Cocina & Salud > Salud & Alimentos

¿Será un yogur de verdad?

¿Será un yogur de verdad?
Estos productos lácteos no contienen las bacterias vivas y activas Natural, desnatado, griego, búlgaro, enriquecido, con frutas, con bifidus activo... hay muchísimas variedades de yogur pero, verdaderamente todos merecen llamarse yogur o algunos no lo son exactamente?
-->

Esta duda se ha planteado con la llegada de los pasteurizados, que no contienen las bacterias vivas y activas características de este producto lácteo.

Según muchos expertos, se trata de una leche fermentada diferente que se encuentra en una posición intermedia entre la leche y el yogur.

Lo que diferencia al clásico yogur "de toda la vida" de este nuevo producto lácteo es que el primero conserva vivas, tras la fermentación, sus dos bacterias principales que contienen los beneficios adicionales para la salud. Por ello, caducan a los 28 días de su elaboración y deben mantenerse en la nevera para su correcta conservación. Por su parte, los pasteurizados carecen de estas bacterias, que han sido destruidas durante su fabricación, pero mantienen las mismas propiedades nutritivas que el yogur habitual.

Las bacterias activas hacen que el lácteo sea más digerible, contribuyen a mantener y generar la flora intestinal y aseguran un importante aporte de calcio. En definitiva, permiten que este producto tenga las mismas propiedades que la leche, pero que su digestión sea más fácil. Por ello, las personas que padecen algún grado de intolerancia a la lactosa es preferible que consuman los clásicos yogures.

Las bacterias activas contribuyen a mantener y generar la flora intestinal.

Algunas de sus Propiedades

Se le atribuyen propiedades para disminuir los niveles de colesterol, en el organismo femenino reduce síntomas del síndrome premenstrual como la hinchazón y el malestar abdominal durante este periodo, ya que se reducen los mecanismos de defensa e incluso también ayuda a prevenir los síntomas de la cistitis (infección en las vías urinarias, sobre todo en la vejiga) que algunos casos tiene su origen en la migración de gérmenes patógenos del intestino a las vías urinarias.

En pacientes en recuperación postoperatoria de intervenciones quirúrgicas abdominales, ingerirlo puede ayudar a hacer más rápida la recuperación y mejorar la acción del tratamiento, dado que el yogur contribuye a la salud del aparato digestivo.

Un vaso de yogur natural de 250 mls. contiene 250 mgs. de calcio, mas que suficiente para prevenir la osteoporosis y otros problemas óseos. Pero inicie su consumo desde ahora, enséñele a sus hijos y cónyuge la importancia de este magnífico alimento, que es de más fácil digestión que muchos productos lácteos

Contiene vitamina A y vitaminas del complejo B, además de otros minerales como el fósforo, el yodo, el potasio, el zinc; además sólo aporta por porción de 250 mls. 150 calorías. Por eso es recomendable para las personas con sobrepeso u obesas, en régimen de adelgazamiento; tiene propiedades cosméticas. Una mascarilla de yogur provee de humedad al rostro, es indicada para todo tipo de piel. En usos gastronómicos tiene mucha aceptación, en sopas, ensaladas, aderezos, platos fuertes, postres, galletas, gelatinas y pasteles. Parece increíble que esta humilde leche fermentada sea tan benéfica, consúmala diariamente y disfrute de sus beneficios y, usted, consuma yogur.

Receta de yogur Casero

La receta de yogur es muy sencilla de preparar y permite elaborar un delicioso yogur casero. Este yogur es un derivado lácteo muy sano y nutritivo y suele gustar a todo y especialmente a los niños además, con el yogur se pueden realizar otros platos y recetas muy ricos y apetitosos.

Ingredientes para 6 yogures:
• Leche entera:1 litro
• yogur natural o desnatado: 1 unidad

Preparación:
Tiempo estimado: 8 horas aproximadamente
• Se pone la leche en un cazo y se calienta hasta alcanzar los 85-90 grados y se mantiene en esta temperatura durante 5 minutos evitando que llegue a hervir
• A continuación se deja enfriar hasta que alcance los 40-45 grados. Es importante realizar todo este proceso para evitar que queden bacterias vivas que puedan estropear el yogur
• Cuando la leche está tibia se pone en un recipiente de vidrio o de barro (que no sea metálico) y se le agrega dos cucharadas soperas de yogur natural (preferiblemente desnatado) y se remueve bien para que se disuelva
• Se tapa el recipiente con una tapa o con un paño limpio (o una toalla limpia) y se deja reposar durante? 6 o 7 horas manteniendo la misma temperatura y evitando que se enfríe
• Pasado este tiempo la leche debe haber coagulado de forma homogénea. De no ser así, si la leche está poco coagulada y su sabor es ligeramente ácido es que le falta reposar un poco más. Se vuelve a tapar bien y se deja reposar un par de horas más
• Cuando el yogur está listo desprende un suave aroma láctico típico del yogur. Entonces se pone en el frigorífico y listo

Una vez en el frigorífico el yogur dura aproximadamente una semana pero poca gente puede resistirse a la tentación durante tanto tiempo.

Volver arriba Volver al Inicio