)) Un trabajo mental excesivo requiere selenio
•Los alimentos que contienen fósforo y azufre mejoran la capacidad para tomar decisiones
•Por otro lado las personas aquejadas de histeria o llanto general acusan una deficiencia de hierro
•Los problemas de habla indican una deficiencia de yodo
•La desnutrición del cerebro y de las glándulas muchas veces se manifiesta en forma de ataque o de migraña.
•Si usted sufre a menudo desmayos tome infusión de ruda o de genciana (En caso de estar embarazada no tome el de ruda)

Plantas estimulantes de la circulación cerebral:

Areca, café, coca, efedra, eléboro verde, eleuterococo, escutelaria común, galega, Ginkgo, ginseng, graciola, guaraná, guayusa, ignacia, jaborandi, Jacaranda, kola, levístico, mate, palo blanco, sumbul, té, ustilago, yoco.

Datos para un Cerebro sano

El cerebro necesita una alimentación equilibrada para funcionar bien. Así que para pensar, memorizar, recordar, etc., consuma alimentos que contengan los nutrientes que su mente necesita para estar despierta.

•Recuerde que existen vitaminas y minerales que intervienen directamente en la concentración, la memoria, el rendimiento intelectual y el estado de ánimo. Si el cuerpo carece de ellos, será mucho más difícil que su cerebro rinda al máximo.

1 No permita que su hijo se salte el desayuno porque se le puede bajar la glucosa y eso afectará su rendimiento escolar. Recuerde que pasó entre 10 y 12 horas en ayuno durante la noche y si no prueba alimentos en la mañana se sentirá apático, decaído y hasta se dormirá en clase.

2 Evite que coma demasiado en la noche, peor aún si son alimentos con mucha grasa porque obligará a sus estómago a trabajar más de la cuenta y al siguiente día se sentirá cansado. Otra probabilidad es que tenga dolencias estomacales y eso le impedirá estudiar bien durante el día.

3 En época de exámenes incentive a sus hijos a que consuman muchas verduras porque aportan potasio, magnesio, ácido fólico y fibra (entre otras funciones, ayuda a regular el tránsito intestinal). Se sentirá bien, estudiará mejor y rendirá en todo.

4 En las tardes o mientras estudia no consuma golosinas como dulces, pastas, galletas o comida rápida, esto le dará energía pero también muchas libras demás. Es mejor que para el cerebro coma habas, nueces y maní. Tome yogur con un sándwich de queso o de carne con lechuga. Otra opción es comer frutas y tomar zumos naturales.

5 Si los nervios le han hecho perder el apetito, elabore platos más nutritivos: añada clara de huevo cocinada y rallada, queso o leche a los platos que pueda; elabore ensaladas con frutas y mézclelos con nueces; dele jamón, queso, atún y sardina y para beber prefiera el yogur, porque son alimentos más nutritivos.

6 Presiónelo a que planifique bien las jornadas de estudio, recuérdele a su hijo sacar tiempo para estudiar, para comer y para descansar. El sueño también es importante, ya que la mente no rendirá si el niño o adolescente se sienten cansados.

7 El consumo excesivo de bebidas excitantes como el café, el té, las gaseosas u otro tipo de bebidas estimulantes mantienen la mente despierta pero no aumentan la concentración ni la memoria. Los zumos naturales de frutas mezclados con apio o alfalfa, el agua o las infusiones son una opción más saludable y nutritiva.

8 No se olvide que la única forma de rendir al máximo es mantener el cuerpo y la mente bien descansados. Para ello, es necesario dormir un mínimo de 8 horas. En caso de dificultad para conciliar el sueño recurra a infusiones relajantes (azahar, hierbaluisa, melisa, espino blanco, verbena, tila, etc.) o un vaso de leche caliente con miel de abeja antes de acostarse.

9 No está justificado realizar dietas sin criterio médico o nutricional, ya que pueden provocar mareos o anemia, cansancio, irritabilidad, alteraciones en el sueño, depresión etc.; repercutiendo negativamente sobre la salud y la capacidad intelectual.

10 En esta época es bastante frecuente el aumento injustificado de la venta de suplementos de vitaminas y minerales. Una alimentación bien equilibrada, que incluya alimentos de todos los grupos consumidos a diario, cubrirá todas las necesidades de energía y nutrientes, sin necesidad de recurrir a ningún tipo de suplemento.

11 Una dieta inadecuada sumada a las crisis de ansiedad que se producen en épocas de exámenes puede hacer que una adolescente tenga problemas de sobrepeso o peor aún que desarrollen bulimia o anorexia si los padres no vigilan lo que están comiendo.

Para que los Nervios no le Ganen

Cuando se acercan los exámenes los chicos se sientan nerviosos o tienen ansiedad. Para ayudarlos a que se relajen y se concentren mejor, el doctor Vicente Aguilera (médico bioenergético) da algunos remedios: En ayunas prepáreles el zumo del paico. Este preparado se debe tomar durante quince días, ya que a más de mejorar la memoria también desparasita.

El taxo les ayudará a tranquilizarse, saque el zumo o haga que coman dos taxos diarios para rendir bien. Las habas con cáscara les ayudarán a mejorar la capacidad intelectual. Deles dos veces a la semana. Las menudencias del pollo tienen valina (aminoácido que activa el funcionamiento del cerebro), por lo tanto no deben faltar en la mesa.

La infusión de valeriana, tilo o salvia real (la noche anterior a los exámenes) los mantendrá tranquilos y llenos de energía.

El dato Si usted está bien alimentado no hace falta que tome suplementos vitamínicos.

Etapa crucial

La nutrición en el período prenatal y los primeros cinco años de la vida de una persona es clave para el desarrollo de todo el organismo. Si los niños no son alimentados en forma adecuada el hecho influye gravemente en su crecimiento.

Además, hay que tomar en cuenta que el número de neuronas que se tendrá por el resto de la vida se produce en los primeros años y cuando éstas mueren no hay posible reproducción. De igual modo, en la formación de los tejidos del cerebro influye la nutrición. Por este motivo una dieta balanceada en la infancia garantiza una buena capacidad de aprendizaje a futuro.

No debemos olvidar que un niño mal alimentado es un niño distraído, al que a la larga le costará mucho estudiar.v

Alimentos para el cerebro

Las proteínas contenidas en alimentos de origen animal, especialmente en el hígado y los mariscos, contribuyen con la regulación de la capacidad intelectual y del estado de ánimo.

Algunos estudios demuestran que una dieta rica en carbohidratos (papas, arroz, harinas, leche, cereales) ayuda a calmar la ansiedad.

Una buena dieta debe incluir un aporte adecuado de minerales en virtud de los beneficios que éstos ofrecen al organismo. El calcio, por ejemplo, interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos, el hierro influye en el rendimiento y en el transporte de oxígeno a las células, y el zinc parece estar relacionado con la actividad de los neurotransmisores.

Para obtener calcio se debe ingerir leche y sus derivados, mientras que el hierro es posible encontrarlo en carnes, vísceras legumbres y frutos secos. Las ostras, crustáceos, carne de cordero y las leguminosas son alimentos ricos en zinc.

Todas las vitaminas del complejo B son cofactores del proceso de producción de neurotransmisores, específicamente la B1 (carne de cerdo y levadura de cerveza), B6 ( melón, pollo y plátano) y la B12 (hígado, huevos y queso), esta última es muy importante para contrarrestar el estrés y fortalecer la agilidad intelectual.

Por otro lado, otras investigaciones han demostrado que la vitamina C (cítricos, tomates, coliflor y pimientos) disminuye la posibilidad de sufrir cáncer cerebral ­sobre todo en la infancia­. En este caso, los fumadores deben aumentar su consumo de vitamina C, ya que un fumador medio reduce el nivel de ésta en 20 por ciento y un gran fumador, en 40 por ciento.

Volver arriba Volver al Inicio