Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Cáncer y alimentación

Cáncer y alimentación
Dentro del amplio rango de posibilidades que nos presenta la industria alimenticia, nuestro propósito como consumidores, es saber elegir los alimentos adecuados y que no sean nocivos para nuestra salud.-

Dentro del amplio rango de posibilidades que nos presenta la industria alimenticia, nuestro propósito como consumidores, es saber elegir los alimentos adecuados y que no sean nocivos para nuestra salud.

Algunos productos alimenticios están hechos con agregados para promover su conservación, reemplazar a los originales para aportar menos calorías o resaltar los sabores y hacer más apetitosas las comidas.

Pareciera que sólo ventajas son las que nos ofrecen y sin embargo, en el trasfondo de los mismos hay ciertas cualidades que deberíamos tener en cuenta, ya que muchas de ellas se relacionan con el desarrollo de algunos cánceres.

Los efectos de los alimentos

Es así que les brindamos la posibilidad de conocer efectos nocivos que tienen algunos alimentos, bebidas y productos alimenticios, y los que pueden facilitar algunos métodos de preparación.

Alcohol:

Estudios epidemiológicos sugieren que el alcohol tiene un papel causal en la carcinogénesis de órganos como la boca, faringe, laringe, esófago y páncreas. Además su efecto perjudicial se potencia con el consumo de tabaco. El consumo de alcohol, en particular de cerveza, también se ha relacionado con mayor peligro de desarrollo de cáncer de colon, recto y mama.

Edulcorantes:

El incremento del uso de Edulcorantes No Nutritivos (libres de calorías), nos lleva a prestar atención a dos de ellos en especial: la sacarina y el ciclamato.

Respecto a éste último, a pesar de estar aprobado en más de 50 países, la FDA (organismo que regula a los alimentos y medicamentos en los Estados Unidos) hasta la fecha, no ha concedido la aprobación de su producción debido a sus posibles efectos carcinógenos, los cuales se potencian al usarlo conjuntamente con la sacarina. Su efecto tiene mayor relación con el desarrollo de cáncer de vejiga.

Conservantes:

Los más difundidos y quizás más nocivos son los nitratos, nitritos y sulfitos. Éstos se utilizan para retrasar el deterioro de los alimentos causado por las bacterias, mohos y hongos, también impiden que las grasas se enrancien y retrasan el oscurecimiento de los alimentos.

Su uso está justificado en la mayoría de los alimentos procesados o preparados, enlatados y en productos cárnicos curados. Los nitratos y nitritos guardan estrecha relación con las nitrosaminas, que son potentes carcinógenos en varias especies de seres vivos.

Diversos estudios denotan una interrelación de estas sustancias con cáncer de estómago y sugieren que podría evitarse su aparición con el consumo de verduras y frutas frescas, las cuales retrasarían su aparición. Los sulfitos, si bien no han demostrado poseer efectos cancerígenos, pueden ser nocivos, pudiendo causar shock anafiláctico en personas asmáticas.

Es por eso que las personas sensibles a éstos compuestos deben evitar los alimentos que los contienen y leer adecuadamente los rótulos de los productos envasados.

Métodos de preparación de alimentos:

los métodos de cocción y preparación pueden contaminar los alimentos por intervención sustancias tóxicas carcinógenas que se forman durante la cocción, en especial en el asado con carbón vegetal, el ahumado y las frituras. Varios estudios han señalado un mayor riesgo de padecer cáncer de estómago y esófago con la ingestión frecuente de alimentos ahumados y fritos.

Una vez, conocidas las particularidades de los posibles efectos cancerígenos de algunos alimentos o productos alimenticios, así como la manera en que los consumimos, es que podemos contar con la información necesaria para realizar una correcta elección para nuestra alimentación.

Volver arriba Volver al Inicio