Dietas & Nutrición > Nutrición

Desnutrición oculta

Desnutrición oculta
Uno tiene el concepto clásico de desnutrido asociado con el chico muy flaquito que no come. Y el problema es mucho más amplio de lo que uno cree…

Hay varios tipos de desnutrición, como la desnutrición oculta que afecta a toda la trama social, sin distinción de clases sociales ni regiones geográficas, y que es mucho más frecuente.

La desnutrición no sólo es falta de alimentación, sino también escasez de micronutrientes o disminución de las reservas corporales.

El concepto de “desnutrición oculta” ha sido definido por la Organización Mundial de la Salud y UNICEF como el conjunto de carencias específicas de micronutrientes. Estas carencias poseen gran impacto sobre la salud infantil (menor desarrollo físico, intelectual y cognitivo). Las carencias más importantes y reconocidas son las de hierro, calcio, zinc, yodo y de vitamina A. Podrían incluirse también las de algunas vitaminas del grupo B (como la riboflavina y el ácido fólico) y también los ácidos grasos esenciales.

Según algunos estudios, la deficiencia de hierro, que produce anemia, afecta alrededor del 40% de las mujeres embarazadas, al 25 % de las mujeres en edad fértil, al 35 % de los niños entre 1 y 2 años, y al 10 % de los adolescentes. Esta deficiencia altera no solamente la condición de defensa ante infecciones sino además, la capacidad intelectual. Se ha establecido que existen alrededor de 10 a 12 puntos menos en el coeficiente intelectual entre niños que han sido anémicos, y aquellos que no lo han sido, esto es porque el hierro actúa en numerosos procesos, muchos de ellos cerebrales, que determinan una menor performance intelectual o cognitiva”.

Consecuencias de la desnutrición oculta

Como las vitaminas y los minerales forman parte de procesos enzimáticos a nivel de todas las células, las consecuencias de su carencia son sutiles e insidiosas, afectando:

La función inmunitaria y la prevención de infecciones.
El desarrollo somático.
El desarrollo intelectual.

Prevención

Debido a que la desnutrición oculta se presenta con síntomas y signos no específicos, consecuencias funcionales importantes y tiene un difícil y tardío diagnóstico, la estrategia recomendada es la prevención mediante la educación alimentaría nutricional en diversos ámbitos. Para prevenir los diversos tipos de desnutrición oculta es sumamente importante tener una alimentación equilibrada que aporte todos los nutrientes en las cantidades necesarias. Y cubrir los requerimientos de ciertos nutrientes puede ser más importante en ciertas etapas biológicas, como la niñez, la adolescencia y el embarazo, ya que en ellas ciertas carencias dejan secuelas irreversibles.

Debemos preocuparnos mucho por evitar la desnutrición infantil porque más allá de la cuestión ética y solidaria, hay una estrecha relación entre el crecimiento económico de un país y la situación nutricional de sus habitantes. Cuanto más desarrollado es el estado nutricional de una población, mejor y mayor es la capacidad de trabajo; mejor es el rendimiento escolar y la inserción productiva.

Ciertos hábitos de alimentación determinan un mayor riesgo en la aparición de carencias específicas de vitaminas y minerales.

Los alimentos ricos en grasas o en azúcar en la dieta habitual hace que se cubran las necesidades de energía y de proteínas, pero no así las de vitaminas y minerales.

El consumo de gaseosas, jugos artificiales, bebidas no carbonatadas muy ricas en azúcar, como así también golosinas y snacks elaborados con dulces o cobertura, las comidas rápidas (fast food) ricas en grasa en su elaboración o en su cocción, los productos de copetín, conforman parte de la dieta habitual de los niños a edades cada vez más tempranas. La ingesta de frutas está por debajo de los niveles recomendados. A pesar de que el consumo de frutas y vegetales frescos ha aumentado. El cuerpo humano no puede sintetizar las vitaminas ni los minerales y, por tanto, se deben obtener de los alimentos y en circunstancias especiales mediante la suplementación de compuestos sintéticos.

Algunas referencias:

1. Carmuega E, O’ Donnell AM. Calidad de la dieta infantil en la salud de los niños hoy y mañana. Publicación CESNI, Editorial Gaudian (Bs.As.) Mayo 1999;18:11-13. 2. Bowley A. Micronutrients Deficiences. Nutriview Agosto1994: 20-24. 3. Piazza N, Conera R, Diaz Quiroga S, Laguna S. Alimentación en menores de dos años, hábitos y cobertura de requerimientos. Actas Congreso de nutrición. Argentina 1997:37-41. 4. O’Donnell AM. Desnutrición a expensas de micronutrientes. Vitamin Nutrition Research Newsletter Sept. 1996: 36-38. 5. Delgado H, Mejía L. Taller transición nutricional en América Latina. Actas del Congreso Latinoamericano de Nutrición; Octubre 2001, Caracas (Venezuela):16-19. 6. Scrimshaw N. The consequences of hidden hunger for individuals and societies. Food Nutr Bull 1994; 15:3-24. 7. Van der Beek EJ. Combinations of low Thamin, Riboflavin, vitamin B6 and vitamin C intake among Dutch adults. J Am Coll Nutr 1994; 13,383-391. 8.Detsky AS, Smalley PS, Chang J. ¿Se halla este paciente desnutrido?. JAMA 1994;3: 279-284. 9.Blum M. Micronutrients and Health. Nutriview Julio 1997: 1-2. 10.Ninci M. Advierten sobre los peligros de la desnutrición oculta. Clarín Digital 9 Oct 2000: 38. 11.Gross R, Allen L. Panel de expertos de Latinoamérica sobre Suplementación Multivitamínica y Embarazo, Mayo 16-18, 2001. Cancún (QR), México. División Roche Consumer Health. Productos Roche S.A.Q. e L. 12.Chandra R. Nutrition and Inmune System: An introduction. Am J Clin Nutr 1997; 66:460S-3S. 13.Caballero B, O`Donnel AM, Torún S, Lara Patín P, Bengoa J. Requerimientos nutricionales del niño enfermo en la alimentación del niño menor de seis años en América Latina. Bases para el desarrollo de guías de alimentación. Serie Paltex Washington 1997: 1-10. 14.Scrimshaw N, San G. Sinergism of Nutrition, Infection and Inmunity: an Overview. J Am J Clin Nutr 1997; 66: 464S-77. 15.Black R. Proceedings of a Symposium held in Baltimore, Maryland. The American Journal of Clinical Nutrition. Supplement: Zinc for child Health. Nov 1996: 17-19. 16.Scrimshaw N. Evidence for vitamin deficiencies in environmentally-sensitive patients. Ross 1990: 60-66. 17.Underwood B. Micronutrient Malnutrition: Is it being eliminated?. Abstracts of The 16th International Congress of Nutrition. Montreal 1997; Abst16.

Volver arriba Volver al Inicio