Úlcera de estómago y duodeno: hiperacidez

El régimen alimenticio en todas las úlceras debe ser vegetariano y los alimentos no deben ser ni demasiados frios ni demasiados calientes y deben tomarse en varias porciones de volumen reducido. Es aconsejable un régimen blanco con escasas escorias, es decir, verduras en puré, carne rallada. La leche se beberá sin limitación, y sin complicaciones ni crisis dolorosas, se podrá comer; cereales (fideos, avena, sémola, arróz, etc.), en sopas hervidas con leche.

También se podrá comer carne magra tierna, pescado cocido; puré de papas, de verduras livianas; manteca fresca, aceite puro de oliva; huevos pasados por agua; té liviano y cacao. Deben de restringirse las comidas grasosas, y dulces concentrados. Y está prohibido; la carne grasosa ahumada, salsas y caldo de carne, legumbres pesadas, pan de centeno, todas las especias, condimientos, exceso de sal, café, alcohol y tabaco. Las úlceras se localizan en distintas partes del cuerpo, como son: estómago, duodeno, piernas, tobillo, etc, y se originan por quemaduras, heridas, tumores, golpes, etc.

Ulceras

El tratamiento a seguir en casos de úlceras, será el siguiente:

Sobre la úlcera se colocarán hojas de llantén lavadas y machacadas en forma de emplasto, cambiándolas cada cuatro horas. En las úlceras en el estómago, el jugo de limón en abundancia dá excelentes resultados. La cataplasma de barro (al absorber el veneno y limpiar las llagas), colocadas sobre las úlceras dá resultatos sorprendentes. El sumo de abrojo, asociado con miel de abeja se usa en las úlceras de la boca. El cocimiento del alcomoque se use en lavatorios contra las úlceras cancerosas, el añil silvestre en forma de cataplasma también dá muy buenos resultados, asi como la verbena. Los baños de vapor local, aplicados sobre la parte afectada, usando hojas de malva, cola de caballo y llantén es excelente, y podrá darse a todo el cuerpo semanalmente.

Estreñimiento

En el estreñimiento las comidas serán abundantes en frutas, verduras y leguminosas, pan integral, muchos azúcares y vitaminas (especialmente vitamina B), mucho liquido; productos lácteos y vino blanco. Se debe evitar ingerir carnes, vino tinto, chocolates (cacao) y el arróz.

El tratamiento a seguir en caso de estreñimiento es el siguiente:

Con la cocción de las raices del abracejo, se preparará un té y se beberá durante el dia unas tres veces. La zanahoria cruda y rallada con jugo de limón se comerá en abundancia. También es recomendable empapar en unas hilas, aceite bien caliente (de coco, tártago, aguacate o ajonjoli), y se aplicarán en el ombligo. La lechuga comida en ayunas esparciéndole un polvillo de sal y bebiendo encima unos tragos de agua quebrantada, afloja el vientre. (Ver asimismo las propiedades del pepino y el col). Los berros comidos a la hora de comer y al acostarse beber agua tibia, es remedio probado contra el estreñimiento.

Afecciones del Higado y Vias Biliares

En el régimen alimenticio se suministrará sobre todo, hidratos de carbono, azúcares en compotes y té, cocimientos de harinas, leche descremada, sopas y puré de verduras, compotas y mermeladas de frutas, sopa de cereales, etc. En general se evitará las comidas copiosas, a favor de comidas más frecuentes y de volumen reducido. Se evitará las grasas, con excepción de la manteca fresca y el aceite puro de oliva; las verduras como repollo, coliflor y las leguminosas como arvejas, lentejas, porotos; la carne y el pescado; los condimentos y especias de toda clase (vinagre, mostaza, pimienta y otras). Estará completamente prohibido; las yemas de los huevos, las carnes grasas, saladas ahumadas y los embutidos, lo mismo que las conservas de pescado y crustáceos, bebidas alcoholicas concentradas, gaseosas, chocolate y cacao.

Algunos tratamientos recomendables contra las enfermedades del higado son las siguientes:

Aplicarse cataplasma de abrojo, esencialmente en las inflamaciones. El zumo de acelga con un poco de sal es un laxante suave para los males del higado. Tomado el zumo de berro en infusión fria de una corteza de guácimo, en dósis de cuatro cucharadas dos o tres veces al dia, se aplican con éxito. También es de gran efecto la yerba ‘quemadura’. Las hojas se aplican en cataplasmas, sobre todo en las inflamaciones, recomendándose tomar al mismo tiempo en cocimienti teiforme. Por último es muy recomendable el jugo de limón en abundancia, diariamente. En los trastornos biliares se recomendará beber jugo de membrillo, mezclado con un poco de agua.

Afección del Corazón y de las Arterias

El régimen alimenticio deberá contar de: el llamado ‘régimen lacto-vegetal’, es decir combinar productos lácteos con vegetales. Si existe obesidad es necesario reducir el peso. Conviene distribuir las comidas en fracción de poca cantidad cada vez. Se restringirán las comidas en abundancia y los alimentos indigestos o los que provocan gases. En general cuidar que la administración de liquidos no sea abundante.

Evitar los estimulantes (Café, té, alcohol y tabaco), limitar las carnes, la sal y los condimentos. Está completamente prohibido, cuando existan además , la sal, disponiéndose un régimen completamentario excento de sal (uno muy conocido es el que se suministra unos 1000 cm. cúbicos de leche repartidos en 6 tomas en 24 horas).

Es muy utilizado también el suministro de frutas crudas o cocidas, con cáscaras; y asimismo se utiliza las hortalizas en formas de ensaladas. Las flores, hojas, cortezas o raices de saúco, preparadas en la cantidad de 20 gramos en 1 litro de agua, dan excelentes resultados en los males del corazón. Si se preparan las hojas o flores debe ser en infusión, pero si es de la corteza o de las raices se preparará en cocimiento. Para la debilidad del corazón se preparará 20 gramos de romero en 1 litro de agua, en forma de infusión, y se tomará 3 o 4 pozillos al dia, de este té. En caso de palpitaciones, beberá zumo de artemisa en vino. Para confortar el corazón, se tomará el agua destilada de azahares 9 de sus flores en vino, o cocimiento de cardosanto. En el caso de palpitaciones también se usará la miel fria de la caña. ésta se untará sobre el corazón.

Diabetes Sacarina

El régimen alimenticio debe ser estrictamente individual y siempre ajustado al tipo de diabetes que padezca el enfermo, ya que la existencia de tipos graves, medianamente graves y benignos, haces que el consejo exacto sea imposible y que, por lo tanto, sea sólo el médico quien indique el régimen que debe seguir el enfermo.

En aquellas diabetes de curso benigno excentas de complicaciones, pare cuyo control, en lo que se refiere a las cifras de azúcar en la sangre y en la orina, prácticamente no haga falta insulina, se acostumbra aconsejar, para un régimen de 3000 calorias una proporción de 35 % de hidratos de carbono, 15 % de proteinas, 50 % de grasa.

Siempre en las condiciones expuestas, un ejemplo de régimen inicial podria ser el siguiente en 24 horas: leche 200 grs.; manteca 40 grs.; carna de vaca 200 grs.; huevos 2 grs.; pan negro 80 grs.; aceite 40 cm3; queso 30 grs.; vegetales al 5 %, 200 grs,; vegetales al 10 %, 100 grs.; vegetales al 20 %, 150 grs.; frutas al 10 %, 500 grs. Como condimentos de este régimen se puede emplear: jugo de limón, vinagra, sal, ajo, yerbas y queso rallado.

Algunas otras recomendaciones para los diabéticos son las siguientes

Tómese cada dia cuatro tasas de suero de leche y hágase uso en cantidad de la leche agria y del yogurt.

Tómese en ayunas alternativamente: 1) repollo fresco, 2) rábanos frescos, 3) una cebolla cruda, pequeña, 4) fresas frescas, 5) arándanos frescos.

La levadura y el estracto de levadura dan también buenos resultados.

Evite alimentos frios o asados y por las noches es recomendable una compresa fria en el vientre, tapándose bien para no tener frio.

Da mayor resultado todavia colocándose una cataplasma en lugar de la compresa.

El régimen alimenticio será pobre en pruinas, es decir debe evitarse el higado, páncreas, riñón, bazo, sesos, timo, levadura, estracto de carne, caldo, té, café, cacao, mate, etc.

Las comidas serán sobrias y de mesura justas, suficientes cantidades de hidratos de carbono: trigo, maiz, harina, etc. Está permitido la leche y huevo si son bien tolerados.

Quesos frescos; todas las legumbres, menos las prohibidas: Todas las frutas; pastas alimenticias; pan, bizcochos, harina, azúcar. etc.

Está restringido el uso de grasa y alimentos grasos. Y terminantemente prohibido; las purinas durante la crisis agudas y en los casos de crisis frecuentes, y en general carnes rojas y blancas (especialmente las visceras).

Habras, porotos, lentejas, hongos, condimentos fuertes, café, cacao, té, alcohol, chocolate. Las cataplasmas de yerbas de barbasco (de las hojas) calman los dolores de la gota.

Es recomendable también beber el cocimiento de la raiz de la calahuala. Asimismo las cataplasmas de Ocurno hecha con la raiz fresca y miel. El aceite que se ponga a freir una rana también es un excelente remedio.

Volver arriba Volver al Inicio