Warning: embed_me.html could not be embedded. Alergias a los Alimentos Alimentacion Sana
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Alergias a los Alimentos

.
1
Subtítulos
Reacciones que ponen en riesgo la vida
Cómo se diagnostican las alergias a los alimentos
Cómo manejar la alergia a los alimentos
¿Son alergénicos los alimentos derivados de la biotecnología?
-
Mientras que la alergia al polen y a otras fuentes externas causan, por lo general, mucha incomodidad durante la primavera, el verano y el otoño, la alergia a los alimentos es un trastorno que no conoce límites temporales.
-

De acuerdo con los Institutos Nacionales de la Salud, entre seis y siete millones de estadounidenses sufren de verdaderas alergias a los alimentos (aproximadamente dos por ciento de la población de los Estados Unidos) y entre cuatro y ocho por ciento de los niños más pequeños, aunque las encuestas muestran que aproximadamente uno de cada tres adultos cree que es alérgico a algún alimento.

Por lo general, las personas se diagnostican a sí mismas, y creen que sufren reacciones alérgicas frente a ciertos alimentos o a sus ingredientes. Desafortunadamente, el autodiagnóstico de las alergias alimenticias conduce a restricciones innecesarias que podrían ocasionar deficiencias en el consumo de nutrientes. En algunos casos, se puede, inclusive, poner en peligro la propia vida porque se producen algunos síntomas después de comer, que pueden estar siendo causados por otros trastornos médicos que no son alergias. Por lo tanto, los especialistas insisten en que se debe consultar a un médico alergista, matriculado, para obtener un diagnóstico apropiado.

¿Qué es la alergia a los alimentos?

La alergia alimenticia es una reacción adversa del sistema inmunológico de una persona, ante la ingesta de un alimento o componente de un alimento. Existen algunas reacciones adversas a los alimentos, producidas por el propio metabolismo, pero no por el sistema inmunológico. Estas reacciones se conocen con el nombre de intolerancia a los alimentos. La imposibilidad de digerir correctamente algunos componentes de los alimentos, como por ejemplo la lactosa, que es el azúcar de la leche (condición que se conoce como intolerancia a la lactosa).

Una verdadera reacción alérgica a los alimentos incluye tres componentes principales:

1) contacto con los alergenos de los alimentos (sustancia que provoca la reacción, casi siempre se trata de una proteína); 2) inmunoglobulina E (IgE-un anticuerpo del sistema inmunológico que reacciona frente a los alergenos); y 3) mastocitos (células del tejido) y basófilos (células sanguíneas), que cuando se conectan con los anticuerpos IgE liberan histamina u otras sustancias que causan los síntomas alérgicos.

El sistema inmunológico del cuerpo identifica a los alergenos en los alimentos como cuerpos extraños y produce anticuerpos para detener la 'invasión'. A medida que progresa la batalla, los síntomas aparecen en el cuerpo. Los sitios más comunes donde se producen las reacciones son la boca (hinchazón de los labios), el tracto digestivo (calambres estomacales, vómitos, diarrea), la piel (sarpullido, picazón o eczema) y las vías respiratorias (estornudos o problemas para respirar)

Las reacciones alérgicas a los alimentos no son muy frecuentes y pueden ser causadas por cualquier alimento. Los alergenos alimenticios más comunes, conocidos como los “8 principales” son el pescado, los crustáceos, la leche, el huevo, la soya, el trigo, los cacahuates y las nueces de árbol como por ejemplo, las avellanas y las castañas de cajù. Los síntomas de la alergia alimenticia son particulares en cada individuo y por lo general, se presentan a los pocos minutos o a las pocas horas de haber ingerido el alimento ofensivo. Las personas que padecen alergias verdaderas y confirmadas deben evitar ingerir el alimento ofensivo.

Existen ideas equivocadas con relación a las alergias a los aditivos, conservantes conservantes e ingredientes de los alimentos. Pese a que se ha demostrado que algunos aditivos y conservantes desencadenan en algunas personas ataques de asma o urticaria, estas reacciones no son iguales a las que se observan con los alimentos. Este tipo de reacciones no se relaciona con el sistema inmunológico y por lo tanto, son ejemplos de intolerancia o idiosincrasia más que de alergia alimenticia. La mayoría de los estadounidenses consume una amplia variedad de aditivos e ingredientes a diario, y sólo una pequeña porción de ellos exhibe reacciones adversas.

Reacciones que ponen en riesgo la vida

Muchas reacciones alérgicas a los alimentos son leves. Sin embargo, un pequeño porcentaje de las personas que son alérgicas a los alimentos experimentan una reacción grave, que se denomina anafilaxis, y que puede poner en peligro la vida. La anafilaxis es una condición poco frecuente aunque potencialmente fatal en la que diferentes partes del cuerpo experimentan reacciones alérgicas de manera simultánea, y causan urticaria, obstrucción de la garganta y dificultad para respirar. Se trata de la reacción alérgica, a un alergeno, más grave que se conoce.

Por lo general, los síntomas se producen rápidamente, en ocasiones, a los pocos minutos de la exposición al alergeno. Debido a que estas reacciones pueden poner en peligro la vida, es necesario que cuando se produce una reacción anfiláctica, la persona sea atendida de inmediato por un médico. El tratamiento de emergencia convencional a menudo incluye una inyección de epinefrina (adrenalina) para abrir las vías respiratorias y las venas.

Cómo se diagnostican las alergias a los alimentos

El diagnóstico comienza con un detallado análisis de los antecedentes médicos, un completo examen físico y la realización de ciertas pruebas para descartar otras condiciones médicas subyacentes que no están relacionadas con este tipo de alergias. Es posible que los pacientes deban llevar un diario de alimentos donde registren los síntomas durante un período determinado.

Hay varias pruebas disponibles que se utilizan para determinar si una persona es alérgica a determinado alimento. En la prueba cutánea por 'prick', un extracto diluido del alimento sospechoso se coloca sobre la piel del paciente, la que luego es picada o rasguñada. Un análisis de sangre puede proporcionar información similar a la que se obtiene a través de la prueba cutánea. La prueba preferida y que más confianza merece cuando se debe diagnosticar una alergia alimenticia, es el ensayo controlado a doble ciego contra placebo (DBPCFC). Esta prueba la debe realizar un especialista en alergias matriculado. El alergeno sospechosos (por ejemplo, la leche, el pescado, la soja) se coloca en una cápsula o se oculta en la comida, y el paciente lo ingiere bajo estricta supervisión médica. Ni el alergista ni el paciente sabe cuál es la cápsula o la comida que contiene el alergeno, de ahí el nombre "doble ciego". Para que la prueba resulte exitosa, el paciente también debe ingerir cápsulas o alimentos que no contengan el alergeno para asegurar que la reacción que se observe, de existir, es causada por el alergeno y no por algún otro factor, de ahí que se la denomine "contra placebo". Estas pruebas han logrado que los alergistas identifiquen a los alergenos más comunes, y también a que puedan determinar qué alimentos y aditivos no causan reacciones alérgicas. Las pruebas pueden utilizarse también para determinar si un niño o adulto ha "superado" una alergia que antes padecía.

Cómo manejar la alergia a los alimentos

Si se diagnostica una alergia alimenticia, la única terapia comprobada que da resultado es evitar ingerir el alimento que la causa. Debido a que no existen medicamentos ni vacunas disponibles contra la alergia, que alteren el curso de la alergia alimenticia a largo plazo, se prescriben dietas de eliminación. Cada dieta debe tomar en cuenta las necesidades individuales de nutrición y la capacidad de cada persona, para tolerar el alimento dañino, asi como las necesidades calóricas y otros factores similares. El cumplimiento estricto de una dieta de eliminación y el abstenerse de ingerir el alergeno, en algunos casos, puede acelerar la desaparición de la alergia.

La mayor parte de las reacciones alérgicas alimenticias que ponen en peligro la vida de la persona, no se producen en el hogar. Es importante que explique su situación y necesidades claramente a su anfitrión , o a quien le está sirviendo la comida. Si fuera necesario, pida hablar con el chef o gerente del local.

La FDA exige que se enlisten todos los ingredientes de un alimento en las etiquetas del envase. Se recomienda leer los ingredientes en las etiquetas de los alimentos para determinar la presencia de alguno de los 8 alergenos más peligrosos (pescado, mariscos, cacahuates, nueces de árbol, soya, trigo, leche y huevo). Debido a que los fabricantes de alimentos y bebidas siempre están mejorando sus productos, las personas alérgicas deberían leer las etiquetas de los alimentos de cada uno de los productos que adquiera, cada vez que los adquiera.

¿Son alergénicos los alimentos derivados de la biotecnología?

La biotecnología alimentaria se vale de lo que se sabe sobre la ciencia vegetal y la genética para mejorar los alimentos y su forma de producción. Gracias a los recientes progresos logrados en el campo de la transferencia genética, los científicos pueden ahora producir alimentos más sabrosos, más variados y más saludables. De acuerdo con las pautas de la FDA, cualquier compañía que mejore los alimentos que produce valiéndose de la biotecnología deberá evaluar la seguridad del nuevo alimento, incluso su posibilidad de contener alergenos. Si se detectan alergenos inesperados en los alimentos, se deberá mencionar el hecho en la etiqueta para alertar a aquellas personas que pudieran ser sensibles a alergenos específicos.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-