Dietas & Nutrición > Nutrición

Alimentos seguros en tu mesa

Alimentos seguros en tu mesa
Recomendaciones para asegurar la calidad bromatológica durante el tratamiento de los alimentos en casa.

Los alimentos pasan por diferentes etapas desde que los compramos en el supermercado hasta que los consumimos en nuestras mesas. Para evitar la contaminación de los alimentos es preciso llevar a cabo las medidas higiénico-sanitarias en cada una de estas etapas. Las Buenas Prácticas de Manufactura son una herramienta básica para obtener productos seguros, saludables e inocuos para el consumo humano. Estas se enfocan en la higiene y forma de manipulación.

Recomendaciones para poner en práctica:

1- Compra: en el supermercado debemos elegir a los alimentos con fines higiénicos, es decir, debemos adquirir alimentos seguros. Para poder llevar a cabo esto debemos leer las etiquetas adecuadamente, verificar el vencimiento del producto, las condiciones del envase y conservación de los alimentos. En la compra se recomienda comprar primero los alimentos no perecederos y luego los perecederos para evitar que la cadena de frío se rompa (mantener la temperatura adecuada de los alimentos que necesitan refrigeración).

2- Almacenamiento: Se recomienda verificar los vencimientos de los alimentos ya guardados y los comprados para poder utilizar el primero que entro. Como dice la frase “primero que entra primero que sale”. Guardar los alimentos perecederos primero para evitar que estén mucho tiempo fuera de la heladera. No lavar los huevos al colocarlos en la heladera para evitar su contaminación. Limpiar los envases originales como los sachets de leche, latas, entre otros. Controlar el funcionamiento de la heladera y freezer. Mantener limpias las alacenas. Mantener los productos de limpieza alejado de los alimentos.

3- Elaboración: Mantener limpias la mesada, los cubiertos y los utensilios a utilizar. Evitar contacto entre los alimentos crudos y cocidos (contaminación cruzada). Mantener los alimentos fuera del alcance de insectos, roedores y otros animales. Cocinar correctamente los alimentos (>80 °C en el centro del alimento) para asegurar la eliminación de los microorganismos contaminantes de las materias primas (carnes en general, huevos, etc). Consumir inmediatamente los alimentos cocidos para evitar el crecimiento bacteriano que se desarrollan rápidamente a temperatura ambiente. Utilizar agua potable.

4- Servicio: utilizar vajilla y utensilios limpios. En el caso de recalentar los alimentos realizarlo adecuadamente ya que elimina los microorganismos que pueden haberse desarrollado durante el almacenamiento. No se debe recalentar más de una vez. Guardar correctamente los alimentos cocinados. Verificar el buen funcionamiento de la heladera y/o freezer si guardamos los alimentos que sobraron.

Cabe destacar la importancia que tenemos nosotros a la hora de manipular alimentos. Hay que tomar conciencia del papel primordial que tenemos en la elaboración de los alimentos.

Recomendaciones a la hora de manipular alimentos en nuestra cocina:

a) Lavarse las manos adecuadamente antes de comenzar a cocinar los alimentos, luego de cualquier interrupción y en el caso de haber manipulado alimentos crudos.

b) Utilizar un delantal y tener el pelo atado para evitar que caiga en las preparaciones.

c) No se debe fumar, ni salivar, ni comer.

d) Evitar la contaminación cruzada durante la elaboración, evitando el contacto o cruce de alimentos crudos y cocidos. Además evitar el uso de recipientes que estuvieron en contacto con alimentos crudos y luego utilizarlos con alimentos cocidos. Por ejemplo, utilizar una tabla donde se corto carne cruda y luego utilizar para cortar carne cocida.

e) No utilizar bijouteri

Nutricionista Agustina Agote

• Licenciada en Nutrición
Universidad de Buenos Aires (UBA) - MN 4993 - MP 1007
• Licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos
Universidad de Buenos Aires (UBA)
• Jefa de Trabajos Prácticos - Técnica Dietoterápica
Carrera de Nutrición de la UBA.
Volver arriba Volver al Inicio