Dietas & Nutrición > Nutrición

Cereales en la alimentación infantil

Cereales en la alimentación infantil
Ricos en preciosos nutrientes, tienen magníficas virtudes terapéuticas, pero sobre todo aportan mucha fibra, proteínas y vitamina B.

Los cereales son una rica fuente de carbohidratos con un elevado valor nutritivo. Además, aportan un nivel adecuado de proteínas, ácidos grasos esenciales y fibra alimentaria así como suplemento de minerales y vitaminas.

Los cereales se introducen hacia el 4º o 5º mes de vida, con el inicio del "beikost", término que indica la introducción de alimentación suplementaria, a la exclusiva entonces, alimentación láctea. Aportan una excelente digestibilidad por estar hidrolizados enzimáticamente facilitando su absorción intestinal y que a su vez permite una disolución instantánea con una rápida preparación y una textura idónea.

Cereales sin gluten

Los primeros cereales son los conocidos "sin gluten", que contienen preferentemente arroz y maíz para los preparados comerciales. Habitualmente se indica su inicio en pequeñas cantidades dentro del biberón en la toma de la noche para iniciarnos en el hábito del descanso nocturno.

Así con ello se favorece el desarrollo intestinal, el aporte calórico y adecuada saciedad a los requisitos del lactante. Debemos iniciarnos en el hábito del sueño y para ello el lactante debe recibir a lo largo del día las calorías necesarias para su desarrollo pondo-estatural, no es conveniente aumentar la "ración" de cereales por la noche con el propósito de que no se despierte. A partir de los 4-5 meses los bebés pueden dormir durante toda la noche y si no lo hacen es debido a un mal hábito adquirido del sueño.

Cereales con gluten

El otro grupo de cereales es el denominado "con gluten", al que pertenecen el trigo, centena, cebada y avena. La harina de trigo es una mezcla compleja que contiene aproximadamente 70-75% de proteínas en las que se han identificado cuatro grupos heterogéneos: gliadinas, gluteninas, albúminas y globulinas. De la molécula de gluten el 43% es glutamina y el 16% prolina.

Existen diferentes teorías que han intentado explicar la proteína de la enfermedad conocida como Enfermedad Celíaca. La lesión de la mucosa intestinal producida por la ingesta de gluten conlleva la mala absorción de alimentos como hidratos de carbono, proteínas, grasas, minerales y vitaminas, manifestándose preferentemente con un déficit en el desarrollo del lactante.

El gluten debe iniciarse hacia el 7º mes de vida porqué se entiende que es el momento idóneo en la maduración del intestino para su correcta absorción. A partir de dicho momento pueden tomar galletas y pan que cuenten con harina de trigo en su elaboración.

Las barritas de cereal



Los celíacos

Existen diferentes presentaciones de la Enfermedad Celíaca: desde la conocida como clásica con clínica que consiste fundamentalmente en diarreas, distensión abdominal y diversos signos de malnutrición acompañados de alteraciones psíquicas. Pueden existir formas tardías que a veces dificultan su diagnóstico, así como formas latentes que presentado mínima sintomatología no son catalogadas hasta edades muy avanzadas.

Para la correcta evolución de la enfermedad, la dieta juega un papel fundamental, una dieta exenta de gluten lleva a la normalización en la absorción intestinal de estos pacientes. Hoy día existen todo tipo de alimentos sin gluten aptos para dicha dieta, así como tiendas especializadas y cuentan con el apoyo de diversas instituciones.

Volver arriba Volver al Inicio