Dietas & Nutrición > Dietas

Las dietas peligrosas

Las dietas peligrosas
Si decides adelgazar, tienes muchas opciones. Hay una gran oferta de dietas diferentes, pero encontrar la correcta para uno no es fácil.

¿Son peligrosas algunas dietas?

Sobre todo si quieres perder peso de forma sana y prolongada, y mantener ese peso después de la dieta. Si bien hay muchas dietas con las que puedes perder mucho peso en poco tiempo, éstas no son nada buenas para tu salud y es que además son muy peligrosas.

Esta claro que métodos como la dieta de las bolas de algodón o la dieta de la tenia o la solitaria no son sanas. Pero ¿y las dietas relámpago como la de la sopa de col o la mo?da actual de las dietas bajas en carbohidratos con alto contenido en proteínas?

En las próximas páginas te desvelamos las 4 dietas más peligrosas para tu salud. Pero antes te damos las claves para diferenciar una buena dieta, de una mala:

Buena dieta:

•es variada, sacia y gusta
•no tiene prohibiciones, ni cuenta calorías y no te obliga a comprar productos específicos.
•tiene en cuenta nuestras preferencias y lo que nos disgusta.
•reduce el peso despacio y paso a paso.
•proporciona una nueva forma de comer y vivir.

Mala dieta:

•no es equilibrada y sólo se consume un tipo de alimentos.
•la ingesta de calorías es menor a 1200 calorías diarias.
•promete una reducción de peso sin cambios de la alimentación a largo plazo.
•promete un gran cambio de peso en poco tiempo, por ejemplo 3 kg en 3 días.
•garantiza el éxito.
•está unida a la compra de productos específicos.

Dietas peligrosas sin supervisión profesional

1. Dieta KEN

Consiste en ingerir altas cantidades de grasas, pocos carbohidratos y prácticamente nada de fibra. Con este tipo de alimentación, se acelera el metabolismo. Se pueden perder hasta 15 kilos en un par de meses, ya que al no comer nada de carbohidratos y proteínas, el cuerpo deberá hacer uso de su propio tejido graso situación que podría generarte una descompensación muy seria.

2. Dieta Atkins

Promete perder de dos a cuatro kilos en la primera semana y varios más en los días siguientes. Consiste en comer todo tipo de carnes, embutidos, huevo, mariscos, quesos, margarinas, mayonesas y aceites, quedando prohibido ingerir frutas, pastas, azúcar, harinas, legumbres y verduras; un punto importante de la dieta, es que no deberá prolongarse por más de 30 días. Se consumen grandes cantidades de proteínas y pocos carbohidratos, por lo que en teoría, el único suministro de energía serán las reservas de grasa. Resulta contraproducente porque podrían elevarse los niveles de ácido urico, colesterol y triglicéridos, elevando así el riesgo de sufrir un problema cardiovascular.

4. Dieta Dukan

Fue creada en el 2000 por el doctor francés Pierre Dukan, la cual está dividida en cuatro fases y permite ingerir al paciente cerca de 100 tipos de alimentos. En la primera fase hay que comer sólo proteínas, en la segunda se combinan proteínas con algunas verduras, frutas y granos, y en la tercera y cuarta fase se mezclan otros alimentos.

Quienes se han sometido a esta dieta, han visto resultados en muy poco tiempo, el problema está en que hay quienes experimentan pérdida de apetito, náuseas, cansancio, mareos e incluso, hay médicos que señalan que este régimen podría causar problemas en los riñones y al corazón.

5. Dieta OMG

Es el acrónimo de la expresión “0h, My God!” hay que llevarla a cabo durante seis semanas y consiste en no desayunar, tomar duchas de agua fría para quemar la grasa que nos sobra, evitar comer frutas y beber café sin azúcar antes de hacer ejercicio. Los médic?os han alertado que el organismo sufre una descompensación que podría dañar funciones vitales. Dejar de desayunar no es nada recomendable.

6. Dieta del grupo sanguíneo

En los últimos años se ha puesto de moda un tratamiento recomendado supuestamente por expertos en nutrición que se basa en hacer una dieta especial para cada persona, basándose única y exclusivamente en su grupo sanguíneo. Los médicos no recomiendan seguirla, pues aseguran que no está sustentada al cien por ciento en aspectos científicos y por lo tanto, hay gente que si se somete a ésta, podría a la larga presentar desnutrición y otros problemas de salud, derivados de la carencia de cierto grupo de alimentos.

7. Dieta de la comida de bebé.

Famosas como Jennifer Aniston o Gwyneth Paltrow pusieron de moda este tipo de régimen alimenticio, se trata de que una persona se alimente de no más de 14 frasquitos de esa comida para bebé procesada que encontramos en el súper mercado.

Según los expertos, esta dieta no ayuda a bajar de peso, pues realmente lo que hace es eliminar toxinas y mantiene al sistema digestivo trabajando de forma constante. Además, los resultados duran poco tiempo, pues la gente volverá a ingerir las mismas calorías de siempre, por lo que se ganará el peso perdido.

8. Detox

Consiste en dejar de comer sólidos por tres días cada semana. El primer día agua y jugos, el segundo agregan caldos de res o pollo y el tercero, sopas con verduras. Esta alimentación provoca debilitamiento físico e incluso mental. Lo ideal es recurrir a especialistas para hacer la dieta indicada a cada persona, comer de todo pero en menor cantidad y hacer ejercicio, al menos, tres veces por semana.

Volver arriba Volver al Inicio