Dietas & Nutrición > Nutrición

Nutrición inteligente

Reducir medidas
La Nutrición inteligente no es un término místico. Es aportar alimentos con el equilibrio de macronutrientes que permita alcanzar un equilibrio hormonal que haga funcionar a su organismo con la máxima eficiencia.

Se lo puede definir como lograr mantener la insulina en unos límites ajustados: ni demasiado alta, ni demasiado baja.

Es decir que es una estrategia para lograr el control hormonal. Una vez que comience a pensar hormonalmente de los alimentos en lugar del habitual pensamiento calórico, usted comprobara porque muchas de las recomendaciones dietéticas hechas por los expertos en nutrición y dietas conducen al fracaso.

Para entender el pensamiento hormonal y sus implicaciones, usted debe saber lo siguiente: el nivel excesivo de la hormona insulina bloquea la utilización de la grasa corporal y mantiene la obesidad. ¿Cómo aumentan los niveles de insulina? Simplemente comiendo muchos hidratos de carbono sin grasa o también muchas calorías en sus comidas.

En general se cometen ambos errores. .La mejor manera de engordar seres humanos es elevar sus niveles de insulina alimentándoles con cantidades excesivas de grano, pero ahora en la forma de pastas, pan, cereales, azúcar refinado y almidones El estómago es básicamente un recipiente con ácido que recibe y desintegra los alimentos en sus componentes básicos. Para el estómago una barra de cereales tiene la misma cantidad de carbohidratos que 60 gramos de pastas. La mayoría de las personas no comería 4 barras de cereal, pero come 200 gramos de pastas.

El estómago no percibe ninguna diferencia.

Cuanto más hidratos come, más insulina se produce, y con ello mas se engorda. No todos somos genéticamente iguales. Cerca del 25% de la población es genéticamente afortunada pues tienen una baja respuesta insulínica a la ingesta de hidratos. Ellos nunca serán gordos a pesar que coman una dieta alta en carbohidratos. Tanto sean pastas, cereales, u otros.

Pero desafortunadamente hay un 75% de la población que tiene una respuesta insulínica alta y ello los hace engordar cada vez que comen un exceso de carbohidratos. Hace 10.000 años no había granos sobre la faz de la tierra. A través de su evolución el ser humano estuvo expuesto a un tipo de alimentos provenientes de la caza y la recolección. Cazaba animales magros, y comía los vegetales del entorno.

Es decir churrasco con ensalada. Y este tipo de alimentos ha modelado sus respuestas hormonales a través de su genética.

Esos alimentos diseñaron genéticamente al hombre. Cuando los granos fueron introducidos en la dieta humana sucedieron 3 eventos.

1º La humanidad dejo de ingerir la cantidad de proteína adecuada.
2º Aparecieron las enfermedades de la civilización moderna, por ejemplo artritis y ataques de corazón.
3º Se hizo frecuente la obesidad.

¿Cómo lo sabemos?

Estudiando comparativamente las momias de Egipto con los esqueletos del hombre del neopaleolítico-paleolítico. Se considera que los egipcios tenían la misma cantidad de obesidad que el encontrado hoy en los países con mayores índices de exceso de peso. Se puede determinar esto por el exceso de piel que se encuentra alrededor del abdomen de dichas momias. La dieta egipcia era muy similar a la recomendada actualmente por los popes de la nutrición, y los resultados también los mismos.

Comer grasa para quemar grasa

La grasa de la comida retarda el ingreso de los carbohidratos a la sangre, y con ello disminuye la producción de insulina. Puesto que es la insulina la que acumula grasa, tener algo de grasas en las comidas es importante para reducir aquella hormona. El mejor tipo es la grasa monoinsaturada, como la del aceite de oliva, aceitunas, palta, almendras y nueces.

El predictor numero uno de la enfermedad cardiaca y el infarto, no es el colesterol alto o la hipertensión arterial, sino niveles elevados de insulina en la sangre. ¿Cómo puede saber si tiene niveles altos de insulina? Mírese al espejo, si usted es gordo y tiene la forma de una manzana, tiene niveles elevados de insulina. Pero se puede ser delgado y tener elevada la insulina, ¿Cómo saberlo? Si usted tiene triglicéridos altos y colesterol bueno o HDL bajo tiene también niveles elevados de insulina. Esta es la razón por la que una dieta para perder peso alta en hidratos de carbono y baja en grasa puede ser peligrosa para pacientes enfermos del corazón, con triglicéridos altos y colesterol HDL bajo.

Los carbohidratos son una droga

El cuerpo necesita cierta cantidad de carbohidratos en cada comida para la óptima función del cerebro, .Sin embargo, el consumo excesivo de cualquier droga conduce a efectos indeseados o tóxicos. El efecto indeseado de los carbohidratos es un exceso en la producción de insulina, y con ello un serio peligro para la salud

Implicaciones de la Nutrición inteligente

La epidemia cada vez mayor de obesidad no esta causada por el exceso de consumo de grasas, que por otro lado ha disminuido en un 14% en los últimos 20 años. En ese mismo lapso se duplico la cantidad de gente obesa. Peso si es debida al consumo creciente de carbohidratos. El enemigo nunca ha sido la cantidad de grasa de la comida, sino cantidades excesivas de insulina promovida por cantidades excesivas de carbohidratos. Mantener la insulina en esa zona ajustada en la que se logra el funcionamiento óptimo debe ser el objetivo a lograr.

El aumento catastrófico de la obesidad tiene también implicaciones siniestras para el futuro de los sistemas de salud, donde millones de personas pueden ser conducidos involuntariamente hacia eventos cardiovasculares tempranos, debido a la producción creciente de insulina.

Controlar los niveles de insulina pueden invertir esa tendencia y de hecho, si usted incorpora Nutrición inteligente, está en ese camino.

Volver arriba Volver al Inicio

Artículos relacionados

La Nutrición en el Deporte

¿El cigarrillo puede afectar tu nutrición?

Suplementos en la nutrición

La Nutrición y las Enfermedades más Comunes

Hiperactividad, la clave esta en la Dieta

¿Qué es un mala Nutrición?

Sistema nervioso sano: la dieta como determinante

Grasas alimenticias y de condimento