Cocina & Salud > Cocina

Cena de una noche de verano

Cena de una noche de verano
Mientras William recitaba "La Voluptuosidad hija de Cupido y Psiquis", soltó cien palomas torcazas blancas, perfumadas con extractos de rosas, jazmines, violetas, e incienso. Al volar esparcieron las esencias sobre los invitados y la mesa.

Flor de color de púrpura, herida por la saeta de Cupido, humedece sus párpados. Cuando llegue su enamorado hazla resplandecer a sus ojos con el esplendor de una luz viva y para, como irradia la Venus del firmamento. Si tú, al despertar, joven enamorado, te ves alumbrado con su hermosura, pidele la recompensa.Shakespeare, Sueño de una noche de San Juan

Entrada

Espárragos en salsa de frambuesa y arándanos, con champiñones

Ingredientes: (para 2 enamorados)
• 1 paquete de masa de hojaldre (pascualina)
• 10 espárragos (si son verdes, mejor)
• 5 hongos frescos champignon de París-
• 1 taza de frambuesas
• 1 pocillo de arándanos
• ½-1 echalotte picada
• 2 cucharadas de manteca
• ½ pocillo de aceto balsámico
• 1 cucharón de caldo de verduras
• ¼ taza de almendras picadas finamente
• sal y pimienta
• 1 yema
• El jugo de un limón
• 1 cucharadita de pimienta verde
• opcional: laminas de oro comestible, o pintura dorada comestible.

Preparación:
• Untar la masa con una cucharada de manteca y espolvorear con las almendras, sal y pimienta. Doblar en dos dejando las almendras en el interior-, y cortar en tiras de 1 a 2 cm de ancho. Con ayuda de un cilindro de metal o hacer uno con papel metálico, imitando un cucurucho de helados- forrarlo con las tiras de masa como si fuera un cucurucho, pintar con la yema de huevo y hornear a fuego mediano, hasta que esté dorado. Retirar y enfriar. Desmoldar con cuidado. Hervir los espárragos en agua con sal, sin cubrir las puntas y estas hacia arriba-, no mucho, deben estar tiernos, pero no pasados. Mantenerlos tibios.
• Cortar los hongos en finas laminas y marinar unos minutos en jugo de limón con sal y pimienta negra recién molida.
• En una cacerolita dorar en manteca la echalotte, salar y agregar la pimienta verde. Desgrasas con el aceto balsámico y dejar evaporar totalmente hasta que se seque-.Incorporar el caldo de verdura y reducir a la mitad. Colar con un chino. Al liquido agregar las ¾ partes de las frambuesas procesadas hechas puré-, (las frambuesas enteras y los arandamos casi al final). Cocinar unos minutos más hasta que reduzca hasta la mitad. Corregir la sal si fuera necesario. Se puede servir caliente o tibia.
• Armado del plato: Salsear un ángulo del plato. Colocar el cono de hojaldre relleno de espárragos dejando las puntas sobre la salsa-, y a los dos costados los hongos como guarnición. Debe aparentar el carcaj de Cupido con las flechas olvidado en el bosque-. Sobre el carcaj y las flechas colocar pequeñas láminas de oro.

Se retiraron luego de la entrada las mesas para ofrecer el plato siguiente:

La Tempestad

Pichones rellenos en camisa con guarnición de hongos, papas nicette y castañas

Mientras Shakespeare recitaba, -por medio de tubos ocultos- brotó con ímpetu en toda la sala millares de partículas de azafrán molido.

He encontrado a esa diosa
hendiendo las nubes hacia Pafos, y a su hijo
que iba con ella en un carro tirado por palomas. Creían poder arrojar
algún sortilegio libertino sobre este varón y esta doncella,
que han jurado no cumplir el rito nupcial
hasta que los ilumine la antorcha de Himeneo; pero en vano;
la ardorosa concubina de Marte ha partido de nuevo;
y su vástago irascible ha roto sus flechas,
jurando no lanzarlas jamás; sino que se entretendrá con los gorriones,
a la manera de un niño.

Bueno, todos saben que las palomas son las que tiran del carro de Afrodita. Safo en sus poemas dice que son cisnes. En fin, quedemos en que son pichones.

Ingredientes: (para 2 pasajeros del tiempo)
• 2 pichones de paloma (o codornices, perdices, o lo que encuentre)
• 2 rodajas de pan lactal sin la corteza- untado con manteca.
• 1 pocillo de perejil picado muy fino
• 200g de hígado de pollo, pato, ganso o el que tenga.
• 1 taza de uvas verdes marinadas en coñac, sal y pimienta-
• 300g de panceta ahumada en fetas finas
• 1 vaso de vino blanco seco
• 1 puñado de romero y tomillo
• 1 cucharita de azafrán
• 1 cucharada de semillas de anís
• ½ taza de violetas frescas (bien lavadas)
• sal y pimienta

Guarnición:
• 1 taza de castañas hervidas en agua y sal-
• 1 taza de papas noicette fritas en manteca-
• 1 taza de champiñones a la provenzal

Para la terminación actoral del plato:
• Masa filo un paquete- • Almendras muy molidas

Procedimiento
• Tratar de conseguir los pichones ya limpios –sin tripas, ni plumas-, lavarlos bien y marinarlos una hora en el vino blanco con el romero, tomillo y azafrán, agregar también las ¾ partes de las violetas con el anís previamente prensados en el mortero-, sal y pimienta. Tostar el pan por un lado solamente. Reservar
• Saltar los higadillos en manteca no muy cocidos-, condimentar con sal y pimienta. Procesarlos con un mixer o procesadora. Incorporar las uvas a esta pasta previamente coladas, sin el coñac-. Con ello rellenar los pichones y cubrirlos totalmente con la panceta envolviendo con ella, si utiliza la trufa colóquela entre el pichón y la panceta en finas laminas, puede poner ¼ a la mezcla de pateé-. Colocar cada pichón sobre una tostada dejando hacia abajo la parte sin tostar-. Envolver en papel metálico y cocinar en horno, temperatura media, durante 20-25 minutos. Retirar el papel y dorar unos minutos más en horno fuerte. Reservar caliente.
• Si decide decorarlos: Volver a envolver los pichones con una capa –triple- de masa filo pintada entre lamina y lamina con aceite de oliva trufado, y espolvoreado con almendras molidas-. Con parte de la masa imitar alas, cola y cabeza de la paloma. Pintar con huevo batido y Cocinar hasta dorar en horno mediano. Decorar cada pichón con hilillos de laminas de oro.
• Poner en una cacerola las dos marinadas y reducir a la mitad en el fuego. Colar con una malla fina. Agregar una taza de crema de leche y reducir a fuego suave a la mitad.

Armado del plato: • Salsear el fondo del plato o un costado, en el centro colocar el pichón sobre la tostada, espolvorear con perejil picado. Acomodar decorativamente la guarnición. Terminar la decoración con flores de violetas frescas las que se reservo-.

Antes de que retiraran las mesas se escuchó a Safo decir como en éxtasis: Y nosotras las jóvenes, velábamos ante esta puerta toda la noche, cantando al amor que te une, oh feliz esposo, a tu joven esposa de seno perfumado de violeta.

Luego se sirvieron los postres

Venus y Adonis

Creme brulette permfumada con lavanda, con violestas confitadas y sables normandos

Mientras W. Shakespeare recita, el postre es servido por bellos esclavos semidesnudos, precedidos por Príapo se dice, hijo de Adonis y Afrodita-, escoltado por Isis y Osiris llegados de Egipto para esta ocasión-.
Cada uno de los postres parecía una pequeña barca egipcia con velas de oro.
Decorado con flores de zafiro. Flotando en un oscuro río de pasta de almendras, imitando con abanicos las aguas del Nilo. Cerraba la comitiva la Eternidad se supone que era la dueña de casa-, iba escoltada de bellas esclavas con los pechos descubiertos- que transportaban ramas de Rasin de Arabia- con aves Fénix posadas en ellas sus alas eran rojas y doradas, con la forma y figura de un águila-. Obsequio de Zeus y Júpiter, para todos los invitados.

XX
Rosa mis labios con tus labios bellos,
No son así los míos mas son rojos,
De ambos serán los besos, todos ellos.
¿Qué miras en el suelo? Alza los ojos:
¿Ves tu gracia en los míos reflejada?
Dame tus labios tal que tu mirada.
XXI
¿Te avergüenza besar? Los ojos cierra:
Si hago lo propio, ya es la noche día,
La fiesta del amor son dos en guerra,
No temas, nuestro juego nadie espía.
Sobre azules violetas reposamos
No dirán, no sabrán lo que deseamos.
XXII
De tus labios la tierna primavera
Te muestra verde aun, pero es tu hora,
Aprovecha la vida pasajera,
La belleza a sí misma se desdora,
Y la flor a cortarla a punto invita
Que en breve se deshoja y se marchita.

Ingredientes: (para dos amantes)
• 1 taza de violetas frescas bien lavadas y secas- con los cabos.
• 100g de azúcar refinada
• 1 cucharadita de glucosa para evitar que el azúcar se cristalice-
• 1 cucharada de agua
• 1 rama de flores de lavanda bien lavada con agua fría-
• 2 tazas de crema de leche
• ½ cucharadita de esencia de vainilla o una vaina-
• 2 huevos batidos
• 4 cucharadas de azúcar
• azúcar adicional
• 2 gotas de colorante azul
• opcional: laminas de oro comestible
• recipientes de cerámica con forma de bote o barca.
• Sables Normandos
• 75g de harina
• una pizquita de sal
• 35g de azúcar
• 60g de manteca
• 20g de almendras molidas
• 1 yema de huevo
• azúcar impalpable

Violetas u flores glaseadas:
• Con el azúcar refinada y la glucosa más la cucharada de agua- hacer un almíbar punto bolita. Pasar las violetas introduciéndolas una a una sosteniendo por el cabo- y enfriar sobre rejilla o papel manteca. Si el almíbar se endurece nuevamente calentar hasta terminar con todas las flores. Una vez frías pueden guardarse en frascos de vidrio bien serrados.

Creme brulette:
• Colocar la crema en una cacerola y calentar sin que hierva junto con la lavanda y vainilla. Retirar del fuego e incorporar el azúcar (4 cucharadas) y los huevos batidos, incorporando también el colorante. Batir bien y colocar en dos moldes que luego Irán a la mesa- en una fuente de horno a baño Maria. Para lo cual cubrir el fondo de la fuente con papel de cocina o servilleta, y agua hasta cubrir una tercera parte de los recipientes. Cubrir por en sima con papel manteca y cocinar 25-30 minutos a temperatura media. Enfriar a temperatura ambiente y llevar a la heladera por lo menos 6 horas. Antes de servir esparcir por en sima azúcar y quemar con una plancha caliente o soplete, repetir esta operación por lo menos dos veces más.
• Servir decorando con violetas glaseada, y con un palillo de brochet hacer un mástil y la vela de oro. Acompañar con Sables Normandos. También se pueden glasear hojas de menta e intercalar entre los Sables.

Sables Normandos:
• Tamice la harina con la sal y el azúcar. Añada las almendras molidas y la manteca cortada en trozos, y junte todo. Haga un agujero en la mezcla, ponga la yema y revuelva con un tenedor formando una masa pareja lo más rápidamente posible. Ponga en una bolsa de plástico en la heladera durante una hora. Encienda el horno, calor moderado. Estire la masa sobre una superficie enharinada dándole 1 cm. de espesor. Con un molde redondo corte unos círculos de 8 cm. de diámetro. Con un cuchillo corte cada uno de estos círculos en tres. Enmanteque una placa para hornear y coloque los bizcochos con una espátula de metal. Déles forma de abanico haciendo una muesca con el pulgar y el índice en cada esquina. Con un cuchillo sin filo marque las varillas del abanico y el pequeño semicírculo del extremo.
• Hornee 10 minutos, deje enfriar 5 minutos, pase los bizcochos a una rejilla para tortas. Espolvoree con azúcar y cuando estén completamente fríos, guárdelos en una caja hermética.

Ingresaron luego servidores con figuras de Príapo –confeccionadas en mazapán por los pasteleros- en la delantera de su manto ofrecían a los comensales toda clase de frutas y racimos: “Ommis generis poma et uvas sustinebat”.


Por Norberto E. Petryk

Frutos prohividos y ofrendas a Venus
De aquí, de allá y un poco más. Recopilaciones eróticas, cuentos y recetas afrodisíacas Florilegio del amor, del erotismo, de la voluptuosidad, y la lujuria

Volver arriba Volver al Inicio