Dietas & Nutrición > Nutrición

Cuándo comer fruta

Cuándo comer fruta
Comer fruta como postre es una cuestión cultural que evita la ingesta de alimentos ricos en proteínas y grasas (dulces, etc.)

La fruta es un alimento muy rico en vitaminas y minerales, de bajo aporte calórico y con un porcentaje de agua que oscila entre un 80 y un 95%. Es pobre en proteínas y nula en grasas (excepto el aguacate).

Se aconseja consumir de 3-4 piezas de fruta al día, de las cuales, al menos 1 debe ser un cítrico (aporte de vitamina C). Si se consumen en forma de zumos, habrá de hacerse recién exprimidas para evitar la pérdida de vitaminas por la acción de la luz.

No está claro cuando es mejor comer la fruta.

Algunos expertos recomiendan comerla antes de las comidas para evitar así posibles dificultades digestivas consecuencia de la fermentación de los azúcares. Asimismo señalan que la fruta posee ciertas sustancias ácidas que estimulan las secreciones del estómago lo que facilitaría la digestión.

Existen dos frutas, la piña y la papaya que parece que facilitan la digestión de las proteínas si se consumen al mismo tiempo que otros alimentos. Pero no hay que olvidar que la fruta aporta las mismas calorías se coma antes o después de las comidas. En algunas dietas de adelgazamiento recomiendan comerla primero por el efecto saciante que producen y evitar así la posterior ingesta de grandes cantidades en la comida.

Asimismo, comer la fruta de postre evita la ingestión de otro tipo de alimentos (dulces, etc) que poseen mayor valor calórico y contenido en grasas. También es bueno como postre porque los ácidos que contienen ayudan a realizar una limpieza de la boca.

Las necesidades energéticas de cada individuo van variando a lo largo de su vida, y dependen de multitud de factores; edad, sexo, actividad física.... Lo importante para no engordar es mantener siempre un equilibrio entre las calorías ingeridas y las gastadas.

¿Cuanta fruta es necesaria?

Por la mañana:

1 vaso de 250grs. de jugo de naranja exprimido en vez de café, té, o mate.
1 taza de queso cottage con pedacitos de manzana, ananá o banana (peras mejor no, porque tienen demasiado azúcar y además se ponen demasiado negras y blandas enseguida).
Una manzana (sin pelar) para comer camino a la oficina, o a la facultad.

Al mediodía:

Asegurarse de comer también una ensalada de frutas, y no... no es cosa de mujeres!

A media tarde:

Tomar algún jugo de frutas o leche Ades, o Soy Más, o licuado con agua y sin agregarle azúcar extra. En caso de desesperación por algo dulce, recurrir a las pasas de uva, rubias y sin semillas. Hacen milagros y son fáciles de llevar en el portafolio o en el bolsillo porque no se aplastan y tampoco manchan. No te asustes de llevar una manzana a la reunión de trabajo. Puede ser que seas el único, pero pronto tendrás compañía…

En la comida de la noche:

Podés comenzar la comida con un pomelo cortado al medio con una cucharada de té de azúcar negra. También se puede poner en el microondas o en el horno y comer caliente. Es rico y no tenés que saber cocinar.

Según el National Cancer Institute de Estados Unidos, una porción se calcula así:

En frutas:

1 fruta mediana o,
3/4 tazas de jugos de frutas frescos o en cartón o,
1/4 de taza de fruta seca como las pasas de uva, ciruelas o orejones.

La Fruta es un Alimento Vivo

La fruta está totalmente llena de enzimas, hasta cierto punto está en un estado casi predigerido, madura con el sol. Cuando tomamos la fruta se mantiene viva durante un largo tiempo, sigue madurando. Al comer fruta no destruimos ninguna vida. La fruta tiene la semilla dentro de sí misma y al distribuir la semilla cooperamos con la reproducción de una nueva fruta.

Comer fruta no tiene nada de dañino, no tiene desventajas. Nuestros cuerpos también son cuerpos VIVIENTES, nuestras trillones de células se renuevan constantemente y necesitan una nutrición que este VIVA. ¿Cómo puede dar vida un alimento muerto? ¿Cómo podemos mejorar nuestro bienestar físico y mental con comidas que han perdido todo su valor al ser cocinadas?

Existen vitaminas y minerales en estos alimentos, pero no la FUERZA VITAL que encontramos en alimentos sin cocinar, particularmente en la fruta.

Los alimentos elaborados, como los lácteos, son alimentos muertos. Por cierto, el queso tiene calcio, pero no el alimento VIVO que el cuerpo requiere. De todos los alimentos la fruta es la que tiene la más alta capacidad de purificación, y al estar bajo una dieta basada principalmente en frutas, el cuerpo hace uso de ésta capacidad para desintoxicarse y eliminar toxinas. Este, es realmente el secreto de la dieta, sus capacidades de desintoxicar al cuerpo dándole la oportunidad de purificarse.

Volver arriba Volver al Inicio