Dietas & Nutrición > Dietas

El peligro de las dietas rigurosas

El peligro de las dietas rigurosas
Las dietas rigurosas producen una deficiencia de hierro en la sangre, lo cual afecta la producción de glóbulos rojos y el transporte de oxígeno por el cuerpo.

Esto trae como consecuencia el desarrollo de la anemia, uno de los problemas nutricionales más comunes en el mundo.

Pero el grupo en el que esta condición predomina es el de los adolescentes.

La preocupación por el peso lleva a muchos jóvenes a someterse a dietas desequilibradas y de escaso valor nutritivo sin ningún tipo de supervisión, lo que puede derivar en la aparición de anemia y otros problemas de salud. Como los adolescentes son los más vulnerables a la anemia, para evitarla, se recomienda consumir alimentos con alto contenido de hierro, como las verduras principalmente de hoja oscura como espinaca, berros, alcachofa, brócoli, etc. Granos como lentejas, garbanzo, porotos o fríjol y carne de ternera, pollo, pescado, hígado y riñón.

El nutricionista es el único que puede indicar qué comer y qué evitar para bajar de peso sanamente.

Dietas muy bajas en calorías

El cuerpo almacena carbohidratos en forma de glucógeno en los músculos y el hígado. El glucógeno se usa para fabricar glucosa. Los almacenes de glucógeno duran sólo un par de días (sin alimentarse). Las dietas muy bajas en calorías y las dietas bajas en carbohidratos hacen que la glucosa deba obtenerse de las proteínas. En el caso de que la dieta sea insuficiente en proteínas, se recurrirá a las fuentes internas por lo que se produce la autolisis y pérdida de músculo (la conversión de proteínas a glucosa se llama gluconeogénesis). Una dieta muy baja en calorías restringe todos los carbohidratos y grasas no esenciales, pero proporciona las proteínas necesarias para prevenir la pérdida de músculo, lo que se conoce como "ayuno modificado para no perder proteínas". Este tipo de dieta es posible cuando las proteínas que se comen son suficientes para mantener las necesidades de glucosa del cuerpo a través de la gluconeogénesis. Una investigación ha demostrado que una ingesta de 1 a 1.5 gramos de proteínas al día por kilogramo de peso ideal previene la pérdida de proteínas corporales. Por tanto, un ayuno de este tipo permite una rápida pérdida de grasas, debido al severo déficit calórico que se crea cuando casi todos los carbohidratos y grasas son eliminados de la dieta. Esta dieta extrema tiene muchos peligros potenciales, tales como cambios hormonales y rápida ralentización del metabolismo. A veces estas dietas son usadas por los culturistas para perder grasa y exponer músculo antes de las competiciones.

Efectos secundarios

Las dietas de adelgazamiento, en especial las extremas, pueden tener los siguientes efectos secundarios: hambre prolongada, depresión, potencia sexual reducida, fatiga, irritabilidad, debilidad, sinusitis, anemia, pérdida de músculo, erupciones, acidosis, ojos rojos y enfermedad en la vesícula biliar.

Principales causas de anemias

Principalmente presentado en mujeres que realizan dietas sin supervisión.La anemia se manifiesta con mareo, cansancio crónico, fatiga, palidez, palpitaciones y en caso de ser muy avanzada, hasta con pérdida de la conciencia.

Los síntomas pueden o no presentarse de inmediato, ya que dependerán de las condiciones de cada paciente y de la cronicidad de la anemia, pues el cuerpo se va adaptando a esta deficiencia de hierro en la sangre. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud se considera anemia cuando existe menos de 11 gramos de estos elementos en la sangre.

Hay personas con bajos niveles de hemoglobina y no tienen ninguna molestia, lo que depende de la susceptibilidad de cada persona y a su ritmo de vida; quien tiene diversas actividades durante el día y realiza ejercicio será más factible que tenga manifestaciones de la anemia, mientras que si tiene un trabajo de oficina o de tipo sedentario tendrá menor probabilidad de percatarse de que la sufre.

Se recomienda acudir con un nutriólogo en caso de querer bajar de peso y no experimentar dietas, sobre todo en las que se deja de comer, practica común entre las jovencitas por su deseo de estar delgada. Por otro lado, es importante evitar la comida rápida o chatarra, pues aunque muchas calman el hambre no aportan los nutrientes necesarios y son causa de sobrepeso y obesidad.

La anemia, no causada por alteraciones ginecológicas, en la mayoría de los casos es prevenible si se mantiene una dieta balanceada, en la que se incluyan los cinco grupos de alimentos: cereales, legumbres y derivados; hortalizas, frutas y semillas; carnes, pescado y huevo y finalmente aceites, grasas y azúcares.

Volver arriba Volver al Inicio