Cocina & Salud > Salud & Alimentos

Probióticos: 8 beneficios para la salud

Probióticos: 8 beneficios para la salud
Los probióticos promueven un balance saludable de la flora intestinal y han sido asociados a un amplio espectro de beneficios para la salud.

Los probióticos son microorganismos vivos que pueden ser consumidos a través de comidas fermentadas o suplementos.

Más y más estudios demuestran que el equilibrio o desequilibrio de bacterias en tu sistema digestivo está asociado a la salud general y enfermedad.
Estos incluyen beneficios para la pérdida de peso, la salud del sistema digestivo, para la función inmune entre otros.

Este es un repaso de los beneficios claves para la salud asociados a los probióticos.

1. Los probióticos pueden equilibrar la flora bacteriana en tu sistema digestivo

Los probióticos incluyen las bacterias “buenas”. Estos son microorganismos vivos que pueden proveer beneficios para la salud cuando se consumen.

Estos beneficios se cree que son el resultado de la habilidad de los probióticos para restaurar el equilibrio natural de la flora intestinal.

Un desequilibrio significa que hay demasiadas bacterias malas y no suficientes de las buenas. Puede deberse a una enfermedad, medicación tales como antibióticos, una dieta pobre, entre otras cosas.

Las consecuencias pueden incluir problemas digestivos, alergias, problemas de salud mental, obesidad y más.

Los probióticos se encuentran generalmente en alimentos fermentados o pueden tomarse como suplementos. Lo mejor es que parecen ser seguros para la mayoría de la gente.

RESUMEN: Los probióticos son microorganismos vivos. Cuando se toma en cantidades suficientes, pueden ayudar a restaurar el equilibrio natural de la flora intestinal. Como resultado, se puede obtener beneficios para la salud.

2. Los probióticos pueden prevenir y tratar la diarrea

Los probióticos se conocen ampliamente por sus habilidades para prevenir la diarrea o reducir su severidad.

La diarrea es un efecto secundario común de la toma de antibióticos. Ocurre debido a que los antibióticos pueden afectar negativamente el equilibrio de las bacterias buenas y malas en el intestino.

Varios estudios sugieren que el uso de probióticos está asociado a reducir el riesgo de una diarrea asociada a los antibióticos.

En un estudio, los investigadores encontraron que la toma de probióticos redujo la diarrea asociada a los antibióticos en un 42%.
Los probióticos también pueden ayudar con otras formas de diarrea que no están asociadas a los antibióticos.

Una reseña de gran escala de 35 estudios descubrió que ciertas cepas de probióticos puede reducir la duración de las diarreas infecciosas por un promedio de 25 horas.

Los probióticos redujeron el riesgo de la diarrea de viajeros en un 8%. También disminuyó el riesgo de diarrea de otras causas en un 57% en niños y de un 26% en adultos.

La efectividad varía, dependiendo del tipo y dosis de los probióticos suministrados.

Cepas tales como Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus casei y la levadura Saccharomyces boulardii son las más comúnmente asociadas a reducir el riesgo de diarrea.

RESUMEN: Los probióticos pueden reducir el riesgo y la severidad de la diarrea de una cantidad de causas diferentes.

3. Los suplementos probióticos mejoran algunas condiciones de salud mental

Una cantidad de estudios que va en aumento, relaciona la salud intestinal con el estado de ánimo y la salud mental. Tanto estudios hechos en animales como en humanos encuentran que los suplementos probióticos pueden mejorar algunos desórdenes de salud mental.

Una reseña de 15 estudios hechos en humanos descubrió que suplementar con cepas de Bifidobacterias y Lactobacillus por 1–2 meses puede mejorar la ansiedad, la depresión, el autismo, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la memoria.

Un estudio siguió a 70 trabajadores químicos por 6 semanas. Aquellos que consumían 100 grs de yogur con probióticos por día o tomaban una cápsula diaria de probióticos experimentaron beneficios en su salud general, en la depresión, la ansiedad y el estrés.

Los beneficios también se encontraron en un estudio de 40 pacientes con depresión.

Tomando suplementos probióticos por 8 semanas hizo que descendieran los niveles de depresión y redujo los niveles de la proteína C-reactiva (un marcador de inflamación) y de hormonas tales como la insulina, comparados con la gente que no tomo un probiótico.

RESUMEN: Las investigaciones demuestran que tomar probióticos puede ayudar a mejorar los síntomas de los desórdenes de salud mental tales como la depresión, la ansiedad, el estrés y la memoria, entre otros.

4. Ciertas cepas de probióticos pueden ayudar a mantener tu corazón saludable

Los probióticos pueden ayudar a mantener tu corazón saludable al bajar el colesterol LDL (“malo”) y la presión sanguínea.

Ciertas bacterias que producen ácido láctico pueden reducir el colesterol rompiendo la bilis en los intestinos.

La bilis, un fluído que surge naturalmente hecho principalmente de colesterol, ayuda a la digestión. Al romper la bilis, los probióticos pueden prevenir que sea reabsorbido por los intestinos, donde puede entrar a la sangre como colesterol.

Una reseña de 5 estudios descubrió que comer un yogur con probióticos por 2-8 semanas redujo el colesterol total en un 4% y el colesterol LDL en un 5%. Otro estudio conducido por 6 meses no encontró cambios en el colesterol total ni en el LDL. Sin embargo, los investigadores encontraron un pequeño incremento en el colesterol HDL (“bueno”).

Consumir probióticos puede también bajar la presión arterial. Una reseña de 9 estudios encontró que los suplementos probióticos reducen la presión sanguínea, pero solo modestamente. Para poder experimentar cualquier beneficio relacionado con la presión sanguínea, la suplementación debía exceder las 8 semanas y tener 10 millones de unidades formadoras de colonia (CFUs) por día.

RESUMEN: Los probióticos pueden ayudar a proteger el corazón reduciendo los niveles de colesterol “malo” LDL y bajando modestamente la presión sanguínea.

5. Los probióticos pueden reducir la severidad de ciertas alergias y el eczema

Ciertas cepas probióticas pueden reducir la severidad del eczema en niños e infantes.

Un estudio descubrió que los síntomas de eczema mejoraron en infantes alimentados con leche suplementada con probióticos, comparados con infantes que fueron alimentados con leche sin probióticos.

Otro estudio siguió a niños de mujeres que tomaron probióticos durante el embarazo. Dichos niños redujeron el riesgo de desarrollar eczema durante los primeros dos años de vida en un 83%. Sin embargo, la relación entre los probióticos y la severidad reducida del eczema aún es débil y se necesita realizar más estudios.

Algunos probióticos también pueden reducir las respuestas inflamatorias en la gente con alergias a los lácteos o a la leche. Sin embargo, la evidencia es débil y se necesita realizar más estudios.

RESUMEN: Los probióticos pueden reducir el riesgo y la severidad de ciertas alergias, tales como el eczema en infantes. Sin embargo, se necesita más investigación al respecto.

6. Los probióticos pueden ayudar a reducir los síntomas de ciertos desórdenes digestivos

Más de un millón de personas en los Estados Unidos sufre de enfermedad intestinal inflamatoria, incluyendo colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn.

Ciertos tipos de probióticos de las cepas Bifidobacterias y Lactobacillus han mejorado síntomas en la gente con colitis ulcerosa leve. Sorprendentemente, un estudio encontró que suplementarse con el probiótico E. coli Nissle era tan efectivo como las drogas en mantener la remisión en la gente con colitis ulcerosa.

Sin embargo, los probióticos parecen tener poco efecto en los síntomas de la enfermedad de Crohn. No obstante, los probióticos pueden tener beneficios para otros desórdenes intestinales. Investigaciones tempranas sugieren que pueden ayudar con los síntomas del síndrome de colon irritable (SCI).

También se ha demostrado que reduce el riesgo de enterocolitis necrotizante severa en un 50%. Esta es una condición intestinal fatal que ocurre en infantes prematuros.

RESUMEN: Los probióticos pueden ayudar a reducir los síntomas de desórdenes intestinales como la colitis ulcerosa, SCI y la enterocolitis necrotizante.

7. Los probióticos pueden ayudar a incrementar el sistema inmune

Los probióticos pueden ayudar a darle a tu sistema inmune un incremento y a inhibir el crecimiento de bacterias intestinales dañinas.

A su vez, algunos probióticos han demostrado promover la producción de anticuerpos naturales en el cuerpo. También incrementan las células inmunes como las células productoras de IgA, los linfocitos T y las células NK (natural killer).

Una gran reseña encontró que tomar probióticos redujo la probabilidad y duración de infecciones respiratorias. Sin embargo, la calidad de la evidencia fue baja.

Otro estudio que incluía más de 570 niños descubrió que tomar el Lactobacillus GG redujo la frecuencia y severidad de infecciones respiratorias en un 17%. Los probióticos Lactobacillus crispatus también han demostrado reducir el riesgo de infecciones en el tracto urinario (ITU) en mujeres en un 50%.

RESUMEN: Los probióticos pueden ayudar a incrementar el sistema inmune y proteger contra las infecciones.

8. Los probióticos pueden ayudar a perder peso y la grasa del abdomen

Los probióticos pueden ayudar con la pérdida de peso a través de una cantidad de diferentes mecanismos.

Por ejemplo, algunos probióticos previenen la absorción de la grasa dietaria en el intestino. La grasa es luego excretada a través de las heces en lugar de ser almacenada en el cuerpo. Los probióticos pueden también ayudar a que te sientas más lleno por más tiempo, quemar más calorías y almacenar menos grasa. Esto es causado particularmente al aumentar los niveles de ciertas hormonas, tales como la GLP-1.

También pueden ayudar con la pérdida directa de peso. En un estudio, las mujeres que hacían dieta que tomaron Lactobacillus rhamnosus durante 3 meses perdieron 50% más de peso que las mujeres que no tomaron ningún probiótico.

Otro estudio de 210 personas encontró que tomando incluso bajas dosis de Lactobacillus gasseri por 12 semanas dio como resultado una reducción de la grasa abdominal en un 8.5%.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que no todos los probióticos ayudan en la pérdida de peso. Sorprendentemente, algunos estudios encontraron que ciertos probióticos, como Lactobacillus acidophilus, pueden incluso llevar a un aumento de peso. Se requieren más estudios para clarificar la relación entre los probióticos y el peso.

RESUMEN: Ciertos probióticos pueden ayudar a la baja de peso y a la pérdida de grasa abdominal. Sin embargo, otras cepas pueden estar relacionadas al aumento de peso.

La mejor forma de beneficiarse de los probióticos

Puedes obtener probióticos de una variedad de comidas o suplementos.

Los cultivos vivos de probióticos se encuentran a menudo en productos lácteos fermentados tales como yogures y bebidas lácteas. Los alimentos fermentados como los pickles, el tempeh, miso, kefir, kimchi, chucrut y productos de soja también pueden contener bacterias de ácido láctico.

También puedes tomar probióticos en tabletas, cápsulas y polvos que contengan la bacteria en su forma disecada.

No obstante, ten en cuenta que algunos probióticos pueden ser destruidos por el ácido estomacal antes de que puedan llegar al intestino – lo que quiere decir que no obtendrás los beneficios que buscas.

Si quieres experimentar algún beneficio para la salud de los mencionados anteriormente, es importante que lo consumas en cantidades apropiadas. La mayoría de los estudios demostraron beneficios utilizando dosajes de 1 billón a 100 billones de organismos vivos o de unidades formadoras de colonias (CFU) por día.

 

Volver arriba Volver al Inicio