Warning: embed_me.html could not be embedded. Monsieur Cramoisi Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Monsieur Cramoisi

.
1
Subtítulos

Te propongo una entrada para un día especial, quizás para recibir a un amigo/a muy especial con quien puedas hablar de todas esas cosas que llevamos dentro…

Hongos Gratinados Rellenos con Centolla

-de New York á la terre de Feu-
(Hongos gratinados rellenos con centolla)
Chef Norberto E. Petryk

Ingredientes para dos amantes que han aspirado una flor:

- 6 hongos de París grandes o 12 medianos (champignons / setas)
- 250g de carne de centolla (puede ser: langosta, langostino, camarones o cangrejo)
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cucharada de manteca (mantequilla)
- ½ échalote o 1 cucharada de ciboulette picada
- ½ diente de ajo picado
- 1 copa de vino blanco seco o champagne
- 1 cucharadita de pimienta verde en grano
- 1 cucharada al ras de fécula de maíz (Maicena)
- 100ml de crema de leche (nata)
- 2 cucharadas de perejil o cilantro picado (culantro, coriandro, curatú)
- sal.

Procedimiento:

Limpiar con una servilleta o repasador de cocina los hongos, no lavarlos bajo un chorro de agua porque absorberían mucho líquido (son como esponjas). Quitar el tallo o cabo y picarlos bien. Reservar los sombreros o cabezas. Pintar las cabezas de los hongos con aceite de oliva, salar y pimentar. Asarlos a la parrilla o plancha bien caliente por unos 4 a 5 minutos. Retirar y reservar.

Colocar en una sartén o paila 1 cucharada de aceite de oliva, los cabos picados, sal y pimienta, rehogar un minuto y agregar el ajo, remover un poco e incorporar la carne de la centolla (u otra a elección), sal, y cocinar entre 3 a 4 minutos más. Retirar y reservar.
En la misma sartén agregar la manteca y rehogar allí la échalote o la ciboulette, agregar sal y la pimienta verde, cuando la cebolla esté transparente incorporar el vino y dejar cocinar 1 a 2 minutos. Mientras tanto disolver en un poco de agua la fécula e incorporarla, revolver unos minutos hasta que se ponga espeso y agregar la crema de leche, cocinar revolviendo unos minutos más. Retirar y pasar por un chino o colador de maya fina. Reservar al calor.

Procesar o pasar por un mixer la carne de centolla con los tallos y un poco de la salsa (para facilitar el molido; no debe resultar una pasta blanda). Rellenar las cabezas de los hongos con la pasta y ponerlos en una placa para horno, cubrirlos con el resto de salsa, reservando parte de esta. Llevar a horno bien caliente por unos 2 a 3 minutos.

Al resto de salsa se le puede agregar opcionalmente un poco de huevas de salmón o lumpo, o caviar. Salsear en forma de media luna los platos en donde se servirá y colocar en cada uno tres hongos gratinados. Espolvorear con perejil o cilantro picado y decorar con hojas enteras frescas o fritas (quedan muy bien y son deliciosas). Servir de inmediato, recomiendo acompañarlo con un buen champagne.

« -Je connais une planète oú il y a un Monsieur cramoisi. Il n´a jamais respiré une fleur. Il n´a jamais regardé une étoile. Il n´a jamais aimé personne. Il n´a jamais rien fait d´autre que des additions. Et toute la journée il répète comme toi : « Je suis un homme sérieux ! Je suis un homme sérieux ! » et ça le fait gonfler d´orgueil. Mais ce n´est pas un homme, c´est un champignon ! » -« Le Petit Prince » ; Antoine de Saint-Exupéry -1900/1944-.

Hace 65 años este gran escritor, y piloto aeronáutico, realizo el recorrido de Nueva York –Estados Unidos- a Tierra del Fuego –Argentina-, visitando nuestro país y conociendo a su gente, escribiendo luego “Terre des hommes” (1939).
Un año antes de su muerte, en 1943 publicó el bello regalo que nos ha dejado a todos los eternos soñadores y adolescentes, para todos los niños que aun llevamos dentro: “El Principito”. Y esta receta es una forma de recordarlo, y se la dedico a él, a ese hombre que jamás fue un hongo…

“Yo conocí un planeta en donde había un señor color carmesí. Él nunca aspiró una flor. Él nunca observó una estrella. Él nunca amó a alguien. Él no hacia otra cosa que no fuesen cuentas. Y todo el día repetía como tú: “¡Yo soy un hombre serio!, yo soy un hombre serio. Y eso lo hacía inflar de orgullo. Pero no era un hombre, ¡era un hongo!”.
Dedico también esta receta para todos esos/as valientes, personas mayores, que aun llevan vivos a sus niños dentro, a todas esas personas que se la pasan mirando el cielo y aspirando flores, a toda la gente del mundo que a pesar de la guerra y la codicia aun insiste en amar..

Mis mejores augurios para estas fiestas y un ferviente deseo de un año próximo colmado de amor y paz, y como decía José Narosky: “Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra…¡Insiste hombre!, insiste…”.

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-
   
-
-
Warning: embed_me.html could not be embedded.
-
-
-
_
+
Articulos Relacionados
+
Cocina y Recetas de Venezuela
Salchichas con Chucrut
-
_
-
-
_
-
-
-
_
-
-
_
-
-