Cafe

Por desgracia me gusta demasiado el café y llego a tomarme tres tazas al día y eso, a la larga, mi hígado lo nota y se resiente. Un día, en casa de mi suegra, tomando café (por supuesto) me empezó a doler el estómago y tuve que dejarlo, entonces ella me dio una infusión que me alibió muy rápidamente (aunque no voy a engañarlos: era asquerosa, estaba hecha a base de boldo, una planta). Cuando empieza a hervir el agua le echamos un puñadito de boldo. Lo dejamos hervir unos minutos y reposar otros cuantos. Luego colamos la solución y la endulzamos para tomarla. La verdad es que se nota un alivio enseguida.

Cocinar con menos grasa

La grasa no es solo un problema de estética sino que es un factor de riesgo para nuestra salud y debemos controlarla en las comidas. Por ello les voy a dar unos consejos que debemos seguir para llevar una vida más sana. Utiliza una sartén antiadherente, echa un poco de aceite, caliéntalo sin que llegue a humear, y luego reduce el fuego. De esta forma utilizarás menos aceite sin renunciar al color dorado cuando frías algo. Cuando hagas caldo o sopa, de lo que sea (ya que todas tendrán más o menos grasa) prepara cantidad para varios días, déjalo enfriar y retira la capa de grasa que queda en la superficie. De esta manera eliminarás la grasa sobrante. Espero que sigas estos consejos que los ayudarán a llevar una vida más sana.

Truco desodorante

Un buen truco para aquellas personas que sufran de "sudación excesiva". Ahora que llega el verano es algo muy molesto y antiestético el tener surcos de sudor bajo el brazo o desprender ese olorcillo tan desagradable; pero podéis hacer vuestro propio desodorante de la manera más natural y que os ayudar con este "problemilla". Si os aplicáis directamente un poco de bicarbonato sobre las axilas evitareis sudar tanto, o si lo preferís podéis echar un par de cucharadas en el agua del bajo; el efecto es el mismo.

Mal Aliento

No me iris a negar lo desagradable que es que se te acerque alguien para decirte algo y que le huela el aliento, o saber que te huele y no saber qué hacer para remediarlo? Los chicles y caramelos, no están mal, pero lo que a mi de verdad me arregla ese problemilla lo mejor es tomar cada día una infusión echa de manzanilla y limón. Ponemos a hervir agua y entonces le echamos la manzanilla y unas gotas de limón. Lo dejamos un ratito para que repose la infusión y luego nos lo tomamos. Tengo entendido que si masticamos unas hojas de perejil o de hierbabuena también desaparece el mal aliento, pero esto último no lo he probado yo personalmente.

Piernas Cansadas?

Soy un visitador frecuente de vuestra página y bastante "adicto" a todo lo que tenga relación con la salud y la medicina natural. No me gusta tomar medicamentos y a menudo suelo recurrir a los trucos y recetas caseras para solucionar "los males cotidianos". Tengo un problema con la circulación de mis piernas pues el trabajo que realizo me obliga a pasar muchas horas sentado en la oficina y he encontrado una solución con la que últimamente me encuentro muy a gusto. Se trata de una receta sencilla, cómoda y agradable, pues me encantan los frutos secos. Ahí va: tomar a diario un puñadito de almendras. No sé el fundamento científico en el que se basa, pero lo cierto es que con esta receta familiar siento las piernas mucho más ligeras.

Afonía y Dolor de garganta

Como amante de la cocina sana y natural y seguidora de Alimentacion Sana creo que muchos de los pequeños problemas y dolencias que se nos plantean pueden tener solución con remedios caseros tradicionales que se han conservado generación tras generación y que han ido pasando de abuelas a madres y de madres a hijas sucesivamente. Yo soy una de ellas y os voy a contar una de mis soluciones para un problema que a menudo pasa en casa. Ya he visto en vuestra página algún consejo para la garganta y quiero daros uno más que utilizo a menudo, dado que por mi profesión de profesora me suelo quedar afónica frecuentemente. Se trata de un remedio fácil de hacer a base �nicamente de cebolla y azúcar. Debáis partir en un cuenco media cebolla en aros finos y añadirle dos cucharadas colmadas de azúcar. Dejad macerar la cebolla durante una hora aproximadamente y a continuación tomaros el jarabe que ha soltado. Los resultados son sorprendentes.

Cicatrices y Marcas

Increíble pero cierto. Este remedio me lo contó una compañera de trabajo y no podía creerlo hasta que conoce a su abuela y me lo demostró. esta había tenido la viruela de joven y tuvo las típicas marcas que te deja esta enfermedad. Vi fotos de ella antes y ahora y esas marcas han desaparecido. Me contó que lo que hay que hacer (si la cicatriz es reciente, mejor que mejor) es poner a hervir leche fresca de vaca y de ella sacamos la nata, metiéndola en la nevera hasta que se solidifique. Una vez que la nata adquiere un aspecto compacto nos la ponemos a modo de mascarilla unos 20 minutos sobre la marca. Se repetirá la acción hasta que desaparecen las cicatrices.

Quistes de Grasa

Consejo para eliminar esos pequeños "volcanes" o granitos que nos pueden salir y que, científicamente creo que se llaman, quistes sebáceos. El truquillo consiste en poner a la plancha una cebolla partida en rodajas y con un poquito de aceite. Tened cuidado de que no se queme. Luego la ponemos sobre el quiste, dejándola que actúe durante unas horas. Podemos sujetarla con la ayuda de una gasa (más que nada para que nuestras manos no nos huelan a cebolla). Repetid la acción durante varios días. El quiste se irá reblandeciendo y será entonces cuando saquemos el pus de la herida y la desinfectemos. Espero que este consejo os sirva de ayuda para eliminar esos "visitantes indeseables", a mi, desde luego, si me funciona.

Hemorragias nasales

Si tienes niños pequeños seguro que habréis sufrido alguna vez el que les sangre la nariz; también los adultos tienen, a veces, estas hemorragias. Para prevenirlas a mi me va bien poner a escaldar unas cuantas ortigas secas en agua hirviendo. Luego las dejo reposar durante unos minutos, más o menos un cuarto de hora. Las cuelo y las amado el zumo de medio limón. Si tomo varias tazas al día de esta infusión antes de las comidas, logro que no me sangre tan a menudo la nariz.

Gases

Quien no ha sufrido de gases alguna vez? Son muy molestos y nos pueden llegar a hacer sentir realmente mal, pero yo tengo un remedio muy natural que me ayuda a encontrarme mucho mejor en poco tiempo. Consiste en poner a hervir agua, como para una taza o un poquito más. Cuando esta hirviendo le echo un puñadito de anises y dejo reposar la infusión unos minutos. Cuelo la solución y me lo tomo. Para endulzarlo un poquito le echo azúcar. Otra infusión que también me funciona es la de boldo (personalmente prefiero la de años).

Los remedios naturales y sus beneficios



Caída del Pelo?

Supongo que todo el mundo se habrá dado cuenta de que en determinadas épocas del año se cae más el pelo, a mí me pasa especialmente en otoño y primavera. No me preocupa demasiado, pero conozco un remedio casero que me resulta muy eficaz. Se trata de realizar una mezcla de aguardiente de Orujo, quina de Brasil y sal. Una vez que mezclamos todos estos componentes en una botella, la dejamos quince días para que se macere bien, cerrando la botella con un corcho. Cada día la daremos unas vueltas para que todos los ingredientes se mezclen bien. Cuando ya tenemos la mezcla macerada nos la podemos echar en el pelo cada día, cada noche, dándonos masajes circulares para que surja el efecto deseado.

El Vinagre

Un remedio muy usual en mi pueblo, además de antiguo, para dar fuerza y brillo al pelo. Es el uso de vinagre. El truco consiste en que una vez lavado el cabello y aclarado, echemos un chorrito de vinagre y lo dejamos actuar un minuto. Volvemos a aclarar y listo. En alguna ocasión he oído que también sirve para eliminar la grasa del pelo.

Dolor de garganta

Aunque soy bastante joven y aún no he tenido oportunidad de conocer la mayoría de los remedios que aparecen aquí, se que me acuerdo de algunos sobre todo que me contaba mi abuela. Cuando me duele la garganta, cosa que ocurre muy habitualmente ya que padezco mucho de faringitis, anginas y estas cosas, pongo a hervir leche, cuando esta hirviendo, echo unos trocitos de cebolla cruda y los dejo al fuego hasta que están blandos. Finalmente, cuelo la leche, le echo azúcar y me la tomo lo más calentita que aguanto. El resultado es que noto mucho alivio, me duele bastante menos la garganta y además, pienso, que me curo antes. No se que base científica tendrá este remedio pero mi abuela siempre nos lo decía y yo he seguido la tradición, hasta ahora me va muy bien.

Insomnio

Debido a mi trabajo y al estrés al que estoy sometida durante todo el día, me resultaba muy difícil dormir durante la noche, y a pesar de lo cansada que estaba, no podía dejar de darle vueltas al "coco", pensado en todo lo que tenía que hacer al día siguiente. Además de todo esto, soy muy reacia a tomar pastillas, nunca me han gustado, por lo que empecé a pasarlo muy mal, y durante el día estaba muy cansada por no dormir lo suficiente. Así pasaron las semanas hasta que un día comentándolo con una amiga, me dijo que a ella le había pasado igual, pero que había encontrado la solución: la infusión de cáscaras de naranja. El remedio consiste en hervir la piel de una naranja en un cazo de acero inoxidable durante diez minutos después se cuela y se vierte en una jarra, para ellos lo necesitamos una naranja pequeña y un vaso de agua. Este remedio junto con la práctica de un poco de ejercicio y la omisión de café, té y todo eso, hizo que él volviera a poder dormir plácidamente.

Dolor de Estomago

Cuando me da ardor de estómago, que suele ser bastante a menudo (ya sabéis, cosas de la vida tan ajetreada que se lleva en nuestros tiempos, las comidas rápidas y mal hechas) No me lo crea cuando me lo contaron, pero es cierto, el limón con bicarbonato y agua, calma mucho la acidez del estómago. Se disuelve el bicarbonato (más o menos una cucharadita) en medio vaso de agua templada, se le deja reposar y luego se le añade el zumo de medio limón. Podemos tomarlo cuantas veces nos aparezca el ardor.

Catarro

Para aliviar los síntomas de algo que cada invierno solemos padecer: el catarro. Para no atiborrarnos a antibióticos y tratar de curarnos de manera más natural os recomiendo que sigáis el siguiente remedio: Picar una cebolla y añadir azúcar moreno. Dejarlo macerar durante unas ocho horas y colar la mezcla. Luego le añadimos el zumo de dos limones, lo agitamos y lo guardamos para tomarlo cada vez que nos sintamos con malestar.

Congestión de Nariz

Remedio para aliviar la congestión de los resfriados, sobre todo cuando se respira mal. Poner a cocer agua con hojas de eucalipto. Cuando esta hirviendo un rato, retirar del calor. Inhalar los vahos que desprende la infusión caliente tapando la cabeza con una toalla para que se conserve más tiempo. La infusión dura muchos días, solo hay que ponerla a hervir unos minutos antes de tomar los vahos cada vez que se necesita. Este remedio viene muy bien antes de acostarse sobre todo porque despeja que es un gusto.

Volver arriba Volver al Inicio