Warning: embed_me.html could not be embedded. Las Gelatinas Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Las Gelatinas

.
1
Subtítulos
Postres para todo gusto
Gelatina de frutas
La grenetina es un alimento cuyas propiedades lo hacen ideal para deportistas, personas convalecientes, con sobrepeso y mujeres embarazadas; comúnmente se consume en forma de mousses y gelatinas, recetas versátiles que se encuentran entre las favoritas de todos los niños.

En esta época de calor, nada mejor que deleitar al paladar con alimentos frescos y saludables, que a la vez sean siempre distintos y nos sorprendan con su audacia al combinar sabores diversos. Tenemos la solución ideal para todos los miembros de la familia, incluyendo a los de paladar más exigente.

Gelatinas y mousses son exquisitas alternativas para combinar los sabores de lácteos, licores y otros productos, a la vez que se logran equilibrios nutrimentales de gran valía, ideales para personas con requerimientos especiales (mujeres embarazadas o en lactancia; gente que se recupera de operaciones, con problemas en articulaciones y atletas), así como para animar a los niños a probar los sabores de las frutas de temporada.

Sin embargo, debe reconocerse que el papel protagónico de tan aplaudidos postres, responsable de su consistencia peculiar y atractiva, es una sustancia muy antigua de la que todos hemos escuchado hablar alguna vez en nuestra vida y que en la actualidad comienza a ser estudiada científicamente con resultados muy halagadores: la grenetina.

Vieja conocida

La grenetina es el ingrediente especial de muchas recetas y cuyo uso cobra cada vez más interés en la industria alimenticia; se trata de un compuesto obtenido de los huesos y pieles animales, principalmente del cerdo, que a través de distintos procedimientos es separado de la grasa. Su componente principal es una proteína llamada colágeno, que disuelta en agua y sometida a bajas temperaturas adquiere peculiar consistencia, conocida como coloidal, que se encuentra justo entre los estados líquido y sólido.

Cierto es que la grenetina se ha utilizado en alimentos, cosméticos y medicamentos desde la época del antiguo imperio egipcio, pero fue en Francia durante la época napoleónica cuando comenzó su auge en alimentos y medicamentos; más aun, aunque su obtención es relativamente sencilla (la consistencia parecida a un gel que adquiere un caldo o consomé cocinado con huesos se debe a la presencia de este compuesto), fue hasta la primera mitad del siglo XIX que el investigador Peter Copper logró obtenerla en estado puro, y en 1845 consiguió la patente para su uso.

Es interesante saber que desde hace varias centurias se han atribuido propiedades medicinales a este producto, pero también que las investigaciones modernas han ratificado las añejas conclusiones que se tenían. Por ejemplo, es tradicional el empleo de grenetina en dietas para tratar problemas en articulaciones (fortalece huesos y combate artritis), además de que es fácil de digerir y ayuda en la atención a trastornos estomacales, gastritis y exceso de acidez en el estómago y tracto digestivo en general.

Postre muy saludable

Gracias a un estudio realizado en el Departamento de Medicina Deportiva de la Universidad Heinrich-Heine de Dusseldorf, en Alemania, se ha llegado a la conclusión que consumir gelatina (hijo predilecto de la grenetina) en forma regular puede aportar importantes beneficios a la salud: además de contener proteínas y sales minerales, produce aumento de hidroxiprolina, componente del colágeno que tiene acción regenerativa sobre las articulaciones.

La investigación se realizó con ayuda de 20 deportistas de 24 años de edad en promedio, que sostuvieron sesiones de entrenamiento físico durante varios meses, de una hora durante tres días a la semana; la mitad de ellos recibieron 10 gramos diarios de gelatina y la otra mitad no. Los niveles de aminoácidos fueron examinados cada cuatro semanas en ambos grupos, y los análisis practicados demostraron un incremento significativo de hidroxiprolina en los atletas que consumieron grenetina.

Esto también ayuda a explicar con más claridad por qué los alimentos con este compuesto son consumidos tradicionalmente en dietas para aliviar los efectos de osteoporosis o artritis.

Por si fuera poco, los especialistas señalaron que este producto también contiene arginina, aminoácido del cual nuestro organismo obtiene creatina, compuesto vital para las células musculares que es capaz de aumentar el peso de un atleta sin añadir grasa.

Asimismo, la gelatina es empleada habitualmente en la alimentación de personas con obesidad y diabetes; debido a que es difícil renunciar a la tentación de las golosinas, los médicos recomiendan el consumo de gelatinas dietéticas (endulzadas con sustitutos de azúcar), tanto porque no representan calorías extra como por no ocasionar complicaciones en el control de la glucosa en sangre.

Como elemento adicional, la gelatina tiene la peculiaridad de retener líquidos, evitando que éstos salgan inmediatamente del estómago y brindando sensación de saciedad. Este mismo principio ayuda a neutralizar la producción excesiva de ácidos gástricos, que son "encapsulados" por las moléculas de grenetina, volviéndolos menos dañinos y reduciendo el riesgo de gastritis.

Debido a que se extrae de huesos animales, la grenetina también proporciona calcio, por lo que se recomienda su consumo a mujeres embarazadas o que están lactando, pues ayuda a prevenir que sus huesos carezcan de este mineral necesario para alimentar a su hijo, sea en el vientre o a través de leche.

Finalmente, y dada su fácil digestión y propiedades, las gelatinas son empleadas como uno de los primeros alimentos que se ofrecen en los menús de hospitales a los enfermos convalecientes.

Postres para todo gusto

La grenetina es empleada en la elaboración de postres caseros, aunque su uso más frecuente es en mousses y gelatinas. En cuanto a los primeros, podemos decir que se trata de mezclas ligeras, esponjosas y dulces, y entre sus ingredientes se encuentran crema batida, huevos enteros (o sus claras), fruta y semillas; empero, esta receta puede ser también salada y elaborarse con pescado, mariscos u hongos, entre otros alimentos; entonces se llama aspic.

Las gelatinas, en cambio, se obtienen básicamente de la unión de grenetina y agua, aunque ésta última es sustituida en numerosas ocasiones por leche. Esta misma sencillez permite recurrir a toda una gama de posibilidades en la que caben quesos, yogurt, licores, miel, ciertas frutas y verduras, chocolate, café, nueces, almendras, crema batida y hasta helados.

En el mercado existen gelatinas que ya incluyen saborizantes, y en sus instrucciones se especifica claramente la cantidad de líquido en que se deben disolver (usualmente 500 mililitros o un litro), pero cuando se utiliza grenetina natural debe saberse que una bolsita o sobre contiene 10 gramos, los necesarios para dar consistencia adecuada a dos tazas de agua o leche.

Asimismo, en la elaboración de estos postres se recomienda restringir el uso de piña, papaya, kiwi e higos, ya que contienen enzimas que impiden la solidificación de la grenetina y provocan que se corte. En el caso particular de la piña, es posible emplearla sin problemas siempre que sea de lata, ya que ha sido hervida y endulzada para eliminar el exceso de ácido.

Para que goce de los placeres de este platillo, le ofrecemos receta sencilla muy fresca:

Gelatina de frutas

Ingredientes

  • 2 sobres de grenetina
  • 2 y 1/2 tazas de agua
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1/2 cáscara de limón rallada
  • 4 cucharadas de vino blanco
  • 1/2 lata de peras en almíbar
  • 1/2 lata de duraznos en almíbar
  • 1 taza de almíbar de frutas
  • 400 gramos de frutas frescas al gusto (mango, gajos de naranja o mandarina, melón, fresas, ciruela pasa, plátano, guayaba o manzana)
  • Color vegetal (opcional)

Preparación

Primeramente se hidrata la grenetina en media taza de agua, se agita y se deja reposar 10 minutos aproximadamente. Las otras dos tazas del líquido se ponen al fuego junto con azúcar y almíbar; poco después se añaden la cáscara de limón y el vino.

Cuando la mezcla hierve se incorpora la grenetina hidratada a la vez que se realizan movimientos cuidadosos pero constantes para que los ingredientes se integren bien. En este momento se puede agregar, si se desea, un poco de colorante vegetal. Una vez que se tenga una solución uniforme se deja enfriar.

En tanto, se prepara un molde acomodando las frutas bien escurridas, donde se vaciará la mezcla que contiene la grenetina, ya fría. Se refrigerará hasta que esté firme; para acelerar el cuajado puede ponerse el molde en agua y hielo. Finalmente, se saca del recipiente y se sirve al gusto.

Después de esta sencilla tarea sólo queda disfrutar el sabor y la frescura de sus nutritivas y saludables cualidades. Que la disfrute durante esta época de calor.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-