Dietas & Nutrición > Nutrición

Los Chicos y la Fruta

Reducir medidas
Qué hacer para que los más pequeños tomen más fruta Los niños y niñas deben consumir al menos dos o tres piezas de fruta al día por su aporte nutritivo.-

Las frutas contienen una gran cantidad de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, sustancias que regulan todos los procesos que tienen lugar en el cuerpo, y que por tanto, son indispensables para el buen funcionamiento del organismo.

Los más pequeños suelen mostrarse reacios a consumir fruta, a excepción del plátano, fácil de pelar y de agradable sabor dulce. Sin embargo, se debe promocionar el consumo de todo tipo de frutas, ya que hay ciertas vitaminas o minerales que se encuentran en unas y no en otras. Así el plátano aporta mucho potasio, pero sin embargo, tiene un contenido insignificante de vitamina C.

¿Qué podemos hacer para promocionar el consumo de frutas?

En el colegio....

Muchas madres y padres se ponen de acuerdo a la hora de programar los almuerzos de los más pequeños. Semanalmente, incluyen para todos por igual diferentes tipos de frutas en la bolsa del almuerzo; el lunes mandarinas, el martes manzana, etc. Los niños y niñas aprenden por imitación, y realizar este tipo de iniciativas contribuye de modo muy positivo a que se adquiera el hábito de tomar distintos tipos de fruta.

En casa...

Se debe intentar que los niños y niñas participen en la compra y en la cocina, en la medida de sus posibilidades, para motivarles y enseñarles la importancia de comer de todo. Podemos elaborar con ellos recetas de sorbetes de frutas, macedonias, batidos (yogur con frutas frescas...), gelatina con trozos de frutas, etc.

En casa...

La fruta puede presentarse de distintas maneras:

Al natural o en zumo, trituradas y batidas con yogur (una sola fruta o varias que armonicen: Por ejemplo batido de fresas, naranja y yogur), en compota o en puré puré cubierto con una capa de yogur y canela (por ejemplo: puré de manzana con yogur de limón), puré de una fruta con trozos de otra (por ejemplo: puré de manzana con trozos de plátano y pera cocida), asadas, cortada en trozos (macedonia), macedonia sobre un fondo de yogur o queso fresco, macedonia con trozos de queso fresco o de gelatina de frutas. Las frutas también pueden llevar alguna salsa del tipo de helados o cremas, para ocasiones especiales. Por otro lado, se pueden elaborar salsas de frutas: Se tritura la fruta y se le añade azúcar y un poco de zumo de limón (de fresa, de kiwi, de albaricoque, de piña ), pudiéndose mezclar con yogur o queso fresco o requesón batido, etc.

En casa...

Decálogo de la nutrición saludable para niños y adolescentes

Basado en los 10 consejos para una alimentación saludable elaborados por el Consejo Europeo de Información sobre Alimentación en colaboración con la Federación Europea de Asociaciones de Dietistas

1.Tu alimentación debe ser variada

Nuestro organismo necesita 40 nutrientes diferentes para mantenerse sano. Ningún alimento los contiene todos, de modo que no conviene comer siempre lo mismo. Disfruta de tus comidas en compañia de familiares y amigos y fíjate en lo que comen los demás. Seguro que descubres nuevos alimentos para dar a tu dieta mayor variedad.

2. Toma frutas y verduras

Las frutas, verduras y hortalizas contienen nutrientes que te ayudan a prevenir enfermedades, de modo que no olvides incluirlas cada día en tu dieta. Estos alimentos pueden ser un complemento ideal en cada una de las cinco comidas que debes realizar durante el día (desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena).

3. La higiene, esencial para tu salud

No toques los alimentos sin haberte lavado las manos antes. Cepilla tus dientes al menos dos veces al día y recuerda que, tras el cepillado nocturno, ya no deberías ingerir alimentos alguno ni otra bebida que no sea agua.

4. Bebe lo suficiente

Es fundamental mantener el cuerpo bien hidratado, ya que más de la mitad del peso es agua. Asegúrate, por tanto, que recibes el aporte necesario de líquido (al menos 5 vasos cada día). Si hace mucho calor o realizas una actividad física intensa, deberás incrementar el consumo de líquidos para evitar deshidratarte.

5. Haz cambios graduales

No intentes cambiar tus hábitos de alimentación y comportamiento de un día para otro. Te resultará mucho más fácil hacerlo poco a poco, marcándote objetivos concretos cada día. No prescindas de lo que te gusta, pero intenta que tu dieta, en conjunto, sea equilibrada.

6. Consume alimentos ricos en hidratos de carbono

La mayoría de las personas consumen menos hidratos de carbono de los que necesitan. Al menos la mitad de las calorías de tu dieta debería proceder de estos nutrientes. Para aumentar el consumo de hidratos de carbono, debes comer pan -y en general, productos elaborados a base de trigo y otros cereales tales como cereales de desayuno, galletas...-, pasta, arroz, patatas y legumbres.

7. Mantén un peso adecuado para tu edad

Evita pesar mucho más o mucho menos de lo que deberías. Para saber cuál es tu peso correcto debes tener en cuenta muchos condicionantes: edad, sexo, altura, constitución, factores hereditarios.... El exceso de peso se produce cuando tu cuerpo recibe más calorías de las que gasta. La grasa nos proporciona algunos que de los nutrientes que necesita nuestro organismo, pero también es la fuente más concentrada de calorías. Por tanto, si alguna de tus comidas es especialmente grasa, altérnala con ingestas más ligeras

8. Come regularmente

Nuestro cuerpo necesita disponer de energía a cada instante del mismo modo que los vehículos precisan combustible para moverse. Al levantarnos, depués de pasar toda la noche sin comer, nuestro nivel de energía está muy bajo de modo que conviene hacer un buen desayuno. Durante el día, si sólo comes a la hora de la comida y de la cena, tu organismo pasará también demasiadas horas sin recibir aportes energéticos. Aprovecha el recreo de media mañana para comer alguna cosa y no dejes de merendar por la tarde.

9. Haz ejercicio

Una bicicleta que no se usa acaba oxidándose. Con los músculos y los huesos ocurre lo msimo, hay que mantenerlos activos para que funcionen bien. Intenta hacer algo de ejercicio cada día. Sube por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor y, si puedes, ve caminando al colegio. La hora del recreo es un buen momento para practicar alguan actividad física (jugar a futbol, saltar a la comba...). Cada uno de nosotros hemos de probar y practicar el deporte que más se ajuste a nuestro gusto.

10. Recuerda que no hay alimentos buenos ni malos

No te sientas culpable por comer determinados alimentos. Eso sí, evita los excesos y asegúrate de que tu dieta es lo bastante variada como para resultar equilibrada. Equilibrio y variedad son las claves para que tu alimentación te ayude a mantener una buena salud.

Volver arriba Volver al Inicio