Warning: embed_me.html could not be embedded. Cuidado con los Productos Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Cuidado con los Productos

.
1
Subtítulos
Los accidentes más importantes ocurren en el hogar debido a agentes caústicos e inhalaciones de monóxido de carbono.

El modo de vida de una sociedad cada vez más industrializada favorece el contacto cotidiano con sustancias cada vez más tóxicas.

El hogar es el lugar más peligroso. Mezclar productos de limpieza o la mala combustión de gases junto con una incorrecta ventilación de algunas estancias son los principales agentes causantes de lesiones que van desde pequeñas irritaciones en las vías respiratorias a incluso la muerte.

El perfil más característico de las personas que sufren intoxicaciones corresponde a varones (54%) de 35 años que entre el jueves y el domingo tienen contacto con sustancias químicas tóxicas bien en el hogar, bien en el lugar de trabajo.

Envases y etiquetas

Cuando compres productos que sean tóxicos o no sepas muy bien cómo utilizar, lee detenidamente las instrucciones de uso y las advertencias del fabricante. Pero, sobre todo, asegúrate de que no estén al alcance de los niños.

Es necesario que las industrias fabricantes de estos productos etiqueten debidamente los envases, con una tipografía legible para todas las personas.
También sería recomendable modificar algunos envases, porque cuando los vas a abrir, o te resultan muy fáciles, lo que es peligroso, o necesitas ayudarte, por ejemplo de cuchillo, con lo que siempre te salpica y es igual de nocivo.

Tipo de alimento y su cuidado

Alimentos infantiles

Son purés de carne, frutas o vegetales. Suelen salir mucho más baratos que si los preparamos en casa, sobre todo si se hacen separados de los del resto de la familia.

Pan y productos de panadería

Como galletas, pasteles, congelados de pastelería, etc. Salvo aquellos que contienen leche y huevos, su coste también es menor que si los hacemos "caseros", pero hay que tener en cuenta que generalmente se elaboran con grasas saturadas que no son saludables.

Bebidas

Como el café o el té instantáneos. Su producción al por mayor determina que sean más baratos que los tradicionales.

Aperitivos: como los ganchitos, patatas fritas, chocolatinas, etc. Se elaboran con grasas saturadas, por lo que no deben consumirse en exceso. También tienen un coste menor que si los preparásemos en casa.

Productos congelados

Croquetas, calamares, barritas de pescado, etc. Sus ventajas son muchas, empezando por que están limpios y listos para su preparación. Además, su largo período de conservación y la comodidad de su uso los convierten en insustituibles en la cocina.

Frutas

bien sean en conserva, desecadas, congeladas o en zumos. Son más baratas que las frescas, pero hay que tener en cuenta que pierden vitaminas durante el procesamiento. Legumbres: enlatadas con agua o con salsa y congeladas. Ofrecen la ventaja de una rápida preparación y además, tienen un precio similar a las frescas.

Carnes

En conserva, congeladas, precocinadas, etc. El coste de las congeladas es considerablemente menor que la carne fresca. El de las precocinadas como las salchichas es algo inferior.

Leche

Leche en polvo, evaporada o condensada, etc. La leche evaporada o en polvo no sólo nos permite añadirla a cualquier plato, sino que es una importante fuente de proteínas, aunque sea algo más cara que la leche fresca. Con la condensada podemos elaborar deliciosos postres.

Pizzas congeladas, etc.

Aunque el espesor y textura de la masa sea distinto a la fresca, su coste similar al de las caseras y la rapidez en su preparación las convierten en una buena opción. Aves como el pollo congelado o precocinado. Es mucho más caro que el preparado en casa.

Ensaladas

Las de lechuga, zanahoria rallada, apio, etc. Son más caras que las preparadas en casa. Sopas: en polvo, uperizadas, etc. Las conocidas "sopas de sobre" salen bastante más caras que las tradicionales: hasta el doble de coste.

Verduras en conserva (en agua, en salsa, en vinagre),

Congeladas, deshidratadas, etc. Si solo tienen un ingrediente te costarán lo mismo que las frescas pero si lo que buscas es una menestra (por ejemplo), te costará más caro. Las congeladas ofrecen la ventaja de su calidad, lo que garantiza que conservan sus propiedades si su distribución se realiza en lugares alejados a donde se produce. Los purés de patata deshidratados resultan muy cómodos, pero son más caros que los caseros.

En resumen, por regla general, los alimentos industriales y la comida rápida cuestan menos que si los preparamos en casa, si tenemos en cuenta todo el proceso y no solo el coste inicial: su proceso de elaboración suele ser analizado por el fabricante o el distribuidor de tal forma que minimice el precio.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-