Cocina & Salud > Informes

Alcances medicinales del Escorpión Amarillo

Alcances medicinales del Escorpión Amarillo
El temible escorpión amarillo se ha convertido en uno de los mejores aliados de la lucha contra el cáncer.

Existen claros indicios experimentales que dan un sustento fisiológico a este uso, detectados por un grupo de investigadores brasileños y confirmado más tarde en la Argentina. Extractos acuosos de las hojas tienen la capacidad de reducir los niveles de glucosa en la sangre. Compuestos químicos que todavía no han podido ser aislados tienen la propiedad de actuar reduciendo los niveles de glucosa en la sangre de ratas que han desarrollado diabetes en forma artificial.

Desde hace cierto tiempo se emplea la droga estreptozotocina (STZ) para destruir parcialmente las células pancreáticas en ratas de laboratorio, con lo cual se logra que estas desarrollen una sintomatología diabética, con incremento de azúcar en sangre y todas las complicaciones asociadas. Su consumo no incrementa nuestro peso ni eleva la glucosa

Los extractos foliares de yacón tienen la capacidad de aumentar los niveles de insulina en sangre y consecuentemente reducir los niveles de glucosa. Esta reducción se manifiesta positivamente, manteniendo la capacidad filtrante de los riñones, cuya falla se evidencia por aumento en la eliminación de creatinina y de albúmina.

•Estos resultados dan apoyo al uso popular del té de yacón.

Crónicas y Testimonios Gráficos

En los desiertos de Oriente Medio, el escorpión amarillo gigante israelí es un cazador despiadado que, cuando pica, puede producir fiebre, convulsiones, coma y, a veces, una insuficiencia cardíaca en los seres humanos. Pero el mismo veneno que le valió a este artrópodo el nombre de escorpión asesino puede ser la clave de una vida más prolongada.

El veneno del Escorpión Amarillo de Israel (VESAM) puede ayudar a combatir el cáncer cerebral. En un estudio publicado en el 2006 en el Journal of Clinical Oncology, un grupo de investigadores estadounidenses hizo una versión del veneno y lo utilizó en un nuevo tratamiento contra un cáncer de cerebro mortal llamado glioma. Se lo podría usar para combatir una amplia variedad de cánceres agresivos.

La investigación mostró que una versión sintética de una proteína que se encuentra en el veneno del escorpión gigante amarillo israelí atacaba las células tumorales del cerebro, pero no perjudicaba a las sanas en los pacientes con cáncer cerebral.

Fueron 18 pacientes que se sometieron a una cirugía para retirar los gliomas malignos, un tipo de tumor cerebral letal. Luego, los médicos les inyectaron en el cerebro una solución de yodo radiactivo y TM-601, la proteína sintética. La solución se dirigió casi exclusivamente a las células tumorales que quedaban en el cerebro de los pacientes, lo que sugirió que podría combinarse con la quimioterapia para combatir al cáncer.

Debido a que la esperanza de vida para las personas que padecen glioma es generalmente de meses, los resultados sustentan la investigación en animales que indica que la proteína del veneno inhibiría el crecimiento tumoral aún sin el componente radiactivo, dijo Dr. Adam Mamelak, neurocirujano del Centro Médico Cedars-Sinai en Los Angeles. “¿Esto significa que el medicamento es milagroso? No”, señaló el investigador y neurocirujano. “Pero hemos demostrado que es seguro y que al menos deberíamos avanzar” en su estudio, agregó Mamelak.

Trabajar con estas proteínas y moléculas es el avance natural de la ciencia que anteriormente estudiaba extractos simples de plantas, los cuales han generado medicamentos claves, expresó Michael Egan, presidente de Transmolecular Industries.

El veneno de escorpión es considerado el líquido más caro del mundo por encima del veneno de cobra tailandesa, del mercurio líquido, de un frasco de colonia de Channel nº 5 o de la droga LSD.

La proteína sintética del veneno del Escorpio amarillo con un proceso de dilución dinamizacion y potencialización es parte del Método Ibion VESAM VESCOZUL 100% natural sin efectos colaterales y adversos, utilizado por profesionales para enfermedades autoinmunes, degenerativas y oncológicas.

Volver arriba Volver al Inicio