Cocina & Salud > Fitoterapia

Clorofila, un poderoso aliado de la salud

Hoja verde
A pesar de que muchos han escuchado acerca de la Clorofila y su relación con el mundo vegetal, la gran importancia que representa este compuesto para la vida pasa desapercibido para la gran mayoría.

Para resumir, podemos decir que la Clorofila es un pigmento verde presente en plantas y algas, que resulta esencial para el proceso de fotosíntesis, ya que permite absorber la luz del sol y convertirla en energía utilizable. La clorofila es tan abundante en el reino vegetal que es la razón por la cual vemos la mayoría de las plantas de color verde.

¿En que beneficia la Clorofila mi salud?

Propiedades que se le atribuyen:
• Purifica la sangre y el organismo limpiándolo de toxinas.
• Desintoxica el hígado.
• Limpia los intestinos.
• Ayuda a combatir anemia.
• Ayuda a rejuvenecer y energizar el cuerpo.
• Estimula el sistema inmunológico.
• Contrarresta la sinusitis y la picazón de la piel.
• Normaliza la presión arterial.
• Elimina hongos del cuerpo, combate el mal olor y el mal aliento debido a su contenido de magnesio.

La Clorofila tiene dos cualidades importantes que pueden hacer la diferencia en nuestra salud: es desintoxicante y antioxidante. Estas dos razones son más que suficientes para comenzar a consumir clorofila, pero la buena noticia es que sus propiedades van más allá.

En primer lugar, ayuda al funcionamiento general del metabolismo y la circulación de la sangre. Además está demostrada su utilidad para combatir el mal aliento disminuyendo incluso los malos olores corporales, como el producido por la transpiración.

Varios estudios sugieren asimismo, que la Clorofila podría tener algún efecto contra el aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos, lo que sería una excelente noticia para personas que sufren este tipo de problemas, que por lo demás van en franco aumento en todo el mundo.

También se puede consumir la clorofila en el caso de personas que padezcan problemas de cálculos renales, ya que la clorofila, como mencionamos anteriormente tiene cualidades depurativas.

Constituye una gran riqueza nutricional en la prevención y terapia para mejorar los estados anémicos. Ningún elemento tiene acceso más rápido a la corriente sanguínea que la clorofila. Ella es un factor nutricional importante y uno de los mayores curadores de la Naturaleza.

La clorofila está presente en la mayoría de los vegetales que crecen asistidos por los rayos solares. Así como la luz solar controla el calcio orgánico, las verduras también controlan el calcio del cuerpo.

La clorofila que llega al cuerpo tiene una cantidad generosa de vitaminas A, complejo B, C, E y K, aminoácidos, minerales y enzimas. Para el sistema nervioso, específicamente para la depresión. La falta de ácido fólico, que es un complejo de la vitamina B, puede producir depresión e insomnio, pérdida de memoria, esquizofrenia y demencia; también para el colesterol alto pues los triglicéridos, las lipoproteínas de alta y baja densidad también son favorecidas por el uso de clorofila.

Es un potente desintoxicante orgánico. Por lo que es recomendable para las personas que fuman, consumen gran cantidad de medicamentos o tienen adicción a todo tipo de drogas. Se usa en los problemas óseos como artrosis, artritis, reumatismo, osteoporosis. Cuando el cuerpo está impregnado con clorofila y en contacto con la luz ultravioleta, como bajo nuestra piel existen ciertos desmocolesteroles que producen vitamina D, ésta finalmente fija el calcio en los huesos. Por eso, se puede encontrar animales herbívoros que son magníficamente bien calcificados y carnívoros que pueden sufrir de desnutrición y descalcificación. La explicación se da por la presencia de clorofila en el torrente sanguíneo.

También es un cardiotónico, pues el magnesio que posee tiene beneficios para fortalecer el músculo cardíaco y la síntesis de muchos procesos químicos-enzimáticos que se producen en presencia del magnesio.

El daño y la alteración del ADN por genotóxicos medioambientales es una de las principales causas de cáncer y desórdenes genéticos. Se ha descubierto la acción protectora de la clorofila frente a ciertos genotóxicos como el diesel, el humo del tabaco y el polvo del alquitrán, sin mencionar los contaminantes alimenticios como la comida chatarra. La clorofila retira estos componentes. ¿Cómo? Se acopla con ellos para desactivarlos y eliminarlos por las vías de drenaje normales del cuerpo humano.

En resumen, la clorofila ayuda en la eliminación de toxinas de la sangre, fortalece el sistema inmunológico, también tiene función antiinflamatoria y controla el peso. El espectro de acción de la clorofila es amplísimo. Lo bueno de todo esto es que el consumo de Clorofila no tiene efectos negativos asociados, aunque podría existir un porcentaje muy menor de personas que tengan algún tipo de sensibilidad a los componentes de la clorofila. Puede que algunas personas noten algún cambio en el color de la orina y las heces pero esto es totalmente normal y no representa problema alguno.

Consumir clorofila

Aunque sabemos que la clorofila está presente en todas las plantas, existen algunas donde su concentración es mucho más alta de lo que normalmente podemos encontrar. Algunos de estos vegetales son:
• Espárragos
• Pimientos
• Brócoli
• Coles de Bruselas
• Apio
• Guisantes verdes
• Puerro
• Aceitunas verdes
• Perejil
• Vegetales marinos
• Espinacas
• Acelgas

Alga Chlorella, fuente de clorofila

La Chlorella contiene más clorofila por gramo que cualquier otra planta terrestre o acuática. Tiene un contenido clorofílico de 30 mg. por gramo (30 gramos por kilo), es decir, cuatro veces esa cantidad."Las algas verdes son las fuentes más ricas en clorofila del mundo de las plantas; y, de todas las algas verdes estudiadas hasta ahora, la Chlorella es la de mayor concentración, alcanzando a veces un nivel de 3 a 5 por ciento de clorofila", dice el doctor Bernard Jensen.

"Los complementos de Chlorella pueden apresurar el procedimiento de limpieza de los intestinos, el torrente sanguíneo y el hígado, gracias a su gran aportación de clorofila. En adición a esto, el misterioso Factor de Crecimiento de la Chlorella apresura el proceso de recuperación de cualquier hígado dañado". Agrega que, aunque las hojas verdes de las verduras son una fuente de clorofila, contienen menos de 0.5% de esta sustancia. La alfalfa, de la cual se suele extraer comercialmente la clorofila, produce únicamente de 8 a 9 libras de clorofila por tonelada, es decir, alrededor de 0.2% después de extraída, a pesar de ser una de las plantas más ricas en clorofila. La clorofila líquida que se vende comercialmente en realidad no contiene más que un uno por ciento de esta sustancia. El contenido clorofílico de la Chlorella es importante, puesto que significa una notable contribución al efecto de esta alga en el organismo. Un ejemplo de esto es la manera en que estimula la formación de eritrocitos (corpúsculos rojos) en la sangre.

La clorofila es capaz de influir en el crecimiento bacteriano y animal, el metabolismo y la respiración, la acción hormonal, la nutrición y el sistema inmunológico. También acelera la curación de heridas y quemaduras y además sirve como desodorante.

La clorofila ha estado asociada con el control de los olores por mucho tiempo. Se ha reconocido su efectividad -y es un asunto documentado- para combatir el mal aliento y los olores desagradables de las axilas. En los asilos de ancianos, la clorofila es un auxiliar eficiente para controlar los olores causados por la incontinencia de orina. De modo que su alto contenido clorofílico hace que la Chlorella se comporte como un agente desodorante efectivo.

Las personas que la utilizan como complemento alimenticio a menudo encuentran que los olores desagradables del cuerpo y del aliento disminuyen considerablemente. Además, se la puede emplear en el tratamiento de ciertas afecciones cutáneas que producen mal olor, proveniente de la descomposición causada por bacterias.

Volver arriba Volver al Inicio