Cocina & Salud > Cocina

Cocina a la sal, ultralight de verdad

Cocina a la sal, ultralight de verdad
Sólo tienes que cubrir totalmente un buen pescado o una buena carne con sal, humedecida y amasada, y hornear. Conseguirás deliciosos platos, llenos de sabor y bajísimos en calorías.

Tal vez la cocina a la sal resulte especialmente indicada para los pescados, lo cual no significa que las carnes no puedas utilizarla.

En esencia esta técnica consiste en extender de forma uniforme una capa de 5 cm de sal marina sobre la base de una cacerola de fondo grueso o bandeja de horno. Se acomoda el pescado o el alimento elegido sobre la sal y se cubre con otra buena capa de sal (1,5 kg de sal son suficientes para cubrir un pescado de 1 kg). Se rocían unas gotas de agua sobre la sal, mojando la mano y sacudiéndola sobre la fuente. Se hornea unos 30 minutos, si se trata de pescado y 1 hora y 15 minutos, si es una carne, a unos 180º. Una vez hecho, con ayuda de un pequeño martillo, se rompe la capa de sal de la suerficie. Se saca el alimento y se elimina el exceso de sal. Se sirve inmediatamente. La sal también permite cocinar a la plancha, sin grasas: sólo hay que calentar una capa fina de sal hasta que crepite, asando la carne o el pescado después.

El sodio es parte de la sal.

También es parte de otras mezclas usadas para dar sabor y preservar los alimentos. NHLBI dice que usted puede hacer algunos cambios sencillos que le ayuden a usted y a su familia a comer menos sal y sodio.

•Cuando compre

Escoja frutas y verduras como bocadillos en vez de papas fritas saladas y galletas saladas. Lea las etiquetas de los alimentos. Compre los que tienen marcado "reducido en sodio," "bajo en sodio" o "sin sodio". Reduzca el consumo de alimentos enlatados y procesados, como chorizo, mortadela, peperoni, salami, jamón, sopas enlatadas o de sobre, pepino encurtido y aceitunas.

• Cuando cocine

Un día disminuya un poco la cantidad de sal que usa. Con el tiempo se acostumbrará a comer menos sal.
Use especias en vez de sal. Dé le sabor a sus comidas con hierbas y especias tales como pimienta, comino, menta o cilantro.
Use ajo en polvo y cebolla en polvo en vez de sal de ajo o sal de cebolla.
Disminuya el uso de cubitos de caldo, salsa de soja y salsa de tomate (ketchup).
Preparar las sopas caseras con menos sal.

Sal fina Vs Sal de mar



•Cada alimento... su fórmula

Pese a que la técnica es la misma, varia según el tipo de alimento.

Toma nota de los pasos esenciales: Pescados se lavan y limpian bien, pero se dejan sin abrir, para que se cocinen en su jugo. Se dispone una capa gruesa de sal gorda sobre la fuente de horno sin nada de grasa, se pone encima el pescado y se tapa con otra capa de sal. Se humedece un poco con unas gotas de agua y se introduce en el horno previamente caliente. Se deja 20 minutos, por kilo de peso.

Carnes suelen necesitar una costra más sólida, por lo que se prepara mezclando sal gorda y harina, a partes iguales, se agrega un chorro de agua fría; se envuelve la pieza y se mete en el horno. Conviene retirar las adherencias de grasa. El tiempo recomendado es de 50-60 minutos por kilo de carne.

Aves hay que atarlas con hilo de cocina, para que no se deformen bajo el peso de la sal. Se disponen enteras sobre el fondo de sal, con el pecho hacia abajo, para que no penetre la sal. Se introduce la bandeja en el horno, previamente calentado y se deja 1 hora por cada kilo de peso.

Consejos útiles

• En general las costras de sal suelen retirarse de los asados antes de servir. No obstante, y dado que son muy vistosas, se pueden llevar a la mesa sin romper y proceder a abrirlos delante de los comensales. Si la costra está muy dura, se golpea con un martillo, con cuidado, para no romper el alimento.

• Conviene respetar los tiempos aconsejados. Siempre es preferible quedarse cortos a pasarse. Si se abre la costra y todavía no está el asado, siempre se podrá meter al horno unos minutos más. Por el contrario si el alimento está demasiado hecho, no habrá más soluciones.

• Otras costras muy consistentes La costra de sal también admite variaciones:

• Mezcla una cucharada de harina por cada kilo de sal gruesa y rocía con unas gotas de agua. Agrega a la sal, en lugar de harina, una clara de huevo (1 clara por cada kilo de sal), añade unas gotas de agua. Utiliza los tres ingredientes: sal gorda, harina y clara de huevo, remoja un poco.

Pollo Relleno Agridulce

• Ingredientes:

1 pollo de 1.5 kg (limpio), 3 kg de Sal Costa "Alta Cocina", 3 manzanas, 18 ciruelas pasas sin hueso, zumo de un limón, 35 g de margarina light, 1 vaso de nata o de leche evaporada, 1 vaso de vino blanco seco, 1 vaso de caldo de ave, 1 cucharada colmada de harina, canela en polvo, azúcar, pimienta y sal.

• Preparación

Se pela una manzana y se corta en dados; se cortan seis ciruelas por la mitad; se rocia el interior del pollo con el zumo de limón y se condimenta con pimienta; se rellena con las ciruelas cortadas y los dados de manzana. Se mezcla la sal con una taza de agua; se extiende la mitad sobre una fuente para el horno; se dispone el pollo y se cubre con el resto de la sal; se hornea a 200º durante aproximadamente 75 minutos.

Mientras tanto, se pela el resto de las manzanas y se rallan; se ponen en un cazo; se añaden las ciruelas restantes; se cubren con el caldo, la mantequilla y el vino; se condimenta con sal, pimienta, una pizca de canela y una pizca de azúcar; se cuece 25 minutos a fuego medio, hasta que las ciruelas estén bien blandas. Se mezcla la harina con la nata (o la leche evaporada, si hay problemas de sobrepeso) y se vierte en el cazo; se remueve unos minutos, hasta que la salsa se espese ligeramente.

Se rompe la costra de sal del pollo y se limpia la sal que haya quedado; se sirve cortado en cuartos y acompañado de la salsa de manzanas y ciruelas.

Calabacines gratinados

• Ingredientes:

2 calabacines, 250 g de Sal Costa "Alta Cocina", 30 g de margarina light, 1/2 cucharada rasa de harina, 1/4 l de leche, 30 g de queso parmesano rallado, nuez moscada, pimienta blanca molida, sal.

• Preparación

Se cortan los calabacines por la mitad a lo largo; se cubre el fondo de una sartén con la sal y se apreta con el dorso de una cuchara; se tapa la sartén y se calienta 3 minutos. Se ponen los calabacines sobre la sal con la parte cortada hacia arriba; se cuecen unos 5 minutos hasta que estén blandos. Se derrite la margarina en un cazo; se añade la harina y se remueve unos segundos; se incorpora toda la leche de una sola vez y se cuece sin dejar de remover con un batidor de varillas, durante unos 10 minutos, hasta que la salsa se haya espesado ligeramente; se salpimienta; se añade una pizca de nuez moscada y el queso parmesano rayado.

Se ponen los calabacines en una fuente para horno; se cubren con la salsa y se gratinan; se sirven enseguida.

Volver arriba Volver al Inicio