Cocina & Salud > Salud & Alimentos

En primavera, cuidado con las alergias

En primavera, cuidado con las alergias
En esta temporada se produce el mágico despertar de la naturaleza, y nos moviliza a todos por igual; siendo famosa como, estación de los jardines floridos, del amor, y... de las Alergias.

De golpe todo fluye como en un torbellino, y el aire se llena de sustancias extrañas para nuestro sistema detector inmunológico, aparecen: polvo, polen, pelos, plumas, parásitos de animales, insectos, y otros tóxicos dentro del organismo; como productos químicos (cosméticos, colorantes medicamentos etc.), .y la misma polución ambiental de cada día.

Además de estos factores físicos, hay por supuesto los originados por carencias, de orden afectivo o síquicos, que se somatizan en el organismo como eczemas, asma (necesidad de amor y protección paterna), cuyo origen comprobado está, en la sutileza del cuerpo mental y emocional al que no debemos descuidar por su impacto directo, en nuestra salud.

La herbolaria o fitoterapia, nos conecta directamente con la planta viva, que podemos mirar, oler, tocar, cultivada por nosotros o recolectadas (ortiga, llantén, diente de león, etc.). Es la medicina de siempre nacida de la sabiduría popular, con la simpleza de sus efectos.

Los síntomas más notables de la alergia son:

Picazón, urticaria, rinitis con secreción nasal enrojecimiento de los ojos, lagrimeo, tos, dificultad al respirar, asma, etc. Todas éstas, son alarmas que suenan en nuestro cuerpo físico, que debemos oír y no acallar, para encontrar el elemento alterante (alérgenos).

¿Qué podemos hacer para evitar las alergias de primavera?

Para evitar el contacto con el polen, en primavera y verano, se pueden establecer una serie de medidas:

Conocer al “enemigo”: Distintos tipos de polen provocan reacciones alérgicas en diferentes personas. No todos disparan las mismas reacciones en cada organismo. Los estudios médicos realizados por los alergistas les servirán para conocer a qué tipo de polen (u otros agentes) son alérgicos, para saber evitarlos cuando se presenten.

Controlar los horarios: La mayor producción de polen tiene lugar entre las 5-10 de la mañana y de 7-10 de la noche, por lo que es mejor evitar las salidas al aire libre en esos horarios.

Consultar el pronóstico del tiempo: Los días secos y ventosos dispersan el polen y son los más críticos para los alérgicos; en esos días, es mejor permanecer en casa o al menos en lugares cerrados. Por el contrario, en los días húmedos, sobre todo después de una lluvia, el agua lava y elimina los rastros de polen del aire, trayendo alivio y mejorando la respiración. Así que lo mejor es tomar previsiones antes de realizar cualquier actividad a la intemperie.

Evitar el contacto directo: En caso de realizar actividades al aire libre (especialmente en el jardín), una simple mascarilla de pintor servirá para evitar la inhalación de polen y retrasar la aparición de alergias. Evitar tumbarse en el césped y utilizar anteojos o gafas de sol al salir.

Cambiarse con frecuencia: El cambio de ropas varias veces al día permitirá mantener alejados los alergenos que se adhieren a las telas. Por el mismo motivo, es conveniente no secar la ropa al sol, para que las partículas de polen no se impregnen.

Bañarse con frecuencia: Como complemento de la recomendación anterior, una ducha refrescante y un lavado de cabello todas las noches servirán para eliminar todo rastro de polen del cuerpo y descansar mejor.

Mantener la casa limpia: En los hogares, limpiar los pisos con agua para que la humedad mantenga el polen en el suelo y no se disperse por el aire; limpiar con frecuencia las cortinas y aberturas por donde ingrese aire del exterior y utilizar equipos de aire acondicionado con sistemas de filtrado de polen (que deberán conservarse limpios y en condiciones). Dejar las ventanas cerradas cuando el viento sople hacia el interior de la habitación. Utilizar la aspiradora en vez de escobas o plumeros.

Consultar al médico: Existen remedios con efecto antihistamínico muy efectivos (muchos de ellos de venta libre) pero es mejor que sean recetados y controlados por un especialista que proporcione la mejor medicación para cada tipo específico de paciente.

Mantener las ventanas cerradas: por la noche y cuando se viaja en el coche; y/o utilizar aire acondicionado con filtros y cambiarlos con frecuencia.

El Asma

Recientes investigaciones han probado que los asmáticos, tienen bajo nivel de azúcar en la sangre, y alto el nivel de potasio, (lo opuesto a los diabéticos), por eso es nocivo el exceso de alimentos muy salados.

Los ataques de asma suelen producirse en general cerca de las primeras horas de la madrugada donde el nivel de azúcar es mínimo, momentáneamente, la crisis se puede aliviar, dando unas cucharadas de glucosa (glucolin), en 1/2 vaso de agua.

Recomendaciones generales:

•No ingerir demasiados: lácteos, harinas y azúcar, pues son formadores de mucosidad.
•Ingerir poca sal.
•Consumir productos integrales y vegetales orgánicos.
•Disminuir o eliminar los estimulantes, como el café, mate, té, alcohol, tabaco.
•Condimentar con aceites de primera presión, de soja, maíz, girasol.
•Beber jugos desintoxicantes, mezcle: 250g de zanahorias ,150g de pepino y 50gs de perejil.
•Un compuesto muy efectivo, como desintoxicante y vitalizador inmunológico
•es el té de kombucha.
•Evitar situaciones de alta tensión o Estrés; aprender a relajarse.
•Entre las plantas más utilizadas encontramos: Fumaria, Llantén, Ortiga, Menta, Saúco, Pensamiento, Manzanilla, Diente de león, Ajedrea, Agrimonia, Hamamelis, Avena, Tomillo, Viburnun ópulus, Lavanda, Eucaliptus, Bardana, Ginkgo biloba, Uña de Gato, Nogal, Noni, etc. Todas ellas, usadas solas o combinadas según las dolencias a tratar.

Plantas recomendadas

Las plantas antialergicas, no producen las reacciones, de los medicamentos sintéticos como sequedad, sueño, acostumbramiento, etc. Aquí van algunos recomendados:

Ajo. Es un excelente remedio natural contra las alergias. Se recomienda que las personas alérgicas lo consuman con mucha frecuencia en sus comidas o bien en forma suplementada en capsulas.

Uña de Gato. Los Ashaninkas, pueblo amazónico, utilizan esta planta para las alergias. Esta demostrado que su concentración de alcaloides es capaz de aumentar el nivel de inmunidad hasta un 50%. Ideal para tratar alergias químicas o al polen: en bronquitis y asma.

Noni. Este fruto combate también los efectos alérgicos. Debido a que tiene efectos antiinflamatorios e inhibidores de histamina, ayuda en alergias, afecciones cutáneas e inflamación. Adicionalmente, ayuda a reducir la gravedad de los síntomas de asma al fortalecer y regular el sistema inmunitario mejorando la estructura celular de los bronquíolos.

Llantén. Es una planta con propiedades antihistamínicas. Se utiliza para tratar catarros en las vías respiratorias altas y las afecciones inflamatorias de la mucosa bucofaríngea.

• Puede ser útil también para uso externo: picaduras, alergias, herpes, afecciones oculares.

Helicriso o Sol de Oro. Tiene propiedades antiinflamatorias, antitusivas y antialergénicas. Está indicado para alergias cutáneas, digestivas y respiratorias.

Otras Sugerencias

Para el asma leve o falta de aliento: hacer una infusión de una cucharada (15g), de ortiga e igual cantidad de tomillo en 3/4 lts. de de agua purificada o mineral, y beber durante el día. También se puede usar manzanilla, una pizca en una taza, dejar reposar 5 minutos tapado, inhale el vapor, cuele y beba.

Para rinitis alérgica: Infusión: preparar una cucharada sopera de las siguientes hierbas secas, eucaliptos(hojas), lavanda(flores), llantén(entera), fumaria (entera), agregar agua hervida en un jarro por 10 minutos y tomar 2 veces al día.

Para depurar eczemas: 1 cucharada de diente de león (entera), fumaria (entera), bardana (raíz). Preparar la infusión de 10 minutos y tomar 2 o 3 veces por día.

Volver arriba Volver al Inicio

Artículos relacionados

La Equinacea: Comprobada Solución Natural para la Gripe y los Resfrios

Alimentos que curan

Propiedades de las Frutas

¿Las frutas engordan?

Los Zumos o Jugos, Fuente de Salud

El noni y la hipertensión

Mantener una alimentación balanceada - Guia I