Warning: embed_me.html could not be embedded. La Paella Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

La Paella

.
1
Subtítulos
Mi Receta de Paella
Comienzo por explicar que la paella adopta su nombre del recipiente en donde es preparada, ya que de ninguna manera se llama “paellera” como muchos pretenden.

La Paella

Norberto E. Petryk

Las paellas del Chef Pope
(ver nota adjunta)

Este antiguo plato valenciano tuvo mucho arraigo en Argentina, en España se la prepara con lo que hay a mano siendo su elemento esencial el arroz de grano largo, luego puede llevar conejo, pollo, cerdo, frutos de mar, pescado, hortalizas o algún caracol, generando acorde a la estación y los productos disponibles o de temporada un sinfín de paellas distintas, cada casa tiene su propia receta, quizás la más autentica y original siga siendo aquella que se cocina sobre fuego de leñas.

Hace pocos días estuvo de visita por Buenos Aires un amigo de La Rioja –España-: Diego Bretón, gerente de la agencia de viajes “Altagenis Viatges” de Barcelona, era su primer viaje a la Argentina, quedó sorprendido con lo bella y enorme que es la Capital de nuestro país, los cinco días que duró su estadía no le alcanzaron para recorrerla toda... ja, ja, ja. Le habían recomendado ir a comer a la “casa de España”, sobre Bernardo de Irigoyen entre Alsina e Hipólito Irigoyen, estuvo tentado de pedir “paella” pero cuando vio la que se sirvió en una mesa aledaña desistió de la idea... ja, ja, ja, y estábamos en la casa de España...
Bien, para Diego es este texto del poeta gourmet Julio Llinàs:
“Hace diez años que cocino una paella marinera por semana y he llegado a una síntesis perfecta. La conjunción del agua de los mejillones vivos con la tinta de los calamares, da al arroz un sabor delicioso. La inclusión de cualquier otro elemento es en el mejor de los casos, retórica y a veces depredatoria. El único mérito de mis paellas, si es que tienen algo es la síntesis.
Amalia, la cocinera a quien él llamaba cariñosamente Horse como consecuencia de su pensamiento equino, lo esperaba con su mezcla de mal humor y abismal atavismo calchaquí. La operación se repetía a un promedio de cuatro veces por mes desde hacia aproximadamente diez años, pero ella en cada oportunidad reclamaba instrucciones:
- ¿Cuánto pico?, preguntó dirigiendo su mirada insondable a las cebollas.
- Tres medianas, Horse.
- ¿Cuánto ajo?, formuló comiéndose las eses. El hombre no lograba contener la ira frente al hecho de que Amalia dijera simultáneamente “¿Cuánto ajo?” y “Se lastimó el pies”.
- Seis dientes grandes.
Pero Amalia era imbatible. Nadie como ella raspaba, calentaba, abría y disponía los mejillones en un santiamén. Con igual rapidez, acumulaba las cáscaras en bolsas de plástico y colaba, a través de gasas, el agua. Luego, moviendo rápida y certeramente los dedos, despojaba a los calamarcitos de sus plumillas que ella denominaba “ballenitas” en una probable evocación de épocas menos prósperas cuando era planchadora.
- ¿Cuántos tomates?
- Una lata.

Tras comprobar que el tomate fresco en nada mejoraba el resultado, el hombre había desechado ese snobismo de principiante tardío.

La paella fue colocada sobre el fuego. Una hermosa pieza de cobre estañada por dentro. De inmediato, el hombre virtiò aproximadamente dos decilitros de aceite de oliva español, lo dejó calentar y volcó en él la cebolla, finamente picada. Enarboló una larga cuchara de madera y revolvió amorosamente. Una vez más comprobó que, contrariamente a lo expresado en múltiples manuales de cocina, la cebolla no se dora: se transparenta o se quema. Optó por el primero de estos estadios e incorporó el ajo prolijamente machacado. Siguió revolviendo con deleite. En rigor, el verdadero deleite era ese: respirar los cambiantes aromas de las distintas etapas. Luego volcó los tomates picados y su agua y revolvió. Dirigió una benévola mirada a Amalia, que lo contemplaba como si fuera la primera vez y con tono sacerdotal le dijo:
- Lo importante es revolver.
- Sí, dijo Amalia.
Llegó por fin el momento en el que la asociación del tomate y la cebolla se produjo perfecta. Cuando el tomate sólo queda una suerte de líquido bermejo frotando sobre la sustancia. Entonces salpimentó generosamente.
- ¡Ahora!, ordenó.
El kilo de calamarcitos fue depositado graciosamente sobre la cocción. Tomó la cuchara de madera y revolvió hasta que, en pródiga aparición, la tinta fue ennegreciendo el preparado y las bestezuelas disminuyeron de tamaño. Recién entonces fueron vertidos los mejillones. Y siguió revolviendo durante diez segundos. Las tres tazas de arroz de grano largo fueron cuidadosamente rociadas en círculos concéntricos, comenzando por los bordes de la paella. Luego golpeó el arroz delicadamente con la cuchara, permitiendo que aflorara el líquido existente. El agua de los mejillones fue calentada y condimentada con un dedal de azafrán.

Terminado este ritual y a título de mera concesión estética, fueron distribuidos seis langostinos con sus cáscaras y otros tantos mejillones con sus valvas. Luego todo pasó al horno.

Veinticinco minutos después, él abrió el horno y contempló su creación, una dorada costra de arroz tostado cubría la superficie. Con una cuchara, esta vez metálica, separó un pequeño segmento de la caparazón y percibió el arroz a punto seco, pero jugoso.
- Perfecta, dijo.
- ¿Qué hago ahora?, preguntó Amalia.
- Lo de siempre. Dijo del hombre.
- ¿Qué?, preguntó ella, aunque ya lo sabía.
- Tirela.”
“Dijo Rilke, el deseo es más importante que el acto”.

Para dejar claro otros detalles sobre la paella, no menos sorprendido quedé yo cuando en una oportunidad, revisando los apuntes de cocina que me había traído un pasante, observé que las indicaciones sobre la elaboración de la paella decía que una vez agregado el arroz había que revolver constantemente hasta que éste se cociera... ja, ja, ja, casi muero del pensar que halla recibido esta información en un centro de estudios de cocina, y me vi en la obligación de explicarle que ese era el método para un rissoto y jamás para una paella, ya que una vez que se agrega el arroz, en forma de cruz o circular, apenas se lo toca para incorporarlo a los jugos y que la terminación de la cocción, salvo la del cuento precedente que es realizada dentro del horno, se realiza sobre el fuego y apenas zarandeando de vez en cuando la paella ayudándose de las dos agarraderas (asas) que poseen en sus costados, y esto es para evitar que se pegue al fondo y tenga una cocción pareja, una vez alcanzado el punto justo de la cocción del grano de arroz se la retira del fuego y se la cubre con una tapa o papel aluminio por unos minutos para luego llevarla de inmediato a la mesa.

Mi receta de paella

Ingredientes para dos personas:

- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cebolla grande picada
- 1 a 2 dientes de ajos picados
- 2 tomates grandes sin piel y despepitados, picados y con su jugo.
- 1 pimiento morrón asado al horno, pelado, despepitado y cortado en tiras
- ¼ taza de arvejas cocidas
- 500g de mejillones vivos
- ¼ vaso de vino blanco seco
- 50g de langostinos
- 250g de carne de pollo o conejo
- 50g de berberechos
- 100g de pulpo cocido y cortado en rodajas
- 100g de calamares (sepias) cocidos y cortados en trozos
- 4 a 6 ostiones o vieiras con su media concha
- 1 dedal de azafrán
- sal y pimienta negra recién molida
- 1 limón cortado en cuartos (4 rodajas)
- 1 cucharada de perejil picado fino
- 200g de arroz de grano largo
- 1 taza de caldo de pescado o pollo bien colada.

Preparación:

Poner la paella a calentar (25 a 30 cm de diámetro aprox.) colocar la cucharada de aceite de oliva y erogar la cebolla, cuando transparente agregar el ajo, revolver un poco, agregar la carne de pollo o conejo cortada en dados de unos 2X2 cm, cuando la carne esté sellada agregar el tomate y dejar cocer unos 10 a 20 minutos, salpimentar y agregar el pulpo, calamares, berberechos y parte de los mejillones pelados. Reservar 4 enteros para decorar. Para abrir los mejillones colocarlos en una sartén o paila con el vino blanco y llevar al fuego vivo, cuando se abran totalmente (descartar los que no se abran) retirar del fuego, pelar los mejillones y colar el líquido resultante pasándolo por un colador provisto de gasas para extraer cualquier partícula de arena, si la hubiera, y disolver allí el azafrán.
Agregar el arroz en forma de cruz y cubrir con el caldo de pollo o pescado mezclado con el agua de los mejillones y el azafrán. Apenas golpear un poco el arroz para que se acomode y quede cubierto por el líquido. Decorar por encima con las arvejas, las tiras de morrones asados y disponer decorativamente los mejillones enteros, reservados, las vieiras u ostiones, los langostinos solo pelados en su cola, conservando cabeza y punta de la cola. Una vez agregado el arroz y el líquido cocinar a fuego fuerte unos 10 a 15 minutos hasta que hierva, bajar luego el fuego y continuar la cocción a fuego suave, zarandeando de vez en cuando la preparación y girándola sobre el fuego. Cocinar unos 20 minutos hasta que el arroz esté al dante, no debe estar crudo por dentro. Retirar del fuego, dejar descansar tapado unos minutos, espolvorear con el perejil picado, decorar con los gajos de limón y servir inmediatamente.

Que lo disfrutes.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-
   
-
-
Warning: embed_me.html could not be embedded.
-
-
-
_
+
Articulos Relacionados
+
Facturas Alemanas
Las Nuevas Texturas en la Cocina
Recetas Saludables
La Trufa, el selecto condimento
Recetas de Pastas
Recetas del Chef
Sección de Recetas Sanas
Sección Cocina
-
_
-
-
_
-
-
-
_
-
-
_
-
-