Warning: embed_me.html could not be embedded. La Uva, un Regalo de la Salud Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

La Uva, un Regalo de la Salud

.
1
Subtítulos
Los beneficios de la Uva
Piel de uva
La cura de la Uva
La uva es uno de los tres frutos míticos básicos en la cocina mediterránea, junto con el olivo y el trigo.

La lista de beneficios que aporta es tan larga como sus variedades. Hace miles de años que el hombre lo sabe y la cultiva pues es la suya la primera agricultura conocida.

“Después del verano, la uva llega al mercado”, dice un viejo refrán popular. Octubre y noviembre es la época de la vendimia de este fruto. Pero, rigurosamente otoñal, la uva estará en la mayoría de los hogares como alimento de temporada hasta fin de año. En Nochevieja será el último alimento del año y el primero del siguiente.

El cultivo de este fruto es tan antiguo como el hombre sobre la tierra. Sus orígenes se mezclan con la historia y la leyenda. La vid (vitis vinifera) es originaria de las regiones meridionales del Mar Caspio. Su cultivo, practicado en Oriente y Egipto desde hace más de 3000 años se ha extendido este cultivo actualmente por todo el mundo.

La viticultura no se difundió hasta el siglo III antes de Cristo. Entonces los romanos, que dominaban el Mediterráneo, extendieron este cultivo a todo el área geográfica del sur europeo. Con la caída del Imperio Romano, la vid y su cultivo se abandonó en buena parte, aunque no se perdió en los monasterios y conventos.

Variedades de Uva

Aunque se conocen más de cinco mil variedades de uvas, son poco más de cuarenta las que han adquirido prestigio entre los consumidores para elaborar vinos. Y menos de veinte la que llegan a la mesa como postre, entre el verano y el año nuevo. Básicamente se recogen seis tipos de uva de mesa:

Moscatel Málaga. Se presenta en forma de racimos grandes y de color amarillo.

Ohanes es una uva de tipo medio y pulpa crujiente que madura en octubre. Si bien no es de las mejores en calidad se cultiva por su resistencia, la cual le permite estar en el mercado hasta abril o mayo.

Napoleón es de septiembre y octubre y presenta unos granos bastante gruesos.

Aledo. Es de granos gruesos y amarillentos. Se recoge en octubre.

Dominga. Se recoge el mismo mes y tiene unos granos gruesos de color blanco y pardo rojizo.

Italia es de granos gruesos y de color amarillo, aunque es la más temprana, del mes de agosto.

Otras variedades de uva son la Almeria, Rossetti y Chasetas Ros. En cuanto a la uva negra se puede destacar la de Alicante, de granos violeta y alargados, y la variedad Hamburgo, cuyos frutos son tiernos y dulces.

Conservación y consumo de Uvas

Las uvas se conservan en el frigorífico sin problemas durante unas semanas. Para ello hay que ponerlas sobre papel de celulosa, pues este absorbe la humedad. Hay que desechar las bolsas de plástico. Tampoco es recomendable colocar los racimos cerca de las manzanas, pues estas aceleran el proceso de maduración de la uva.

La forma más frecuente de tomar la uva es cruda, como postre y bien madura. Es fundamental extremar la higiene y lavarlas antes en abundante agua. Puede combinar bien con algunas carnes, quesos y pescados no grasos, y con otras frutas. Por ejemplo manzanas, peras, melocotones, fresas, kiwis, ciruelas, plátanos, etc. Se utiliza también en ensaladas, zumos, licores, tartas, flanes y confituras.

Los beneficios de la Uva

La uva es una fruta rica en azúcares, hasta un 16% aproximadamente. Son glucosas y fructuosas, de mejor asimilación que la sacarosa o azúcar blanco. Por ello posee un alto valor calórico, unas 60 calorías por cada cien gramos para el alimento fresco y más de 260 calorías para las uvas pasas, debido a su alta concentración de azúcares. Por otra parte tiene escasas proteínas, apenas grasas, algo de fibra, calcio, hierro, magnesio, fósforo y bastante potasio. También posee cantidades mínimas de sodio, carotenos y vitaminas C, grupo B y ácido fólico.

Desde el punto de vista dietético es una de las frutas más energéticas y útiles, ya que representa un combustible directo para el cerebro. Este emplea la glucosa en muchas de sus funciones. Pero por el contrario es un alimento contraindicado para los diabéticos debido a este alto contenido de glucosa. Tampoco es la fruta ideal para los obesos por su elevado aporte calórico. En cambio es un alimento muy adecuado para niños y ancianos, dada la rápida asimilación de los azúcares y su fácil aprovechamiento.

Uno de los componentes de las uvas y el vino es el denominado resveratrol. Tiene varias características biológicas importantes. Es antiinflamatorio y tiene efectos sobre el metabolismo de los lípidos. Protege al corazón al reducir el nivel de colesterol. Y además inhibe la agregación de las plaquetas en la sangre. Con ello la sangre es menos espesa y se evita la formación de los coágulos sanguíneos que desencadenan los infartos cardiacos y cerebrales.

Piel de uva

La uva es una fruta exquisita pero además sus pepitas tienen la posibilidad de ser una fuente insospechada de beneficios para la piel. En la cutícula de la pepita existe un activo denominado polifenol. Este es un poderoso neutralizador de los radicales libres. Estos son los principales responsables del envejecimiento cutáneo. El poder enzimático de este activo es fundamental, ya que se opone al deterioro de las fibras de colágeno y elastina.

El polifenol es más eficaz que la vitamina E en la lucha contra los radicales libres. Es así porque tiene la propiedad de fijarse allí donde se forman. También es un gran cicatrizante y una gran protección contra las agresiones en la piel, especialmente las provocadas por el sol y la polución.

La cura de la Uva

Este es un excelente método de desintoxicación del organismo. Se suele realizar en otoño. Puede adoptar varias formas. La primera consiste en comer única y exclusivamente uva, tres o cuatro veces al día y durante varios días. Entre tres y cinco es el tiempo más recomendable. Por otra parte también se puede combinar la ingestión de uvas con otras frutas de temporada. Por ejemplo las manzanas, peras, melón y melocotones.

Otra forma es la de alternar un desayuno y una cena a base de uvas y frutas con una ensalada al mediodía. Por último, la cura de la uva se puede ceñir únicamente a comer abundante cantidad de uva antes del desayuno y comida. A la vez se debería cenar sólo yogur o fruta.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-