Warning: embed_me.html could not be embedded.
Productos light: lo que se debe saber
Sección - Dietas >>

-
El consumo indiscriminado de una gran cantidad de productos "light" puede traer consecuencias nocivas para la salud, incluso efectos contrarios a los buscados.
-
Chitosán - Fibra quemagrasa dietaria
carritodecompras

El consumo indiscriminado de una gran cantidad de productos "light" puede traer consecuencias nocivas para la salud, incluso efectos contrarios a los buscados.

¿Qué significa esta palabra?

Ni más ni menos que leve, liviano, ligero, lo que sugiere desde el punto de vista médico y comercial, que los alimentos así denominados tienen un bajo contenido de calorías, es decir, que son adecuados para quienes intentan hacer una dieta. Pero hay algo que se debe tener en cuenta: el hecho de que aparezca en el envase la palabra light no es garantía de que servirá para bajar de peso, más si consideramos la falta de información complementaria de que adolecen. Contenido de sodio, calorías y grasas no siempre aparecen mencionados con claridad.

Los productos que pretenden esta denominación deberían reunir algunos requisitos básicos: no más de 40 calorías por ración, ni de 4.0 calorías por gramo, y una tercera parte menos de calorías que el producto en su versión original. Uno de los principales inconvenientes de la llamada onda light es, precisamente, el desconocimiento por parte del público de lo que realmente están consumiendo y si es adecuado para la dieta que están realizando.

Entre los datos a tener en cuenta se debe prestar atención al recuento total de proteínas, calorías, grasas, colesterol, azúcares, carbohidratos, fibras y sodio, como también al tamaño de la ración expresado en medidas domésticas.

Por ejemplo: muchos productos a base de frutas son naturalmente azucarados porque poseen fructosa, y sin embargo sus envases lucen relucientes la palabra light. El tema del azúcar merece un capítulo aparte. Este elemento es el combustible del organismo que provee de energía a todos los órganos y músculos, especialmente el corazón y el cerebro. Su consumo en exceso es responsable de la hipertensión, diabetes, caries y el tan temido aumento de peso. Como vemos, tanto su carencia como su exceso son perjudiciales. Según los nutricionistas, el azúcar no debe pasar del 10% de los aportes calóricos diarios. Con respecto a los edulcorantes (sacarina, ciclamato, aspartame) que la sustituyen en los productos light, éstos endulzan dos veces más que la propia azúcar, pero su abuso puede causar cefaleas, problemas gastrointestinales, vértigo, fatiga, depresión, irritabilidad e incluso problemas menstruales. La paradoja además, es que según estudios de investigadores americanos de la Food and Drugs Administration, los edulcorantes estimulan el apetito, efecto opuesto al buscado.

Energía calórica

Los productos light son, como vimos, aquellos que prometen bajas calorías y se adecuan a las dietas para adelgazar, pero: ¿qué son en realidad las famosas calorías? Se llama así a la cantidad de energía que los alimentos consumidos producen en el organismo. Una caloría es el calor necesario para elevar la temperatura de un litro de agua desde los 15º a los 16º, a la altura del nivel del mar. Como promedio, un hombre necesita unas 3000 calorías por día para permanecer activo. El abuso en el consumo de alimentos bajos en calorías provoca, por lo tanto, una carencia de energía.

Según los expertos, una dieta equilibrada debe contener 115g de proteínas, 40g de grasas y 480 de hidratos de carbono. Una dieta basada completamente en productos light no cumple ni remotamente este requisito. Por lo general, estos alimentos poseen un bajo contenido de grasa y está comprobado que la falta absoluta de esta sustancia puede ser responsable de varios males cardíacos, al igual que la carencia de azúcares. Una equilibrada reducción de ambos resulta beneficiosa para el organismo. Por otro lado, el reemplazo de los alimentos naturales que engordan por otros, preparados y "lightizados" que engorden menos, se revela como un mero paliativo: El peso perdido de esta forma se recupera con facilidad al cabo de un tiempo.

Lo mejor, entonces, es mejorar los hábitos alimentarios reduciendo el consumo de grasas y azúcares y aumentando el consumo de alimentos naturales, en especial los que tienen un alto contenido de fibras.

¿Garantía de calidad?

Respecto a la calidad de los alimentos hay que tener en cuenta que, en muchas ocasiones, en los procesos industriales para obtener estos productos se pierden ciertos nutrientes, sobre todo aquellos que se relacionan con las grasas. Esa es la razón de que, con frecuencia, se añadan algunas vitaminas y minerales.

En general no se puede decir que el consumo de lights sea ni bueno ni malo; simplemente hay que tener cuidado de lo que se come, leer las etiquetas con atención y, por supuesto, no dejar de ingerir productos naturales. Es decir, lo mejor es tratar de combinar de una manera lógica ambos tipos de alimentos.

¿De verdad son light?

Uno de los mayores problemas que presentan los denominados productos light es que no todos son lo que dicen ser. Es decir, en más ocasiones de las debidas aparece la calificación light en productos que no lo son. Según un acuerdo de la Comisión Interministerial para la Ordenación Alimentaria (CIOA) sólo se podrán denominar light o ligero aquellos productos cuyo valor energético haya sufrido una reducción de al menos un 30% del producto de referencia que se determine.

Sin embargo, según un estudio realizado por la Unión de Consumidores de España (UCE), el grado de cumplimiento de este acuerdo es más bien desolador. Y es que el informe afirma que sólo dos de los 14 productos que esta asociación examinó cumplían la normativa española de la CIOA sobre productos denominados ligeros.

Bebidas refrescantes, salsas de mesa como tomate o mahonesa, derivados cárnicos, platos preparados, conservas de pescado, mermeladas y productos lácteos (helados, mantequilla y queso) son los diferentes tipos de productos que ha examinado la UCE. En muchos de los casos estudiados el problema es, sencillamente, que se trata de un producto distinto y no del mismo, pero bajo en calorías. Es decir, la composición del mismo es completamente distinta. Otro truco más que habitual es el de disminuir la ración de comida. El resultado es evidente: menos peso, menos calorías, pero más engaño.


ARTICULOS RELACIONADOS
¿Engorda el pan?
¿La banana engorda?
Las pastas no engordan
Alimentación saludable para un buen rendimiento físico
Conozca las mejores verduras
Alga Fucus: complemento de dietas
El Hercampuri contra las grasas y el colesterol

Warning: embed_me.html could not be embedded.

Warning: embed_me.html could not be embedded.
Warning: embed_me.html could not be embedded.