Cocina & Salud > Salud & Alimentos

El rábano

El rábano
El rábano tiene aplicaciones medicinales sobre todo debido a sus sales orgánicas que las tiene en cantidades muy apreciables.

Goza de propiedades diuréticas, laxantes, digestivas, aperitivas y sobre todo estimulantes.

Por su riqueza en hierro es muy recomendable para los que sufren de anemia perniciosa, anemia simple, clorosis, etc., y por su fósforo actúa como buen tónico cerebral. Es esencialmente antiescorbútico y da excelentes resultados en los cálculos biliares y sobre todo es insuperable para todos aquellos que tienen propensión a la formación de piedras y arenillas en los riñones, vejiga e higado.

También se obiene magnificos resultados con el rábano en los trastornos de alergia. Durante el tratamiento de estos males se evitará completamente la sal de cocina y se empleará el rábano en su estado natural en rodajes o rallado, o también para mejores efectos puede usarse el zumo puro, tomando un cuarto de litro cada dia. Finalmente puede usarse mezclando con zumo de tomates y algo de aceite de oliva, bebiendo medio vaso antes de las comidas.

Para la garganta

Al rábano, asimismo es muy eficaz contra las enfermedades de la garganta, particularmente para la afonia crónica y para ello se utilizará el zumo tomándolo con azúcar o miel de abejas, por cucharaditas. Los niños atacados de tania, se beneficiarán comiendo rábanos con miel de abejas constituye un excelente tónico para los pulmones y para ciertas dispepsias nerviosas; para lo cual se tomará una copita cada dia.

La tintura de rábano es antiescorbútica y favorece la función digestiva, siendo eficaz en el tratamiento de los males del estómago, higado, riñones veejiga y en las enfermedades de la garganta y el pecho.

Para los niños

El jarabe de rábano es magnifico para los niños que padecen de raquitismo, asi como en los trastornos de los riñones y en la sordera. Para mejores resultados este jarabe se prepara frio, en la proporción de dos porates de azúcar por una de rábano y el cual se hará macerar durante un dia y luego se suministrará por cucharadas. Se preparará en pequeñas cantidades, porque el jarabe frio se altera fácilmente.

Aplicaciones externas de rábano

Se emplea el rábano en aplicaciones externas, para enrojecer la piel y para esto se hace un cataplasma de rábanos bien rallado y triturado y sus efectos serán como los de la mostaza, aunque no tan enérgicos. En el reumatismo se empleará rodajes de rábanos lentamente cocidas en sartén y espolvoreadas con incienso se empleará en forma de cataplasma a la región afectada. El Dr. Manfred recomienda como remedio seguro para quitar las pecas de la cara, producidas por el sol, el jugo que resultat de haber frotado rodajas de rábanos en una fuente de metal con bastante sal de cocina, aplicándose en masajes a la cara.

Propiedades curativas de las hojas del rábano

Las hojas frescas se comen en ensalada para limpiar el estómago sobre todo después de comidas copiosas y para curar los cólicos. En infusión junto con hinojo, se emplea para combatir los gases intestinales y los cólicos; para ello se tomará una taza en cualquier momento.

En casos de reumatismo localizados en los pies, se aplicará las hojas del rábano trituradas y ligeramente asadas, en forma de cataplasma, a la planta de los pies; lo cual originará a una transpiración profusa. Además se podrá hacer fricciones con esto mismo antes de aplicar la cataplasma. Todo esto se hará cada dia hasta obtener la curación.

Origen y variedades

Se considera a China como el lugar de origen de los rábanos, aunque este es un dato que no se ha determinado de forma concluyente. Sin embargo, sí se sabe que los egipcios y babilonios ya lo consumían hace más de 4.000 años. Parece que fue hacia el año 400 a.C., cuando comenzó a consumirse en China y Corea.

En la época de los griegos y romanos se convirtió en un alimento muy apreciado. Fueron éstos últimos quienes extendieron su cultivo por toda Europa. En la actualidad, es en los países del Lejano Oriente donde más se aprecia y se consume.

Los rábanos se pueden clasificar en función de su forma y de su color. De este modo se distinguen tres variedades:

Rábano chino, japonés o daikon: procede de Japón y se caracteriza por su forma cilíndrica y alargada. Es de color blanco y sabor suave.

Rábano negro o de invierno: tiene forma cilíndrica y redondeada. Su piel es de color negro y muy difícil de digerir, mientras que su carne es blanca y más digestiva.

Rabanitos: son una variedad que puede presentar forma esférica, ovalada o cilíndrica. Su piel es de color rojo, rosado, morado o blanco, y su carne siempre es blanca.

La forma y color que presentan los rábanos dependen también de su temporada. Por ello, también se pueden clasificar en función de su época de cultivo en:

Rábanos de primavera: tienen forma esférica y su tamaño no suele ser muy grande.

Rábanos de verano: su forma es alargada y su tamaño mayor que los de primavera. En general, los rábanos de primavera y los de verano son variedades que se consumen crudas.

Rábanos de otoño: son de mayor tamaño que los anteriores y suelen cocerse antes de su consumo.

Volver arriba Volver al Inicio