Cocina & Salud > Fitoterapia

Cardo Mariano, eficaz protector del hígado

Cardo Mariano, eficaz protector del hígado
Las afecciones del hígado pueden notar una gran mejoraría con la planta medicinal Cardo Mariano.

En nuestros días la contaminación ambiental, los cientos de sustancias químicas tales como pesticidas, hormonas, antibióticos, y residuos de metales pesados presentes en los alimentos que ingerimos añaden una carga adicional a la ya pesada carga que siempre ha tenido el hígado. Añádale a esto el consumo de drogas ilícitas, medicamentos, el excesivo de alcohol (todo esto es procesado por el hígado) y los excesos alimentarios en que incurren muchas personas y debemos concluir que bajo estas condiciones no es de extrañar que las enfermedades del hígado se hayan convertido en algo común.

Lo cierto es que estamos ante una de las plantas más eficaces para limpiar y fortalecer el hígado. Las semillas del Cardo Mariano o Silybum marianum son la parte más utilizada ya que contienen un principio activo llamado Silimarina. Es una de las plantas más estudiadas, especialmente en Europa.

Los ingredientes activos de cardo mariano son químicos llamados flavonoides. Los flavonoides en el cardo mariano son silibina, silidianina y silicristina. Juntos estos se llaman silimarina.

Los remedios naturales y sus beneficios



¿Cuáles son los beneficios del silimarina?

La silimarina protege el hígado al actuar como un antioxidante y promover el crecimiento de nuevas células hepáticas. La silimarina también ayuda con la digestión de grasas. Parece inhibir la entrada de substancias dañinas en las células del hígado. El cardo mariano puede ayudar a prevenir o sanar el daño al hígado causado por el alcohol, las drogas recreativas, los pesticidas, algunos venenos o hepatitis. La silimarina se ha usado (sobre todo en Europa) para tratar la hepatitis, el daño al hígado debido al alcoholismo y al envenenamiento por ciertos tipos de hongos.

¿Cómo sabemos que funciona?

El cardo mariano se ha usado durante más de 2.000 años, así que mucho ha sido escrito sobre sus efectos en la salud. Ha habido más de 300 estudios científicos de silimarina que documentan:

Ejemplo de Dieta

• El tratamiento de la hepatitis crónica •Sus efectos antioxidantes •El tratamiento de la cirrosis del hígado causado por el alcoholismo •El tratamiento del envenenamiento por comer hongos salvajes •Le ayuda al hígado a repararse •Ayuda en la digestión de las grasas dificultando su entrada en las células hepáticas. •En el tratamiento del Sida (VIH) los antirretrovirales son muy utilizados y se utiliza el Cardo Mariano para compensar o prevenir el posible daño hepático por tanto medicamento. •Estimula la secreción de la bilis. Siendo recomendado en caso de digestiones lentas y piedras en la vesícula. •Puede ser útil en algunos dolores de cabeza (cefaleas y migrañas) de origen hepático.

La mayoría de los estudios científicos de silimarina se publicaron en Europa.

¿Cuáles son las evidencias científicas del Cardo Mariano?

Como se observó anteriormente, existen evidencias considerables a partir de estudios en animales de que el cardo mariano puede proteger al hígado de numerosas toxinas. Sin embargo, los estudios en humanos con personas que padecen de diferentes enfermedades hepáticas con frecuencia han arrojado resultados mixtos.

• Hepatitis Viral Crónica

Estudios preliminares encontraron que el cardo lechoso puede producir mejorías significativas de los síntomas tales como fatiga, falta de apetito y distensión abdominal, así como también resultados de exámenes sanguíneos para la inflamación hepática.

• Hepatitis Viral Aguda

Un estudio encontró mejorías significativas en el grupo que recibió el cardo mariano.

• Hepatitis Alcohólica

Las evidencias con respecto al cardo lechoso para la hepatitis alcohólica son mixtas.

• Cirrosis Hepática

Los resultados del estudio contradicen si el cardo lechoso es útil para la cirrosis hepática

• Beneficios adicionales documentado

El cardo lechoso también puede ofrecer cierta protección para los riñones.

Evidencias sumamente preliminares insinúan que el cardo mariano podría ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Algunas veces el cardo mariano se recomienda para los cálculos biliares y para la psoriasis, pero todavía existen pocas o ningunas evidencias de que realmente ayude para estas enfermedades.

• Protección contra los Medicamentos

Numerosos medicamentos pueden dañar o inflamar al hígado. Evidencias preliminares sugieren que el cardo mariano podría proteger contra la toxicidad hepática causada por medicamentos tales como el acetaminofén, la Dilantina ( fenintoína), el alcohol y las fenotiazinas. Sin embargo, según un estudio parece que el cardo mariano no previene la inflamación hepática causada por el medicamento para la enfermedad de Alzheimer Cognex (tacrina).

Si usted está consumiendo:

Medicamentos que pueden dañar al hígado: El cardo lechoso podría ser protector contra algunos de estos medicamentos. Anticonceptivos orales: El cardo lechoso podría reducir su eficacia.

Historia y estudio

Oriundo de Europa, el cardo mariano o lechoso tiene una larga historia de uso tanto como alimento como medicina. A principios del siglo XX, los jardineros ingleses cultivaban el cardo mariano para usar sus hojas como lechuga (después de cortar las espinas), los tallos como espárrago, las semillas tostadas como café y las raíces (puestas a remojar durante la noche) como planta de ostra. Las semillas y las hojas del cardo mariano también se usaban con propósitos medicinales, tales como tratar la ictericia y aumentar la producción de leche materna.

En la década de 1960, los investigadores alemanes estaban lo suficientemente impresionados con el historial y la eficacia clínica del cardo mariano como para empezar a examinarlo respecto a sus componentes activos. En 1986, la Germany's Commission E aprobó un extracto oral de cardo estandarizado al 70% de contenido de silimarina cruda como un tratamiento para la enfermedad hepática.

Actualmente el cardo mariano se usa extensamente para tratar hepatitis alcohólica, cirrosis hepática, intoxicación hepática y hepatitis viral, así como también para proteger al hígado en general de los efectos de los medicamentos tóxicos para el hígado. Las enzimas hepáticas según lo medido por exámenes sanguíneos pueden mejorar, y si se lleva a cabo una biopsia hepática, pueden existir mejorías a nivel celular. Además, algunos estudios han mostrado una reducción en la tasa de mortalidad entre aquellos con enfermedad hepática seria.

El cardo mariano también se usa en una enfermedad imprecisa conocida como insuficiencia hepática menor o "hígado perezoso." Este término principalmente es usado por médicos europeos y médicos naturistas estadounidenses - los médicos convencionales en los Estados Unidos no lo reconocen. Se supone que los síntomas incluyen dolor bajo las costillas, fatiga, apariencia enfermiza de la piel, malestar general, estreñimiento, síndrome premenstrual, sensibilidades químicas y alergias.

¿Cuáles son los efectos secundarios?

No se conoce ningún efecto secundario serio del cardo mariano. Ni siquiera las dosis elevadas parecen tener algún efecto negativo. Sin embargo, algunas personas sienten malestar estomacal o tienen más gas estomacal cuando empiezan a usar la silimarina. Si esto pasa, se debe reducir la dosis y aumentarla gradualmente. Algunas personas tienen una reacción alérgica a silimarina. Esto es más común para ellos con una alergia a otra planta en la misma familia como la ambrosia.

En personas hipertensas se recomienda solo tomar esta planta bajo supervisión médica.

Recomendaciones

La forma de infusión o té de Cardo Mariano, es el modo menos eficaz de beneficiarnos de sus propiedades ya que la Silimarina es un principio activo que no se disuelve demasiado bien en el agua. Preferentemente es recomendado en cápsulas, comprimidos y líquido (extracto). La dosis a tomar depende de cada caso y de la concentración del producto. El médico o especialista será el que recomiende la dosis adecuada.

Tomando en cuenta la naturaleza severa de la enfermedad hepática, es esencial la supervisión de un médico.

Referencias

1. Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicine . 3rd ed. Berlin, Germany: Springer-Verlag; 1998:215. 2. Muriel P, Garciapina T, Perez-Alvarez V, et al. Silymarin protects against paracetamol-induced lipid peroxidation and liver damage. J Appl Toxicol . 1992;12:439 - 442. 3. Paulova J, Dvorak M, Kolouch F, et al. Verification of the hepatoprotective and therapeutic effect of silymarin in experimental liver injury with tetrachloromethane in dogs [in Czech]. Vet Med (Praha). 1990;35:629 - 635. 4. Skakun NP, Moseichuk IP. Clinical pharmacology of legalon [in Russian]. Vrach Delo . 1988;5:5 - 10. 5. Tuchweber B, Sieck R, Trost W. Prevention of silybin of phalloidin-induced acute hepatotoxicity. Toxicol Appl Pharmacol . 1979;51:265 - 275. 6. Boari C, Montanari FM, Galletti GP, et al. Toxic occupational liver diseases. Therapeutic effects of silymarin [in Italian]. Minerva Med . 1981;72:2679 - 2688. 7. Szilard S, Szentogyorgyi D, Demeter I. Protective effect of Legalon in workers exposed to organic solvents. Acta Med Hung . 1988;45:249 - 256. 8. La Grange L, Wang M, Watkins R, et al. Protective effects of the flavonoid mixture, silymarin, on fetal rat brain and liver. J Ethnopharmacol. 1999;65:53 - 61. 9. Schulz V, Hansel R, Tyler VE. Rational Phytotherapy: A Physicians' Guide to Herbal Medicin e. 3rd ed. Berlin, Germany: Springer-Verlag; 1998:216. 10. Hikino H, Kiso Y. Natural products for liver disease. Econ Med Plant Res . 1988;2:39 - 72. 11. Muzes G, Deak G, Lang I, et al. Effects of silymarin (Legalon) therapy on the antioxidant defense mechanism and lipid peroxidation in alcoholic liver disease [in Hungarian]. Orv Hetil . 1990;131:863 - 866. 12. Allain H, Schuck S, Lebreton S, et al. Aminotransferase levels and silymarin in de novo tacrine-treated patients with Alzheimer's disease. Dement Geriatr Cogn Disord. 1999;10:181 - 185. 13. Giannola C, Buogo F, Forestiere G, et al. A two-center study on the effects of silymarin in pregnant women and adult patients with so-called minor hepatic insufficiency [in Italian]. Clin Ther. 1985;114:129 - 135. 14. Sonnenbichler J, Scalera F, Sonnenbichler I, et al. Stimulatory effects of silibinin and silicristin from the milk thistle Silybum marianum on kidney cells. J Pharmacol Exp Ther. 1999;290:1375 - 1383. 15. Zi X, Feyes DK, and Agarwal R. Anticarcinogenic effect of a flavonoid antioxidant, silymarin, in human breast cancer cells MDA-MB 468. Clin Cancer Res. 1998;4:1055 - 1064. 16. Lucena MI, Andrade RJ, de la Cruz JP, et al. Effects of silymarin MZ-80 on oxidative Estrés in patients with alcoholic cirrhosis. Results of a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical study. Int J Clin Pharmacol Ther . 2002;40:2 - 8. 17. Berenguer J, Carrasco D. Double-blind trial of silymarin vs. placebo in the treatment of chronic hepatitis. Munch Med Wochenschr . 1977;119:240 - 260. 18. Buzzelli G, Moscarella S, Giusti A, et al. A pilot study on the liver protective effect of silybin-phosphatidylcholine complex (IdB 1016) in chronic active hepatitis. Int J Clin Pharmacol Ther Toxicol . 1993;31:456 - 460. 19. Lirussi F, Okolicsanyi L. Cytoprotection in the nineties: Experience with ursodeoxycholic acid and silymarin in chronic liver disease. Acta Physiol Hung . 1992;80:363 - 367. 20. Magliulo E, Gagliardi B, Fiori GP. Results of a double blind study on the effect of silymarin in the treatment of acute viral hepatitis, carried out at two medical centres [translated from German]. Med Klin . 1978;73:1060 - 1065. 21. Bode JC, Schmidt U, Durr HK. Silymarin for the treatment of acute viral hepatitis? Report of a controlled trial [translated from German]. Med Klin . 1977;72:513 - 518. 22. Magliulo E, Gagliardi B, Fiori GP. Results of a double blind study on the effect of silymarin in the treatment of acute viral hepatitis, carried out at two medical centres [translated from German]. Med Klin . 1978;73:1060 - 1065. 23. Salmi HA, Sarna S. Effect of silymarin on chemical, functional and morphological alterations of the liver. A double-blind controlled study. Scand J Gastroenterol . 1982;17:517 - 521. 24. Feher J, Desk G, Muzes G, et al. Liver protective action of silymarin therapy in chronic alcoholic liver diseases [in Hungarian]. Orv Hetil . 1989;130:2723 - 2727. 25. Fintelmann V, Albert A. Proof of the therapeutic efficacy of Legalon for toxic liver illnesses in a double-blind trial [translated from German]. Therapiewoche. 1980;30:5589 - 5594. 26. Trinchet JC, Coste T, Levy VG, et al. Treatment of alcoholic hepatitis with silymarin. A double-blind comparative study in 116 patients [translated from French]. Gastroenterol Clin Biol . 1989;13:120 - 124. 27. Bunout D, Hirsch SB, Petermann MT, et al. Controlled study of the effect of silymarin on alcoholic liver disease [translated from Spanish]. Rev Med Chil . 1992;120:1370 - 1375. 28. Ferenci P, Dragosics B, Dittrich H, et al. Randomized controlled trial of silymarin treatment in patients with cirrhosis of the liver. J Hepatol . 1989;9:105 - 113. 29. Benda L, Dittrich H, Ferenzi P, et al. The influence of therapy with silymarin on the survival rate of patients with liver cirrhosis [translated from German]. Wien Klin Wochenschr. 1980;92:678 - 683. 30. Pares A, Planas R, Torres M, et al. Effects of silymarin in alcoholic patients with cirrhosis of the liver: results of a controlled, double-blind, randomized and multicenter trial. J Hepatol . 1998;28:615 - 621. 31. Brinker F. Herb Contraindications and Drug Interactions: With Appendices Addressing Specific Conditions and Medicines . 2nd ed. Sandy, Ore: Eclectic Medical Publications; 1998:103. 32. Palasciano G, Portincasa P, Palmieri V, et al. The effect of silymarin on plasma levels of malon-dialdehyde in patients receiving long-term treatment with psychotropic drugs. Curr Ther Res. 1994;55:537 - 545. 33. Allain H, Schuck S, Lebreton S, et al. Aminotransferase levels and silymarin in de novo tacrine-treated patients with Alzheimer's disease. Dement Geriatr Cogn Disord. 1999;10:181 - 185. 34. Schandalik R, Gatti G, Perucca E. Pharmacokinetics of silybin in bile following administration of silipide and silymarin in cholecystectomy patients. Arzneimittelforschung . 1992;42:964 - 968. 35. Barzaghi N, Crema F, Gatti G, et al. Pharmacokinetic studies on IdB 1016, a silybin-phosphatidylcholine complex in healthy human subjects. Eur J Drug Metab Pharmacokinet. 1990;15:333 - 338. 36. Awang D. Milk thistle. Can Pharm J . 1993;126:403 - 404. 37. Albrecht M, Frerick H, Kuhn U, et al. Therapy of toxic liver pathologies with Legalon [in German]. Z Klin Med . 1992;47:87 - 92. 38. Adverse Drug Reactions Advisory Committee. An adverse reaction to the herbal medication milk thistle ( Silybum marianum ). Med J Aust. 1999;170:218 - 219. 39. Giannola C, Buogo F, Forestiere G, et al. A two-center study on the effects of silymarin in pregnant women and adult patients with so-called minor hepatic insufficiency [in Italian]. Clin Ther. 1985;114:129 - 135. 40. Kim DH, Jin YH, Park JB, et al. Silymarin and its components are inhibitors of beta-glucuronidase. Biol Pharm Bull . 1994;17:443 - 445. 41. Lucena MI, Andrade RJ, de la Cruz JP, et al. Effects of silymarin MZ-80 on oxidative Estrés in patients with alcoholic cirrhosis. Results of a randomized, double-blind, placebo-controlled clinical study. Int J Clin Pharmacol Ther. 2002;40:2 - 8. 42. Lang I, et al. Hepatoprotective and immunological effects of antioxidant drugs. Tokai J Exp Clin Med. 1990;15:123 - 127. 43. Lang I, et al. Immunomodulatory and hepatoprotective effects of in vivo treatment with free radical scavengers. Ital J Gastroenterol. 1990;22:283 - 287.

Volver arriba Volver al Inicio