Dietas & Nutrición > Nutrición

Cuando las vitaminas nos juegan en contra

Cuando las vitaminas nos juegan en contra
Si carece de los conocimientos mínimos sobre el poder que tienen las vitaminas y los riesgos que representan, si se toman en exceso, lo mejor es que se informe antes de ir a la farmacia, agarrar una cesta y llenarla de potes coloridos cuyas etiquetas prometen el cielo y las estrellas.

De acuerdo al especialista, tomar vitaminas no es un asunto tan sencillo como parece, pues no se trata –para nada– de acercarse a la farmacia y comprarse una docena de potes cuyas etiquetas indican los beneficios de las vitaminas A,B,C,D,E, etc. y cientos de combinaciones de estas con minerales que las hacen apropiadas para ésta o aquella carencia o afección que sufra el organismo. Antes de emprender esa cruzada, que puede hacer más daño que bien al cuerpo, lo mejor es consultar a un especialista y seguir sus indicaciones.

Angel Gabet es venezolano y nutricionista, persona experta en el tema e idónea para llegar al tema de los suplementos vitamínicos de la mano de un guía que sabe lo que dice. Ejerce en las ciudades de Puerto la Cruz –estado Anzoátegui– y Caracas.

Multiplicidad de valores

"Hablemos de los multivitamínicos: en principio, y antes de pensar en hacerse dependientes de frascos de colores, las personas deben estar conscientes de que lo más saludable para su organismo es seguir una dieta balanceada con todos los requerimientos energéticos que demanda la actividad diaria. Pero si la idea es escoger un multivitamínico, sostiene Gabet, las investigaciones han determinado que –en el caso de mujeres encinta– el ácido fólico previene defectos de nacimiento. Consumido por otra persona cualquiera, colabora a mantener bajos los niveles de aminoácidos (frecuentemente asociados a afecciones del corazón) en el organismo. Si alguien quiere tomar un multivitamínico diariamente, lo mejor es elegir aquel que ofrezca 100 a 150% de los valores vitamínicos requeridos de la A a la E, incluyendo, por supuesto, ácido fólico", explica Gabet.

¿Odias la leche?

Para evitar enfermedades como la osteoporosis en la edad adulta (especialmente las mujeres), las personas deben consumir calcio desde niños.

El problema está en que no a todo el mundo le gusta la leche, e incluso hay quienes rechazan derivados como quesos, yogur o mantequilla, por ejemplo. "Estos son casos –comenta Gabet– en que es necesario consumir vitamina D la cual ayuda a mantener los niveles de calcio que demanda el esqueleto para fortificarse".

Con el paso de los años, el cuerpo humano pierde su habilidad de crear esta vitamina, proceso que va en declive y alcanza su punto crítico al arribar a la quinta década. La mejor manera de suplir la carencia es consumir diariamente un suplemento de calcio con un añadido de 200 IU de vitamina D.

Resfriados a cada rato

Aquellas personas que viven estornudando y con un pañuelo en la mano a causa de frecuentes resfriados, es probable que tengan deficiencias de vitamina E. Aquellos en cuyas familias haya antecedentes de afecciones cardíacas, deberían estar alerta y orientar sus velas hacia el consumo de esta vitamina. Pero ¿cuál es la forma correcta de tomarla?

El especialista responde:

“La recomendación es consumir a diario 30 IU. Un multivitamínico cualquiera generalmente no aporta esta cantidad, por eso es menester tomar una pastilla de vitamina E adicional para lograr un porcentaje mayor al establecido. Recientes estudios demuestran que dosis de entre 300 a 600 IU al día, reducen en gran medida la posibilidad de padecer ataques de corazón.”

No extralimitarse

Frutas cítricas, como la naranja, son portadoras de vitamina C pero si se es una de esas personas que se mantienen lejos de las frutas (error garrafal), entonces debes pensar en tomar una tableta diaria que contenga esta vitamina. "Lo recomendado diariamente es 60 mg, pero ahora –tras conclusiones derivadas de estudios recientes–, se ha determinado que el organismo necesita más que eso de forma que pueda reducirse el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, estómago o colon. Lo mejor es consumir 250 mg de vitamina C al día; no vale la pena tomar más porque el resto será evacuado por el cuerpo. Es más, se sabe que dosis más altas atentan contra el ADN".

¿Qué hay de los minerales?

Vitaminas y minerales van de la mano. Entonces no está de más un brochazo de información al respecto. Según el nutricionista consultado, minerales como el selenio, hierro y potasio, son necesarios para prevenir algunas enfermedades.

“El riesgo de padecer cáncer de pulmón, colon y próstata, se reduce sensiblemente si la persona consume al día por lo menos 200 mg de selenio.

Son varios los multivitamínicos que suplen una pequeña cantidad de este mineral pero, para curarse en salud, es bueno adquirir un suplemento adicional sin llegar a exagerar pues más de 800 mg diarios pueden generar náuseas, vómitos, fatiga y caída del cabello. En cuanto al hierro, generalmente los multivitamínicos aportan 18 mg (suficiente) pero, por ejemplo, las mujeres embarazadas o que estén lactando demandan mucho más. Si hablamos de potasio las personas que padecen de presión alta necesitan una mayor cantidad de potasio que la que aporta un multivitamínico. En este caso, es ideal tomar dos píldoras adicionales de 500 mg al día.”

Antes de lanzarte a consumir multivitamínicos o vitaminas aisladamente lo mejor es consultar a un médico o nutricionista pues las mezclas de suplementos ingeridos diariamente que sumen más de 600 IU pueden producir jaquecas, cálculos renales, calcificación de las válvulas cardíacas y fatiga. Lo mejor en todo caso es no automedicarse.

Volver arriba Volver al Inicio