Muchas de ellas son carbonatadas, aunque el consumo de refrescos sin gas cada vez es mayor. Estos últimos son un grupo intermedio entre los refrescos y los zumos de fruta, ya que son mezcla de dos o más zumos con agua, junto con azúcares o edulcorantes, aromatizantes y acidulantes. También se les suele añadir ácido ascórbico como antioxidante y para enriquecer el producto en vitamina C.

Las bebidas deportivas son refrescos que se formulan para cubrir distintas necesidades asociadas con el ejercicio físico: bebidas para reponer líquidos, para facilitar la rehidratación tras una actividad física intensa o durante ella. Se conocen también como isotónicas y reponedoras de electrolitos. Este tipo de bebidas también incorporan hidratos de carbono como fuente de energía y suelen incluir una mezcla de vitaminas, particularmente vitamina C, complejo B y E. Otro tipo de bebidas refrescantes son las llamadas enriquecidas que contienen ciertos nutrientes (proteínas, minerales, vitaminas, fibra).

Cabe recordar que los refrescos tienen un contenido elevado en azúcar y que el consumo de estas bebidas en grandes cantidades conduce a un aporte calórico suplementario en forma de azúcar, lo que no es deseable para la salud. Por este motivo, diferentes marcas comerciales, han puesto en el mercado bebidas "bajas en calorías" en las que el azúcar (sacarosa) se ha sustituido por un edulcorante de síntesis.

En general valor nutricional de estas bebidas es casi nulo. Solo merece destacar el posible aporte de vitamina C en aquellas que se refuerzan con este nutriente.

El azúcar en las bebidas

Un poco de azúcar con el café de la mañana no le hace mal a nadie. El problema es cuando ese poco de azúcar se repite diecisiete veces al día

Entre el café, el té, el mate, una gaseosa, unas pastillas, el yogur con frutas y un chicle, podes llegar a acumular un montón de cucharadas de azúcar por día sin darte cuenta.

Se calcula que una persona promedio consume 61.3 kilos de azúcar por año, o más o menos, unas 300-600 calorías por día. Es muchísimo si consideramos que el azúcar no es un nutriente, sino solo un aditivo, cuyo único mérito es que provee de energía inmediata. Según el tamaño de tu cuerpo y las calorías que gastás, podrías tomar entre 6 y 15 cucharaditas de azúcar por día. Si entrenas en gimnasio, o tenés una vida bastante agitada entre el trabajo y los estudios, podes llegar hasta 18 cucharaditas por día, y no pasa nada.

Pero si no entrenas, sos mujer o hacés una vida relativamente sedentaria, no deberías pasarte de las 6-8 cucharaditas diarias. El problema con el azúcar es que aparece en lugares que ni nos imaginamos; una inocente lata de gaseosa puede agregar unas 9.8 cucharaditas de azúcar a tu dieta; un jugo de fruta puede sumar hasta 12 cucharaditas de azúcar más.

Cada cafecito que tomás durante el día suma otras dos cucharaditas de azúcar más. Y, si a la hora del almuerzo, se te da por comer sano y te tomás un yogur con frutas, bueno sumaste otras siete cucharaditas de azúcar más!

¿Cuánto sumaste hasta aquí? Treinta cucharaditas de azúcar, y recién vas por el mediodía!


Contenido de azúcar de algunos alimentos

Comida
Porción
Contenido de azúcar

Torta de chocolate

125 gr.

7.8 cucharaditas

Coca Cola

1 lata

9.8 cucharaditas

yogur Danone c/fruta

1 pote

7.4 cucharaditas

Gatorade

1 botella

3.5 cucharaditas

Helado de chocolate

1 taza

19 cucharaditas

Gelatina

1/2 taza

4.2 cucharaditas

Barrita de cereal

28 gr.

3.3 cucharaditas

Avena instantánea Quaker

45 gr.

4.3 cucharaditas


Si tenés planeado ir a tomar algo después de la oficina, pensá que el alcohol se convierte en azúcar en sangre rapidísimo.

En bebidas no importa tanto la cantidad como la graduación alcohólica. Pero, para darte una idea aproximada de cuántas calorías estás agregando cada vez que vas a un pub, aquí va:


Calorías en las bebidas

Bebidaa
Cantidad
Calorías

Cerveza

1 porrón grande

150

Vino

1 copa

120

Whisky

1 medida (3 onzas)

140

Tequila

1 medida (3 onzas)

150

Champagne

1 copa

170


El azúcar es el alimento del cerebro por excelencia. Esto no quiere decir que si comemos mucho azúcar vamos a ser más inteligentes. Quiere decir que el cerebro absorbe los nutrientes de todo lo que comemos, en la cantidad que necesita, y el azúcar es uno de sus nutrientes favoritos. Por eso, cuando hacemos esfuerzos mentales mayores a los normales (un examen, un trabajo, etc.), los azúcares son nuestros mejores aliados. Esto es fácil de entender.

Lo que no es tan obvio es que el azúcar y los carbohidratos son lo mismo. Es más, los azúcares no son otra cosa que carbohidratos simples.

La leche, las frutas, algunas verduras, los cereales y los panes tienen un alto contenido de carbohidratos y de azúcar!! La cuestión está, entonces, en no agregar aún más azúcar a la que ya tienen, así que, si comemos una comida con pan o con galletitas, y además una fruta, no le agreguemos azúcar al café. A propósito de comer fruta, un dato que pocos saben: no es lo mismo comer una naranja que tomar un jugo de naranja (de la misma naranja).

El vaso de jugo de frutas tiene la misma cantidad de azúcar y aporta la misma cantidad de calorías que comer la fruta pero es más gratificante y nos deja más saciados comer la fruta entera... En otras palabras, cuando de azúcar y de calorías se trata, es mejor comer la fruta y no beberla.


Bibliografía:
- Hollingsworth P. Functional Beverage Juggernaut Faces Tighter Regulations. FoodTechnology 2000;54(11):50-54.
- Zapelena MJ. Bebidas: agua, bebidas alcohólicas y bebidas no alcohólicas. En: Astiasarn I, Martínez JA. Alimentos. Composición y Propiedades. McGraw-Hill Interamericana. Madrid, 2000:291-315.

Volver arriba Volver al Inicio