El zinc y el selenio son indispensables para mantener una piel joven y elástica, así también la salud de las uñas y el cabello.

Zinc: Es indispensable para la síntesis de proteínas, particularmente de las de colágeno. Utilizado en el tratamiento de lesiones dermatológicas con componentes inflamatorios (dermatitis, eczema, impétigo, acné vulgar e inflamatorio, celulitis, úlceras varicosas...), en los procesos de cicatrización y como protector de la piel de los bebés. Selenio: útil para mantener la elasticidad de los tejidos, para el tratamiento y la prevención de la caspa y si estás expuesto a elementos contaminantes, porque protege de los efectos tóxicos de los metales pesados, como el cadmio, el mercurio, el plomo y el arsénico.


Volver arriba Volver al Inicio