Cocina & Salud > Informes

Aceite de Cáñamo: Qué es CBD y THC

Aceite de cáñamo: qué es CBD y THC
Tetrahidrocannabinol (THC) y Cannabidiol (CBD) son los dos principales cannabinoides que aparecen naturalmente en la planta de Cannabis sativa, más comúnmente conocida como cannabis.

Estas dos sustancias interactúan con los receptores de cannabinoides que se encuentran en el cuerpo humano y en el cerebro, pero difieren dramáticamente en sus efectos.

CBD no es psicoactiva lo que significa que no tendrá un efecto de drogar al usuario. Debido a esta ventaja, el CBD aparece más frecuentemente que el THC en los suplementos dietarios y naturales.

¿Qué es el THC?

THC es el principal componente psicoactivo de la planta de cannabis. En otras palabras, el THC es el principal agente responsable por crear el ‘subidón’ asociado al uso recreativo del cannabis.

Este compuesto trabaja, en parte, imitando los efectos de la anandamida y del 2-AG. Estos neurotransmisores son producidos naturalmente por el cuerpo humano y ayudan a modular los hábitos de sueño y de alimentación, la percepción del dolor, y otras innumerables funciones corporales.

El efecto del THC incluye:

• Relajación
• Sentidos alterados de la vista, el olfato y la audición
• Fatiga
• Apetito
• Agresión disminuida

¿Cuáles son los beneficios naturales del THC?

Estudios de investigación indican que el THC puede ser útil para ayudar con:

• Efectos secundarios de la quimioterapia
• Esclerosis múltiple
• HIV/SIDA
• Lesión espinal: Reduce los temblores
• Náuseas y vómitos
• Dolor crónico
• Inflamación
• Salud digestiva

¿Qué es CBD?

Cannabidiol es uno de los cannabinoides más críticos que contiene la planta de cannabis. Existe tanto en el cáñamo de cultivo, como en el cannabis medicinal. Mientras que los cannabinoides están presentes dentro de varias plantas en la naturaleza, el cannabis es la única planta que contiene CBD.

CBD tiene la misma fórmula química que el THC, con los átomos en un arreglo diferente.

La ligera variación causa que el THC cree un efecto psicoactivo, mientras que el CBD no. Este hecho significa que cuando ingieres CBD para propósitos médicos, experimentarás probablemente un alivio de tus molestias no deseadas, con poco o casi imperceptible efecto sobre tus habilidades cognitivas.

¿Cuáles son los beneficios médicos del CBD?

Estudios de investigación indican que el CBD puede ser útil en ayudar con:

• El dolor (neuropático, crónico, relacionado con el cáncer, etc.)
• Epilepsia
• Esclerosis múltiple (MS)
• Esclerosis lateral amiotrófica (ALS)
• Parkinson
• Inflamación
• Acné
• Disquinesia
• Psoriasis
• Huesos rotos
• Enfermedad de la vaca loca
• Depresión
• Infecciones bacteriales
• Diabetes
• Artritis reumatoidea
• Náuseas
• Ansiedad
• TDAH - Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
• Esquizofrenia
• Abuso de sustancias / Abstinencia
• Enfermedad cardiaca
• Síndrome de Colon irritable

CBD vs. THC para el dolor

Las investigaciones sugieren que el CBD puede ser mejor para la inflamación y el dolor neuropático, mientras que el THC puede sobresalir contra la espasticidad (espasmos) y el dolor relacionado a los calambres.

Vale la pena señalar que a veces altas dosis de THC pueden exacerbar los síntomas de dolor. Lo que significa que el THC consumido en esta capacidad debe hacerse en pequeñas cantidades.

Adicionalmente, muchos individuos experimentan dificultad manejando los efectos secundarios asociados con el THC, inutilizando cualquier beneficio potencial.

¿Por qué se ve más uso del CBD que del THC en los suplementos naturales?

El THC es una droga ilegal con efectos cognitivos secundarios considerables a inmediato y largo plazo. Estos incluyen pensamiento y razonamiento deteriorado, una habilidad reducida para planificar y organizar, toma de decisiones alterada y control reducido sobre los impulsos.
A su vez, el uso crónico de THC se correlaciona con significativas anomalías en el corazón y en el cerebro.

El CBD carece de los efectos cognitivos dañinos del THC. De hecho, el CBD puede contrarrestar los efectos psicoactivos del THC.
Las plantas de Cannabis contienen pequeñas cantidades de CBD y altos niveles de THC lo que resulta en una sensación más fuerte de ‘subidón’, mientras que las plantas con más CBD y menos THC crean un efecto más débil, más relajado.

Dada la creciente popularidad del cannabis medicinal, los que la cultivan están actualmente desarrollando cepas con mayor cantidad de CBD que de THC para minimizar los efectos secundarios psicoactivos. En general, el menor índice de riesgo para la salud del CBD, combinado con su eficacia, lo hace un mejor candidato para aplicaciones naturales que el THC.

8 datos del CBD que necesitas conocer

1) El CBD es el principal componente del cáñamo

El Cannabidiol (CBD) es uno de los principales componentes del cáñamo. Es uno de los más de 85 componentes únicos de la planta y está abrupado bajo el término de cannabinoides. El CBD y el THC son los más prominentes que se hallan en el cáñamo y en la planta de cannabis, y como tales han sido los más estudiados científicamente.

2) El aceite de cáñamo con CBD no te drogará

El CBD, principal componente presente en el aceite de cáñamo no causa la sensación de ‘subidón’ que a menudo se asocia con el cannabis. Ese ‘subidón’ es causado por el THC. El THC se une fuertemente a los receptores nerviosos de CB1 y CB2 en el cerebro y en diferentes partes del cuerpo. El CBD no se une a estos receptores, sino que en cambio sus acciones terapéuticas se dan a través de medios más indirectos.
Ya que el CBD no hará que te sientas intoxicado, es una gran opción para padres, trabajadores, y cualquier otra persona que prefiere no comprometer su claridad mental.
Muchas condiciones de salud, tanto severas como no, se tratan con drogas farmacéuticas. Desafortunadamente, muchas de estas drogas tienen efectos secundarios desagradables o peligrosos. En algunas instancias, el CBD puede ofrecer beneficios naturales no tóxicos, y virtualmente libres de efectos secundarios, para individuos que quieren evitar o reducir el número de medicamentos farmacológicos que toman.

3) El cuerpo humano produce cannabinoides, y el aceite de cáñamo con alto CBD lo ayuda

Los fitocannabinoides son cannabinoides derivados de las plantas. Los endocannabinoides son cannabinoides producidos naturalmente en el cuerpo humano. Un ejemplo de un endocannabinoide es la anandamida, o ‘la molécula de la bendición’. Esta molécula activa el receptor CB1.

Los beneficios de activar el receptor CB1 incluyen:

• Alivian la depresión
• Aumentan la formación de mielina
• Reducen la inflamación intestinal
• Reducen la permeabilidad intestinal (Síndrome de intestino permeable)
• Reduce la presión sanguínea
• Reduce la ansiedad
• Reduce el miedo y la paranoia
• Aumenta los niveles de FNDC (Factor neurotrófico derivado del cerebro)
• Aumenta la expresión del PPARy (receptor de peroxisoma-proliferador-activado gamma)
• Reduce la señalización del GPR55 (receptor 55 acoplado a la proteína G)
• Reduce la prolactina

Una enzima en el cuerpo conocida como ácido graso amida hidrolasa (FAAH) es responsable por romper la anandamida. El CBD es un inhibidor de FAAH, lo que significa que hay más anandamida disponible para los receptores CB1. La anandamida juega un rol en la memoria y en el olvido, creando un valor natural potencial para individuos con desorden de estrés post traumático (PTSD).

4) El CBD afecta varios receptores de neurotransmisores

El CBD es un modulador alostérico de varios sitios receptores en nuestro cuerpo.
Los moduladores alostéricos cambian la forma del receptor específico para alterar su habilidad de interactuar con los neurotransmisores.

El CBD es un modulador alostérico positivo de los receptores opioides mu y delta. Esto significa que aumenta la habilidad de estos receptores de recibir encefalinas endógenas lo que aumenta la calidad de vida y reduce naturalmente el dolor.

Inversamente, el CBD es un modulador alostérico negativo del receptor CB1, reduciendo la habilidad de unirse al THC; esto explica por qué los cultivos de cannabis altos en CBD mitigan muchos de los efectos secundarios no deseados asociados al THC. En altas dosis, el CBD activa el receptor 5-ht1A. El receptor 5-ht1A ayuda a regular la ansiedad, la adicción, el apetito, el sueño, la percepción del dolor, náuseas y vómitos.

El CBDA (forma en crudo del CBD) muestra una afinidad aún mayor para el receptor 5-ht1A que el CBD. El CBD también antagoniza con los receptores GPR55. Los receptores GPR55 están ampliamente distribuidos en el cerebro (especialmente el cerebelo) y ayudan a controlar la densidad ósea y la presión sanguínea. Cuando se activa, el GPR55 promueve la proliferación de las células cancerígenas. Esta acción antagonizante puede ayudar a explicar el valor natural de suplementarse con CBD en individuos con cáncer, osteoporosis, y presión sanguínea elevada. El CBD activa los receptores TRPV1.

El TRPV1 está involucrado en la regulación del dolor, la temperatura corporal y la inflamación. Otras sustancias que apuntan a los receptores TRPV1 incluyen la anandamida, el AM404 (un metabolito del acetaminofeno), capsaicina y varios cannabinoides como el CBN, CBG, CBC, THCV y CBDV.

Por último, el CBD activa los receptores PPAR-gamma. Los receptores PPAR-gamma están localizados en el núcleo de las células y juegan un papel en la captación de lípidos, la sensibilidad a la insulina, la liberación de dopamina y la degradación de la placa beta-amiloide. Es por eso que se ha encontrado que el CBD tiene un valor natural para los individuos con diabetes, esquizofrenia y Alzheimer.

5) El aceite de cáñamo con CBD puede ayudar en la deficiencia clínica de endocannabinoides (CECD)

La deficiencia clínica de endocannabinoides es una condición donde un individuo tiene una baja cantidad de cannabinoides endógenos de lo que se considera necesario para mejorar la salud y el bienestar. Los científicos ahora creen que el CECD puede tener un papel en las siguientes condiciones:

1) El CBD es el principal componente del Cannabis

El Cannabidiol (CBD) es uno de los principales componentes del cannabis. Es uno de los más de 85 componentes únicos de la planta y está abrupado bajo el término de cannabinoides. El CBD y el THC son los más prominentes que se hallan en el cannabis, y como tales han sido los más estudiados científicamente.

• Fibromialgia
• Síndrome de colon irritable (IBS)
• Migrañas
• Esclerosis Múltiple (MS)
• Desorden de estrés post-traumático (PTSD)
• Neuropatías
• Huntington
• Parkinson
• Enfermedad del Movimiento
• Autismo

Muchas de estas condiciones se tratan con una carga de medicamentos que conllevan duros efectos secundarios. A medida que la investigación se desarrolla, si se encuentra que el CECD es el culpable detrás de estas condiciones, el CBD podría ayudar a aumentar los endocannabinoides en el cuerpo sin tantos de los riesgos asociados con los productos farmacéuticos.

6) El CBD tiene numerosos beneficios naturales

El cannabidiol es uno de los más de 85 cannabinoides encontrados en la planta de cannabis, y muchas de las investigaciones en marcha han descubierto que es una potencial terapia para muchas enfermedades que los profesionales médicos han considerado previamente como intratables, incluyendo:

• Dolor (neuropatía, crónico, relacionados con cáncer, etc.)
• Epilepsia
• Esclerosis múltiple (MS)
• Esclerosis lateral amiotrófica (ALS)
• Parkinson
• Inflamación
• Acné
• Disquinesia
• Psoriasis
• Huesos rotos
• Enfermedad de la vaca loca
• Depresión
• Infecciones bacterianas
• Diabetes
• Artritis reumatioidea
• Náuseas
• Ansiedad
• TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)
• Esquizofrenia
• Abuso de sustancias / síndrome de abstinencia
• Enfermedades cardíacas
• Síndrome de colon irritable (IBS)

7) El CBD y el THC tienen diferentes beneficios para el dolor

Las investigaciones sugieren que el CBD puede ser mejor para la inflamación y el dolor neuropático, mientras que el THC podría funcionar mejor para la espasticidad y el dolor relacionado con los calambres.
Altas dosis de THC pueden exacerbar los síntomas de dolor actual, por lo que debería utilizarse una estrategia para manejar las dosis implementando micro-dosis de THC.
Mucha gente experimenta dificultad en manejar los efectos secundarios de THC, ya que tiene efectos inmediatos y a largo plazo del lado cognitivo. Estos incluyen razonamiento y pensamiento deteriorado, una habilidad reducida para planear y organizar, toma de decisiones alterada, y reducido control sobre los impulsos.
Además, el uso crónico del THC, se correlaciona con anormalidades significativas en el corazón y en el cerebro. El CBD carece de muchos de estos efectos dañinos.
Dado el incremento en la popularidad del uso medicinal de la marihuana, los que la cultivan están haciendo cepas con más alto nivel de CBD relacionado con el THC, para minimizar el efecto secundario psicoactivo.
En general, los menores riesgos de salud que conlleva el CBD, combinado con su eficacia, hacen del aceite de cáñamo un mejor candidato para la suplementación natural que el THC.

8) El CBD presente en el aceite de cáñamo ayuda a los niños con episodios de ataques y epilepsia

Quizás una de las aplicaciones más emocionantes del CBD es su potencial impacto en adultos y niños con epilepsia. Los individuos que experimentaban docenas de ataques diarios han descubierto que el CBD puede hacer que se reduzcan su número dramáticamente.
Considerando el aumento shockeante de niños que reciben recetas médicas de medicamentos para diferentes dolencias, el aceite de cáñamo con CBD puede ser una alternativa más natural y no tóxica que los tratamientos con productos farmacéuticos, previniendo que los niños sufran efectos secundarios y daños a largo plazo.


Volver arriba Volver al Inicio

Artículos relacionados