Warning: embed_me.html could not be embedded. Rodolfo Gabriel Ferraris -Tallado de Frutas- Alimentacion Sana
 
-
_
-
-
_
-
-
_
-
-
_
-
_

   

 

Rodolfo Gabriel Ferraris - Tallado de Frutas

.
1

Rodolfo Gabriel Ferraris

Subtítulos
Conozca todo su arte
Demuestra con su trabajo que la decoración con frutas y verduras ofrece insospechadas posibilidades.

Su combinación de las culturas occidental y oriental da como resultado creaciones originales que despiertan el interés de todo el que las contempla.

Sin duda lo más importante es que las preparaciones culinarias sean sabrosas y supongan un auténtico placer para el gusto, el olfato y la vista, por este orden. En Hostelco descubrimos que a la comida se le puede dar un valor muy distinto, tuvimos la oportunidad de ver el trabajo de un especialista en hacer de ciertas frutas y verduras pequeñas obras de arte. Rodolfo Gabriel Ferraris logra que una sencilla sandía se convierta en una pieza de museo. Sus creaciones consiguen que lo estético supere la tendencia natural de degustar un producto de por sí apetitoso y comer pasa a un segundo plano. Nadie con un poco de sensibilidad es capaz de hincarle el diente a ninguna de sus creaciones.

Desde niño, Rodolfo Gabriel Ferraris se interesó por todo tipo de manualidades. Desde 1987 mantuvo un estrecho contacto con Japón y el profundo conocimiento de este pueblo hizo que se imbuyera en la cultura de la observación y de la paciencia que marcó su estilo posterior: En 1997 tuvo su primer contacto con el mundo de la hostelería al comenzar un curso de cocina profesional en Buenos Aires. Tras un año aprendiendo, se dio cuenta de que no eran los fogones lo que le atraía, sino la decoración. Ese interés por la vistosidad de los platos y su afición a las manualidades fueron los motivos que lo llevaron a profundizar en una nueva forma de expresión artística.

Comenzó por aprender las técnicas básicas en las que se utilizan gubias y diferentes moldes para dar forma. Descubrió que las posibilidades que ofrecían estas herramientas no le permitían expresar toda su creatividad. Llegó un momento en que todo era igual yeso no le convencía. No se dio por vencido y luego de una ardua búsqueda decidió viajar a Tailandia para conocer en detalle otras técnicas de cortes y tallados.

Una vez allí se puso manos a la obra y estuvo durante un año en el cuarto frío de un hotel de Bangkok, ciudad en la que aprendió mediante chefs consagrados el arte de la decoración con frutas. También fue aceptado como el primer participante extranjero en un concurso de talla tailandesa.

En la técnica tailandesa sólo se utilizan puntillas para dar forma a las frutas y vegetales, esta forma de trabajar requiere mayor especialización y sobre todo precisión, pero deja más libertad para mostrar la creatividad personal. Para obtener buenos resultados hay que adaptarse a la textura de cada fruta; las uvas sólo permiten trabajar la piel; el pepino tiene muy poca profundidad de tallado (en seguida encontramos las pepitas); el tomate ofrece poca consistencia; en fin que cada pieza debe hacerse en función de las características intrínsecas de su materia prima.

Las formas que se pueden conseguir son infinitas

Lo ideal es utilizar frutas y hortalizas compactas que no se oxiden rápidamente (zanahorias, zucchinis, etc). Para evitar la oxidación se utiliza zumo de limón y es posible aportar nuevos colores a los tallados mediante el uso de colorante alimentario. Rodolfo Gabriel Ferraris prefiere respetar la pureza de la fruta al natural y mantener; sin perder su estilo, la sobriedad oriental que tanto gusta en occidente.

El factor tiempo también es importante

Por una parte, a la hora de crear una nueva pieza hay que tener en cuenta que ésta no se mantendrá en buen estado indefinida- mente, por eso hay que terminarla tan pronto como nos sea posible. Para que los tallados se mantengan en buen estado hay que evitar los lugares con altas temperaturas y rociarlos con agua helada periódicamente. Es conveniente guardarlos por la noche en la nevera cubiertos con papel transparente o paños humedecidos.

El arte efímero de este maestro atrae la atención de todo el que lo ve: «Todos se interesan por aprenderlo, les gusta mucho», dice. Su trabajo está dirigido tanto al mundo de la gastronomía como a todas las personas que quieran mejorar la presentación de sus comidas, fiestas o buffets. No duda en hacer demostraciones en escuelas y asociaciones.

Trata, por encima de todo, de dar a conocer su arte

 

 

 

Warning: embed_me.html could not be embedded.

-