Warning: embed_me.html could not be embedded. Arandano Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Arandano

.
1
Subtítulos
Usos y Virtudes
Apuntes de Interes
Se utilizan las hojas y los frutos.
Las hojas contienen taninos catéquicos con acción astringente y antidiarreica. Un glucósido gálico (neomirtilina) de propiedades semejantes a los derivados guanídicos con acción hipoglucemiente.

En extracto posee propiedades antifungicas.
Además posee materias minerales, sobre todo hierro y manganeso, ácidos orgánicos (benzóico, málico, succínico y quínico). Pigmentos flavónicos (arabinósido de quercetol), ácidos triterpénicos (ursólico, oleanólico).

Los frutos contienen pigmentos antociánicos (el principal es el glucósido 3 delfinidol, otros son el cianidol, malvidol y pentunidol) extraídos del fruto, después de una fermentación previa destinada a eliminar la mayor parte de los azucares.

Ejercen una acción beneficiosa:
Sobre la microcirculación, aumentando la resistencia capilar y disminuyendo la permeabilidad (acción vitamínica P).
Antihemorrágica favorable en las arteriopatías, transtornos de la permeabilidad capilar, insuficiencias venosas y hemorroides.
En oftalmología, se regeneran la purpura retiniana, produciendo aumento de la agudeza visual y mejorando la hemeralopía.
Posee además acción antiinflamatoria.
Tienen más afinidad por los riñones y la piel, que por el plasma.
Además posee taninos que le proporcionan una acción astringente y antidiarréica, sobre todo en la bayas secas, ya que en las bayas frescas, la astringencia se encuentra suplantada por el efecto irritante del balasto y ácidos que le confieren efecto purgante. Propiedades antimicrobianas frente a bacterias intestinales patógenas (por los taninos). Acidos orgánicos (málico, cítrico y quínico), azucares (sobre todo peptina) y vitaminas A y C.
Acción anticarcinomatosa debido a los antocianósidos oxidorreductores, peróxidos, vitaminas y sales minerales que restarán las deficiencias celulares.
Se utiliza en diarreas, disentería, arteriopatías, insuficiencias venosas, alteraciones visuales, etc.
En uso externo (decoción o tintura) en estomatitis y eczemas.

Nombres

Latín: Vaccinium myrtillus L.
Castellano: mirtilo, arandilla, arandanera, arandaño, meruéndano, anavia, ráspano, raspanera, rasponera, raspona.
Portugués y gallego: arando, uva-do-monte, erva-escovinha, mirtilo, arande, arandea, arandeira, herba dos arandos.
Catalán: mirtil, nadiu, naió, naiet, naionera, nabiu, nabissera, nibixera, anajó, avajó, avajonera, raïm de pastor, gerdera silvestre, gerdonera silvestre.
Vasco: abi, afi, gabi, arabi, berro-mahats (literalmente, "uva de zarza"), azari-mats ("uva de zorro"), oketa.
Italiano: mirtillo.
Francés: myrtille.
Inglés: bilberry.
Alemán: heidelbeere.

Descripción

El arándano es una mata baja, que sólo excepcionalmente llega a 3 palmos de altura; arrastra sus ramas leñosas y de tez oscura a ras del suelo, por debajo de la hojarasca o de los céspedes de musgos, donde arraigan de trecho en trecho, y echa ramitas verdes en lo alto, enhiestas, angulosas y deshojadas en la base.
Las hojas, lampiñas como toda la planta, son de figura elíptica o entre aovada y elíptica, están sostenidas por pezones muy cortos y tienen los bordes finamente aserrados con un pelito en el ápice de cada diente.
Las flores nacen aisladas o acopladas, con la corola de color rosado vinoso y figura de olla, ancha y plana en la base y muy ceñida en la parte superior, donde se forman cinco pequeños lóbulos redondeados y echados hacia fuera.
El fruto es una baya redondeada, de 7 a 9 mm. de diámetro, de color negro azulado, cubierta de pruína azul y con un ribete en lo alto a modo de coronita, su carne, de un agradable sabor agridulce, es de color vinoso, y en la parte central contiene diversas simientes.
Las hojas saben un poco acerbas.

Florece de abril a junio y madura sus frutos de julio en adelante.
Se cría con profusión y forma a menudo dilatados arandanedos en los bosques y brezales de las tierras sin cal, mayormente en las montañas de la mitad septentrional de la Península, hasta el Montseny, las montañas de Teruel (en franca regresión en las de Orihuela del Tremedal, donde apenas florece), Sierra de Guadarrama, Sierra de Gredos, Serra da Estrela, etc.
Las hojas deben recolectarse cuando la planta alcanza su pleno desarrollo; generalmente, en el mes de junio. Las bayas, en los meses de agosto o septiembre, y aun en julio en los tempranales, en todo caso, sólo cuando han tomado aquel color azulenco, casi negro, señal de completa madurez.

Las hojas se secan lo más rápidamente posible y se guardan en lugar fresco y seco. Los frutos se pueden comer recién colectados, son agridulces y ricos en vitamina C. Añadiéndoles azúcar, se preparan confituras de sabor muy agradable. Cuando el azúcar añadido es poco, a lo sumo como un tercio del zumo extraído, entra en fermentación, y lentamente se va convirtiendo en vino de arándanos, que se prepara en la Europa Central.
Arándano (Vaccinium myrtillus), reducido a la mitad, en fruto, con un detalle de la planta florida y un fruto visto con mayor aumento. (Visible en versión CD ROM)
Arandano con flores y frutos. (Visible en versión CD ROM)

Composición

Como las de gayuba, las hojas del arándano contienen cantidades importantes de tanino, quercetina, arbutina, ácido quínico; y una substancia amarga, la ericolina, a la que se atribuyen propiedades glucosídicas, pero que, según otros, no es sino la arbutina misma.
En estado fresco, las hojas contienen 64 miligr. de vitamina C, y como tres veces más cuando secas.
Los frutos, de 1 a 5 % de materias tánicas, con antocíanos, azúcares y ácidos orgánicos. Según H. Kaiser, la proporción centesimal de los ácidos hallados en el zumo de estas bayas recién colectadas es: (v. "Süddeutsche Apotheker-Zeitung", 1925) Como se ve, falta el ácido benzoico, tanto libre como combinado.
La materia colorante del fruto, llamada mirtilina, según Willstätter y Zollinger, es un monogalactósido de la mirtilidina, fácilmente soluble en agua y alcohol. Contienen también, en estado de completa madurez de 4,78 a 6,28 % de azúcar invertido, que en los frutos desecados aumenta de 21,29 a 30,67 %. La sacarosa sólo se encuentra en las bayas inmaturas.

Uso y virtudes del arándano (Vaccinium myrtillus L.)

Es una planta astringente, antiséptica, y se le atribuyen propiedades antidiabéticas.
En Medicina popular se ha empleado contra innumerables dolencias, pero a menudo sin fundamento.
Por su contenido en arbutina puede producir efectos parecidos a los de la gayuba, no sólo en cuanto a la vejiga y vías urinarias, sino también en ciertas enfermedades intestinales.
En este caso, las tisanas que se preparan con las hojas regularizan las deposiciones, que pierden su fetidez, y evitan la producción de gases intestinales.
También favorecen la expulsión de las pequeñas lombrices llamadas oxiuros.
El uso popular del arándano contra la diabetes fue tomado en consideración por la Medicina científica hace unas décadas. Algunos médicos norteamericanos (y, más concretamente Allen) han utilizado una mirtilina extraída de las hojas con el nombre de insulina vegetal. Este producto tendría no pocas de las virtudes de la insulina sin algunos de sus inconvenientes.
Otros autores, experimentando en animales, han confirmado los dictámenes americanos. Tratándose de diabetes poco o medianamente graves, H. Seel cree que con una medicación prolongada, a base de hojas de arándano, no sólo disminuye el azúcar expulsado con la orina sino también el contenido en la sangre.
Otros facultativos, en cambio niegan esta acción hipoglucemiante o le conceden poca importancia. Oettel cree que el aumento de glucosa en la sangre, observada repetidas veces cuando se administran al paciente grandes cantidades de los frutos de arándano, es producido por la hidroquinona libre que, en las hojas, puede llegar aproximadamente al 1 %.
Finalmente, las virtudes astringentes de esta planta se utilizan para atajar las hemorroides sangrantes, con lavados e irrigaciones del cocimiento de las hojas.
La infusión de hojas de arándano se prepara con 1 onza de las mismas, trituradas o desmenuzadas, y 1 l. de agua hirviendo. Cuélese cuando se haya enfriado, sin antes haber quitado las hojas del agua. De esta infusión se toman 3 ó 4 tazas al día, en los casos de disentería crónica o de diabetes. No debe endulzarse.
Con 2 onzas de los frutos y 1 l. de agua se prepara el cocimiento se deja que hierva un cuarto de hora, y se cuela cuando está ya frío.
Para la cura de arándanos, como para la cura de uvas, se toma el fruto fresco, y en cantidad de 0 5 a 1 kg. por día. Aprovecha, sobre todo, para regularizar las funciones intestinales y evitar las fermentaciones pútridas.

Apuntes de interés

Los farmacólogos de la Antigüedad no nos hablan del arándano; es planta que no se cría en Grecia, y que en Italia sólo se halla en las elevadas montañas, desde los Alpes hasta los Abruzzos.
Sin embargo, los autores se preguntan qué plantas fueron los vaccinios de Plinio. Mattioli, como la generalidad de los que se ocuparon de este problema, creyeron que se trata de jacintos.
Ignacio de Asso, apoyándose en noticias dadas a conocer por Francheville en 1767, poco antes de publicar él su "Synopsis", en las cuales decía que las bayas de arándano, mezcladas con leche, tiñen de color purpúreo; y que con alumbre y agallas dan un color azul que emplean los pintores, según manifestaba Gunner en su "Flora Norvegica", no duda de que el vaccinium de los antiguos es el arándano.
Pone sendas citas de Virgilio, Plinio y Vitruvio, y la de este último autor alude precisamente a la misma mezcla de Francheville: "Eadem ratione vaccinium temperantes et lac miscentes purpuram faciunt elegantem" (Vitruvio, Libro VII, cap. 14; y Asso, "Synopsis", pág. 48, 1779).

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-