Dietas & Nutrición > Dietas

La antidieta

La antidieta
La antidieta surgió en Estados Unidos, donde no sólo era una cura de adelgazamiento sino un nuevo concepto de alimentación.

Esta dieta no consiste en limitar las calorías, sino en no mezclar según qué alimentos. Se basa en un reducido número de principios que no restringen la alimentación, pero que sí la adecúan a ciertos horarios y combinaciones.

Siguiéndola fielmente se pueden bajar hasta dos kilos por semana.

Por las mañanas no se puede tomar nada más que fruta, nada de pan, café o cereales, para saciar el hambre se pueden tomar dos plátanos.

Hasta mediodía sólo deben consumirse frutas y jugos de frutas. Después de comer la fruta debe esperar entre 20 y 30 minutos antes de ingerir otro alimento.

Si come carne, pescado o cualquier otro tipo de proteínas, no se debe mezclar con almidones (papas, arroz, fideos, legumbres). Sí se puede combinar con todos los vegetales que desee.

Por la noche ya se puede comer carne, pescado, arroz, verduras, pasta, patatas, etc., sin ninguna restricción.

Después de ingerir alimentos, hay que esperar cuatro horas antes de comer nuevamente, pero si ha combinado mal (carbohidratos con proteínas) debe esperar un mínimo de ocho.

La antidieta forma parte de las llamadas dietas disociadas que se basan en la creencia de que los hidratos de carbono y las proteínas deben tomarse por separado, nunca en la misma comida porque su digestión requiere un medio ácido y un medio alcalino y la mezcla de los dos dificulta la asimilación de nutrientes.

No existen limitaciones en cuanto a productos lácteos, y para aderezar los alimentos puede utilizarse un aceite vegetal.

Modo simplificado de seguir esta dieta

Desayuno
Fruta fresca; macedonia de frutas o zumo recién exprimido.

Comida
Fuente de verduras; ensalada con queso fresco; emparedado de aguacate; sopa de lentejas; salvado de trigo con ensalada.

Cena
Pollo asado y setas; filete de pescado frito; pasta con verduras.

Bebidas Agua mineral, zumo de fruta, jugo de hortalizas, infusión de hierbas, café de malta.

La antidieta

Una dieta que, básicamente, consiste en no mezclar ciertos alimentos. El principio fundamental de la antidieta es una adecuada combinación de los alimentos. El régimen se basa en el descubrimiento de que ciertas combinaciones de alimentos se digieren con más facilidad y eficacia que otras.

El elemento clave en juego es la energía; dado que la digestión es una de las funciones que producen mayor demanda energética. A su vez, esta energía es importantísima para la desintoxicación del cuerpo; y éste no puede eliminar los desechos tóxicos sin nuestra cooperación.

Lo que se busca a través de esta dieta es que la comida permanezca en el estómago, aproximadamente, sólo tres horas; de esta manera, se evita la fermentación, los gases, la acidez y la indigestión. Se pretende que los alimentos pasen rápidamente por nuestros intestinos; y la manera más rápida y eficaz de asegurarlo es no consumir más de un tipo de alimento por vez. Comer en forma simultánea dos alimentos concentrados (por ejemplo, carne y harinas) causaría que éstos se pudran y no puedan ser asimilados.

En consecuencia: si querés comer un bife, una porción de pescado o de pollo no hay problema; siempre que no lo acompañes de ningún otro alimento concentrado: nada de papas, arroz, fideos, queso o pan. Con las carnes podés comer solamente alimentos de alto contenido de agua; o sea, con verduras hervidas o ensaladas crudas. Si querés comer papas o pastas acompáñalas solamente con verduras y ensaladas.

Ventajas Es rica en vitaminas, minerales y fibra; regula los niveles colesterol y disminuye el consumo de grasas animales.

Desventajas
Si no se sigue correctamente puede provocar hipoglucemia y, finalmente, se tiende a perder músculo debido al bajo consumo de proteínas.

Esta dieta fue diseñada hace algunos años por Harvey y Marlyn Diamond. Después de su divorcio, Marlyn publicó un nuevo libro en donde descubrió algunos de los secretos que no se habían publicado en la primera versión. Así, en la ?Nueva Antidieta? el objetivo es crear una combinación adecuada de los alimentos, para que se traduzcan en una digestión normal que dure entre tres y cuatro horas y, por lo tanto, consiga un ahorro de energía que luego podrá ser utilizada en otras actividades.

También conocida como "Fit for life", se rige por los siguientes principios básicos:

El secreto para tener un peso adecuado está en la combinación de los alimentos.

Nunca se pueden ingerir dos alimentos concentrados a la vez. Los alimentos concentrados son todos aquellos que no son ni frutas ni verduras.

Según lo que planta esta dieta, la digestión se basa en el reloj biológico del cuerpo, el cual consta de tres fases apra su buen funcionamiento: La fase de eliminación -la cual se da entra las 5 a.m. y la 1 p.m.-, que consiste en la limpieza interna del organismo; la fase de apropiación -entre la 1 p.m. y las 7 p.m.-, que se refiere a la digestión; y la fase de asimilación - de 7 p.m. a 5 a.m.- o etapa de construcción, reparación y distribución.

No debemos combinar

• Ácido con almidón: por ejemplo, limón y papa; vinagre y arroz o naranja y pan

• Proteína y proteína: por ejemplo, lentejas y pollo, garbanzos y queso o leche y huevos.

• Grasas con azúcares: por ejemplo, aceite y melón o almendras y miel.

• Proteína y almidón: por ejemplo, huevo y papa, lentejas y arroz o pan y queso.

• Almidón con almidón: por ejemplo, papas y arroz, arroz y avena o plátano y cereal de trigo.

Además se debe tener en cuenta:

Acompañar las proteínas con abundante ensalada; no mezclar vinagre con limón; no poner limón en la ensalada que lleve jitomate y no endulzar los líquidos que se tomen después de las comidas ni comer postre, pues retardan la digestión.

La mala educación

Estamos tan mal educados (alimentariamente hablando) que casi todos cometemos habitualmente la torpeza, por ejemplo, de deleitarnos frente a un par de huevos fritos con patatas fritas (papas) ¿Qué tienen de malo los huevos fritos? Nada en absoluto ¿Y las papas? Constituyen un alimento excelente. Pero unos y otras son como esos individuos estupendos que, en cuanto se casan, constituyen un matrimonio desastroso.

La "incompatibilidad de caracteres" se da en la mesa más que en ninguna otra parte: lentas digestiones, pesadillas, flatulencias y otros disgustos son los platos que se tiran a la cabeza los alimentos que no pueden llevarse bien. Y usted es, en definitiva, quien paga los platos rotos a través de un malestar constante y un inminente exceso de peso. La Antidieta propone un estilo de vida natural a través del cual podemos sentirnos bien y alcanzar nuestro propio peso corporal: El secreto no está ni en la cantidad, ni en la calidad de los alimentos (al menos no en primer término), sino en la "combinación" de los mismos.

Volver arriba Volver al Inicio