Warning: embed_me.html could not be embedded. Las Margarinas Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Las Margarinas

.
1
Subtítulos
Margarina rica en fitoesteroles
Constituyen una fuente excelente de vitaminas A, E y son más saludables y menos calóricas que hace años...

Las margarinas son grasas semisólidas con aspecto similar a la mantequilla pero más utuosas.
Se obtienen mediante procedimientos industriales a partir de grasas insaturadas de origen vegetal (margarina 100% vegetal) o bien a partir de grasas de origen animal y vegetal mezcladas (margarinas mixtas).

Las margarinas 100% vegetales, se obtienen a partir de grasas con un elevado porcentaje de ácido linoleico (un ácido graso esencial para nuestro organismo), una parte del cual debe ser saturado con hidrógeno para que el alimento sea más estable, lo que hace que se originen "grasas hidrogenadas" y de "configuración trans", que en nuestro organismo se comportan como las grasas saturadas. A pesar de todo, la cantidad de grasa saturada en estas margarinas es inferior a la que aporta la mantequilla. La mantequilla contiene un 50% de ácidos grasos saturados, mientras que la margarina vegetal tiene un valor promedio de 26%. Además, la cantidad de grasas insaturadas (mayoritariamente, ácido linoleico) es notablemente mayor en la margarina que en la mantequilla y la margarina no contiene colesterol.

En la actualidad, son más saludables que las de hace unos años...
Los avances tecnológicos han permitido reducir significativamente (una tercera parte) la proporción de ácidos grasos trans, además del contenido total de grasas (de media, el 60% cuando antes tenían el 80%) y por tanto de calorías.

Tipos de margarinas:

La margarina es una emulsión sólida y extensible del tipo "agua en materia grasa", pero existen sensibles diferencias según la marca comercial y el porcentaje de grasa.

1- Margarina: 80% de materia grasa.
2- Margarina tres cuartos: contienen entre un 60% y un 62% de grasa.
3- Materia grasa para untar con un porcentaje de materia grasa de un 42 a un 55% aproximadamente.
4- Margarinas o materia grasa para untar enriquecidas en vitaminas (A, D, E, B2), minerales (calcio), fibra y fitosteroles.

Valor nutritivo:

Su ingrediente mayoritario es la materia grasa, compuesta por aceites vegetales (de maíz, girasol, soja, oliva…) y otras grasas, que pueden ser de origen animal (margarina mixta) o sólo vegetal (margarina 100% vegetal). El segundo ingrediente en las margarinas es el agua. Con la materia grasa y el agua, los ingredientes propiamente dichos, se forma la emulsión.

Los emulgentes (aditivos alimentarios) permiten que el agua y el aceite, líquidos inmiscibles (que no se pueden mezclar), permanezcan unidos, además de conseguir alimentos con menos grasa y menos calorías. Los emulgentes de mayor empleo son mono y diglicéridos de ácidos grasos (E 471) y la lecitina (E 322), ambos presentes en la naturaleza. Por otro lado, a muchas de las margarinas se les añade un poco de sal. El conservante que se utiliza con mayor frecuencia es el sorbato potásico (E 202, natural), eficaz contra el ataque de mohos y levaduras y menos contra las bacterias.

La margarina es una excelente fuente de vitaminas A y E. Además, generalmente se les añaden más vitaminas (A, D, E y B2 o riboflavina, esta última abundante en la levadura, el hígado y los lácteos). Algunas marcas añaden polvo de suero de leche y otras leche desnatada, para sustituir en parte al agua. En las menos calóricas, por su mayor contenido de agua es común el empleo de gelatina (proteína que estabiliza la emulsión de aceite y agua). Otras más novedosas añaden fibra soluble o fitosteroles (contribuyen a reducir el llamado mal colesterol -LDL-c) o sales cálcicas (para enriquecer la margarina en calcio), etc.

Ventajas e inconvenientes de su consumo

Aceites y grasas de origen vegetal constituyen la materia prima de las margarinas. Los aceites de maíz, oliva, girasol... tienen gran cantidad de ácidos grasos insaturados (más saludables que los saturados), como el oleico y el linoléico; este último es un ácido graso esencial (no puede ser sintetizado por nuestro organismo y debemos incluirlo necesariamente en nuestra dieta). El de soja contiene mucho ácido linolénico, otra grasa insaturada esencial. Las margarinas tienen también grasas saturadas, pero menos que la mantequilla y no contienen colesterol. Las más adecuadas son aquellas que contienen en menor proporción grasas "trans" e hidrogenadas.

Por su contenido calórico, deben consumirla con moderación aquellas personas que siguen regímenes para perder peso y quienes deben de llevar a cabo una dieta con restricción de grasas.
La margarina rica en fitosteroles está indicada para las personas con problemas de colesterol alto en la sangre.

Conservación:

Todas han de guardarse en el frigorífico, a una temperatura de 0-5ºC.
Se debe observar cual es la fecha de caducidad o de consumo preferente.
Conserve la margarina en su envoltura o protección original hasta que esté a punto de usarla.
Una vez abierto el envase, conviene taparla bien para evitar que se enrancie, lo que daría lugar a pérdida de vitaminas, grasas y ácidos grasos esenciales, además de alterar su sabor, tectura y aroma.

¿Mantequilla o margarina?

La margarina 100% vegetal, rica en grasas insaturadas, es más recomendable que la mantequilla en dietas de control de colesterol.

La mantequilla es una grasa obtenida de la leche mediante procedimientos mecánicos o bien por batido de la nata. Aporta un 80-85% de grasas, de las cuales un 60% son saturadas, una pequeña proporción poliinsaturadas (3%) y el resto monoinsaturadas. La margarina vegetal se obtiene mediante procesos tecnológicos más complejos, ya que se elabora a partir de aceites vegetales que a temperatura ambiente son líquidos y que por tanto, para adquirir esa consistencia sólida y untuosa similar a la de la mantequilla, han de sufrir importantes transformaciones. Se les inyecta hidrógeno, lo que provoca que parte de las grasas del aceite se transformen en "grasas hidrogenadas" con igual efecto sobre el colesterol sanguíneo que las saturadas. Existen diferentes tipos de margarinas con mayor o menor proporción de grasas hidrogenadas e insaturadas; por tanto, a la hora de la compra, se ha de leer bien el etiquetado y escoger preferiblemente aquellas que tengan mayor proporción de grasas insaturadas. Mantequilla y margarina son grasas diferentes y no se puede decir que una sea mejor que otra, si bien es cierto que las margarinas de alto contenido en grasas insaturadas son más recomendables que la mantequilla dentro de una dieta de control de colesterol.

Margarina rica en fitoesteroles

Recientemente ha salido al mercado una margarina rica en fitoesteroles, sustancias que reducen los niveles del llamado "mal colesterol" (LDL-c) del organismo.

La ingesta diaria de alimentos ricos en fitoesteroles reduce los niveles de LDL, disminución que asciende al 10 por ciento al cabo de tres semanas de su consumo diario. Los fitosterolesson sustancias vegetales similares al colesterol humano. Al aportarlos en la dieta, la absorción de colesterol en el intestino se bloquea. En estas propiedades se basa una margarina, aprobada como alimento funcional por parte del Comité Científico de Alimentación Humana de la Unión Europea y por la FDA americana.

Este alimento actúa como un fármaco hipolipemiante (capaz de reducir el colesterol), con la ventaja de que la tolerancia es buena y no conlleva los trastornos de otros fármacos con un mecanismo de acción similar, concretamente, las resinas.

El consumo de unos 20 gramos diarios de esta margarina, cantidad suficiente para dos rebanadas de pan, basta para obtener reducciones de LDL de entre el 10 y el 14 por ciento. Sin embargo, el consumo de fitoesteroles puede asociarse a determinados desequilibrios, tales como una reducción del 18 por ciento de los niveles de beta-carotenos o provitamina A y la deficiente absorción de las vitaminas liposolubles o solubles en grasa, A y K.

La dieta mediterránea compensa las disminuciones, por lo que no supone ningún riesgo. No obstante, conviene controlar su ingesta (por la disminución de estos nutrientes) en personas con necesidades nutritivas elevadas; niños y adolescentes en periodo de crecimiento, embarazadas y madres lactantes y personas que sufren de alteraciones en el aparato digestivo (maldigestión y malabsorción), las cuales impiden un correcto aprovechamiento de ciertos nutrientes de los alimentos

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-