Warning: embed_me.html could not be embedded. Transgénicos: No son más Riesgosos Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Transgénicos: No son más Riesgosos

.
1
Subtítulos
Según la institución científica, son tan seguros como los cultivos producidos por otras técnicas

Un informe dado a conocer por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos afirma que los cultivos genéticamente modificados no presentan riesgos para la salud que no existan en los creados por otras técnicas, incluyendo la hibridación convencional, según publica en su edición de ayer The New York Times.
.
Sin embargo, subraya el informe, la ingeniería genética y otras técnicas utilizadas para crear nuevos cultivos podrían resultar involuntariamente dañinas, por lo que deberían someterse a un estricto control antes de su introducción en el mercado.
.
"El mensaje de este informe es que lo que importa es el producto, no el sistema que se utiliza para crearlo", dijo Jennifer Hillard, una de las especialistas que redactó el informe. Los miembros del comité aseguraron que los alimentos que ya se encuentran en el mercado son seguros.
.
Ambos bandos del polarizado debate sobre los alimentos derivados de cultivos transgénicos encontraron elementos positivos y negativos en el informe.

"Identificaron claramente que hay problemas significativos con nuestra capacidad tecnológica para identificar los cambios que pueden ocurrir con los cultivos modificados", dijo Doug Gurian-Sherman, investigador del Centro para la Seguridad Alimentaria de Washington, que se opone a los cultivos transgénicos. Pero los que respaldan la biotecnología se sintieron satisfechos por su afirmación de que los riesgos de los alimentos transgénicos no son exclusivos. Michael Phillips, vicepresidente de la Organización de la Industria Biotecnológica, dijo en un comunicado que el informe "debería convencer a los pocos que continúan cuestionando la seguridad de estos cultivos".
.
La ingeniería genética consiste en la transferencia de un gen específico entre un organismo y otro. La hibridación, por su parte, consiste en la mezcla de miles de genes, la mayoría desconocidos. Otra técnica es el bombardeo de las plantas con radiación o su exposición a químicos para inducir mutaciones al azar, con la esperanza de encontrar una que se considere deseable. Los cultivos producidos por técnicas diferentes de la ingeniería genética prácticamente no están sometidos a regulaciones.
.
Para el doctor Marcelo Criscuolo, director ejecutivo de la compañía biotecnológica Biosidus, las conclusiones de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos eran esperables: "Si un pequeño agricultor cultiva lechuga y la lleva al mercado, no tiene que someterse a ningún control. En cambio, los alimentos derivados de organismos transgénicos están sometidos a una enormidad de controles. Y está bien que así sea. Pero esta conclusión no me sorprende -afirma-. En el mundo científico, no había muchas dudas al respecto". Actualmente, los investigadores de Biosidus están desarrollando papas con resistencia a virus.
.
El investigador subraya que la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria, entidad regulatoria local en esta materia, analiza el impacto de los cultivos transgénicos en el medio ambiente, determina la necesidad de producirlos, realiza inspecciones y mantiene un registro de organismos genéticamente modificados.
.
Por su parte, el doctor Alejandro Mentaberry, investigador del Conicet y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, explicó que "Todos los riesgos que pudieran tener los alimentos derivados de transgénicos son mensurables con la tecnología de la que disponemos actualmente. Podemos detectar hasta una única molécula, de modo que cualquier riesgo que exista es evitable". Y agregó: "Nuestra dieta actual es producto del método de ensayo y error que la humanidad empleó durante diez mil años. Todos los alimentos tienen algún tipo de tóxico, pero en las cantidades que comemos habitualmente no hacen daño. Por otro lado, un tomate transgénico es más parecido a su parental (es decir, aquel del que deriva) que un tomate común con otro tomate. Cuando se habla de alimentos, lo importante es la composición, que se mide por bandas variables. Luego se la compara con la de alimentos de los que se sabe que son saludables".

El principal producto de exportación

El impacto económico que tiene la adopción de la biotecnología en la agricultura local es fundamental. Alcanza con tener en cuenta que la soja, en la forma de poroto, harina y aceite, representa el principal generador de divisas por exportaciones de bienes para el país, con un cuarto de las ventas totales, por valor de unos 7100 millones de dólares.
.
Desde que en 1996 fue autorizada la siembra de la primera variedad de soja genéticamente modificada, la producción del cultivo prácticamente se triplicó al pasar de 12 millones de toneladas a casi 35 millones en apenas siete años.
.
La soja RR les permitió a los productores ahorrar costos porque mediante la incorporación de un gen resistente a un único herbicida, el glifosato, no hizo falta adquirir otros agroquímicos. Sólo en los primeros cinco años se gastaron unos 2500 millones de dólares menos que si no se hubiera aplicado este avance científico. Esa velocidad en la adopción de la biotecnología agrícola convirtió a la Argentina en el segundo país del mundo, detrás de los Estados Unidos, por el número de hectáreas con cultivos transgénicos.
.
Pero la soja no es el único producto genéticamente modificado que se cultiva en el país. También hay maíz (un 50% de la producción) y algodón. Hace unas semanas el Gobierno autorizó una nueva variedad de maíz que también permitiría ahorrar costos a la producción y mejorar la competitividad de la economía.

.<< Comienzo de la notaUn informe dado a conocer por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos afirma que los cultivos genéticamente modificados no presentan riesgos para la salud que no existan en los creados por otras técnicas, incluyendo la hibridación convencional, según publica en su edición de ayer The New York Times.
.
Sin embargo, subraya el informe, la ingeniería genética y otras técnicas utilizadas para crear nuevos cultivos podrían resultar involuntariamente dañinas, por lo que deberían someterse a un estricto control antes de su introducción en el mercado.
.
"El mensaje de este informe es que lo que importa es el producto, no el sistema que se utiliza para crearlo", dijo Jennifer Hillard, una de las especialistas que redactó el informe. Los miembros del comité aseguraron que los alimentos que ya se encuentran en el mercado son seguros.
.
Ambos bandos del polarizado debate sobre los alimentos derivados de cultivos transgénicos encontraron elementos positivos y negativos en el informe.
.
"Identificaron claramente que hay problemas significativos con nuestra capacidad tecnológica para identificar los cambios que pueden ocurrir con los cultivos modificados", dijo Doug Gurian-Sherman, investigador del Centro para la Seguridad Alimentaria de Washington, que se opone a los cultivos transgénicos. Pero los que respaldan la biotecnología se sintieron satisfechos por su afirmación de que los riesgos de los alimentos transgénicos no son exclusivos. Michael Phillips, vicepresidente de la Organización de la Industria Biotecnológica, dijo en un comunicado que el informe "debería convencer a los pocos que continúan cuestionando la seguridad de estos cultivos".
.
La ingeniería genética consiste en la transferencia de un gen específico entre un organismo y otro. La hibridación, por su parte, consiste en la mezcla de miles de genes, la mayoría desconocidos. Otra técnica es el bombardeo de las plantas con radiación o su exposición a químicos para inducir mutaciones al azar, con la esperanza de encontrar una que se considere deseable. Los cultivos producidos por técnicas diferentes de la ingeniería genética prácticamente no están sometidos a regulaciones.
.
Para el doctor Marcelo Criscuolo, director ejecutivo de la compañía biotecnológica Biosidus, las conclusiones de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos eran esperables: "Si un pequeño agricultor cultiva lechuga y la lleva al mercado, no tiene que someterse a ningún control. En cambio, los alimentos derivados de organismos transgénicos están sometidos a una enormidad de controles. Y está bien que así sea. Pero esta conclusión no me sorprende -afirma-. En el mundo científico, no había muchas dudas al respecto". Actualmente, los investigadores de Biosidus están desarrollando papas con resistencia a virus.
.
El investigador subraya que la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria, entidad regulatoria local en esta materia, analiza el impacto de los cultivos transgénicos en el medio ambiente, determina la necesidad de producirlos, realiza inspecciones y mantiene un registro de organismos genéticamente modificados.
.
Por su parte, el doctor Alejandro Mentaberry, investigador del Conicet y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, explicó que "Todos los riesgos que pudieran tener los alimentos derivados de transgénicos son mensurables con la tecnología de la que disponemos actualmente. Podemos detectar hasta una única molécula, de modo que cualquier riesgo que exista es evitable". Y agregó: "Nuestra dieta actual es producto del método de ensayo y error que la humanidad empleó durante diez mil años. Todos los alimentos tienen algún tipo de tóxico, pero en las cantidades que comemos habitualmente no hacen daño. Por otro lado, un tomate transgénico es más parecido a su parental (es decir, aquel del que deriva) que un tomate común con otro tomate. Cuando se habla de alimentos, lo importante es la composición, que se mide por bandas variables. Luego se la compara con la de alimentos de los que se sabe que son saludables".

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-