Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Borracho de gaseosa

Borracho de gaseosa
Por su abuso, además de caries, diabetes y huesos débiles, los especialistas han atendido a pacientes con hipocaliemia (niveles muy bajos de potasio en sangre).

Esta situación incrementa el riesgo de problemas musculares y anormalidades en el ritmo cardíaco, que pueden resultar fatales en algunos casos.

"Consumimos más bebidas gaseosas que nunca antes, y un sinnúmero de problemas de salud relacionados ya fueron identificados, incluyendo padecimientos dentales, desmineralización de los huesos y el desarrollo de síndrome metabólico y diabetes", explicó Moses Elisaf, médico de la Universidad de Ioannina en Grecia.

"La evidencia sugiere que el exceso en la ingesta de bebida cola también puede lleva a la hipocaliemia, en la que el nivel de potasio en sangre cae, causando efectos adversos en funciones vitales de los músculos ", agregó.

Este estudio, publicado en el International Journal of Clinical Practice, detalla casos en los que los pacientes bebieron dos o más litros de gaseosa cola por día, y llegó a esas no tan alentadoras conclusiones para la salud.

Se estima que el consumo mundial de colas para el 2012 ascienda a los 85 litros por persona por año.

Los ingredientes más comunes de las gaseosas cola son la glucosa, la fructosa y la cafeína. Si bien en algunos casos los pacientes mejoraron con un suplemento de potasio, los doctores recomiendan su ingesta moderada (incluso la de bebidas descafeinadas) para evitar problemas de salud que pueden ser crónicos o incluso fatales.

Los adolescentes se ahogan en gaseosa

Su alto consumo lo hace el sector más vulnerable.

“Las gaseosas se han convertido en su bebida principal y machos obtienen de ellas del 15 a1 20 por ciento de sus calorías, con 10 cual eliminan otros alimentos y bebidas nutritivos de sus dictas”.

La doctora Bess Dawson Hughes, experta en enfermedades óseas en el Centro de Investigación de la Nutrición Humana y el Envejecimiento, en la Universidad Tufts de Boston, reconoció también estar especialmente preocupada por las adolescentes. “Muchas jovencitas no reciben el calcio que necesitan y eso las hace candidatas para la osteoporosis cuando sean mayores y aumentar así el riesgo de fracturas de huesos”, dijo Dawson Hughes. señalo.

Intoxicado de refresco

La revista “The Lancet” había publicado hace unos años los riesgos de abusar de los refrescos. La publicación recogía el caso de un hombre que sufrió un desvanecimiento tras beberse unos diez litros de Coca-Cola.

"Los pacientes deben ser advertidos de que un consumo excesivo de refrescos puede ocasionar síntomas graves o repetitivos", concluye una pareja de nefrólogos australianos en el número de la revista británica.

El hombre de 44 años fue llevado al hospital con una gran debilidad muscular. "No sufría otros síntomas y negó haber consumido recientemente drogas o alcohol, o haber estado expuesto a toxinas", comentan los autores. Finalmente, dieron con la causa de los males: "En un reconocimiento posterior, el paciente admitió que consumía unos cuatro litros de Coca-Cola casi todos los días y hasta diez litros por la noche”.

Lo que le había llevado a este hombre al hospital era una hipopotasemia (es decir, una disminución del contenido de potasio en sangre). Los autores explican que demasiada Coca-Cola puede ocasionar este problema por dos motivos. Por una parte, la cafeína contribuye a que aumente la pérdida de potasio a través de la orina (caliuresis) y a que se retenga sodio.

Pero, además, resulta que las bebidas de cola contienen mucho azúcar y una cantidad insignificante de potasio. Al tomarla de modo abusivo, aumentó la excreción de agua (diuresis osmótica, un problema que suele deberse a la presencia excesiva de sustancias como la glucosa en los túbulos renales) lo que a su vez hizo que esta persona perdiese potasio. Esto, junto con una alimentación inapropiada, desembocó en una deficiencia de ese mineral.

Volver arriba Volver al Inicio