Dietas & Nutrición > Dietas

¿Existen las calorías negativas?

¿Existen las calorías negativas?
¿Realmente existen alimentos que en vez de tener calorías nos hagan quemar las que ya tenemos?

La respuesta sería sí, aunque no exactamente como se pensaría: La gran mayoría de los alimentos e ingredientes sí tienen calorías, y positivas. No existe ningún alimento en la naturaleza que tenga un número negativo de kilocalorías. Algunos autores han utilizado el término "negativas" porque el balance entre la energía que aporta el alimento y la energía que se requiere para procesarlo por parte de nuestro sistema digestivo, es negativo.

¿Qué son entonces?

El concepto se refiere a las calorías de los alimentos que queman más energía durante su digestión de la que contienen. Este concepto está aún en discusión.

La teoría de las calorías negativas, que no está formalmente aceptada por la comunidad médica ni otras ciencias biológicas, propone que las calorías que se ingieren con ciertos alimentos, especialmente alimentos industriales, se gastan en la propia digestión de estos alimentos. Y no solo las calorías del alimento son quemadas sino que algunas calorías extra harán falta para la digestión de estos alimentos.

Son calorías negativas cuando el cuerpo gasta más calorías en metabolizar los nutrientes que la cantidad de calorías que el alimento aporto por sí mismo. En especial se refiere a las proteínas, ya que su aporte calórico es de 4 calorías por 1 gramo aproximadamente, pero para poder metabolizarse, el cuerpo gasta 8 calorías; es decir, las proteínas de alta calidad o con buena biodisponibilidad, tienen un saldo final de -4 calorías, es por esto que muchas dietas cetogenicas altas en proteína tienen un gran éxito en la reducción de peso aunque no sean hechas al pie de la letra, porque hacen que el sistema digestivo constantemente este gastando energía para poder metabolizar los nutrientes que aporta la dieta.

Lista de alimentos de calorías negativas

Verduras

Espárragos, berenjena, remolacha, brócoli, coles de Bruselas, repollo, melones, zanahorias, coliflor, apio, achicoria, col china, pepino, berro, hojas de diente de león, escarola, hinojo, ajo, alcachofas, judías verdes, col verde, puerros, limones, lechuga, guisantes o arvejas, mooli (rábano japonés), champiñones, okra, cebollas, rábanos, algas, espinacas, calabaza, tomate, colinabo, nabo, calabacín.

Frutas

Manzanas, damascos o albaricoques, banana, plátanos, moras, grosellas, arándanos, moras, cerezas, arándanos, damascenas, higos, grosellas, toronjas, uvas, ciruelas, guayabas, kiwis, kumquat, níspero, lichi, mangos, melón , nectarinas, naranjas, papayas, duraznos, peras, caquis, piña, ciruela, granada, higo, frambuesas, carambola, fresas o frutillas, mandarinas, uvas blancas.

Frutos secos

Almendras, nueces, castañas, cocos, avellanas, cacahuetes o maní, piñones, pistachos.

Alimentos

Queso bajo en grasa, yogur descremado, pepinillos, canela, pasteles de arroz, pescado hervido fresco, muesli, copos de avena, lentejas, carne de pavo, claras de huevo.

Lo importante es conocer cuáles son estos ingredientes que al final del día nos nutren pero causan un "déficit" de energía y cuáles también son lo contrario, y así poder balancear alimentos que nos brinden no sólo calorías, sino también las decenas de nutrientes no-calóricos que necesitamos, como fibra, antioxidantes, vitaminas, minerales, fitoquímicos y otros compuestos benéficos.

Volver arriba Volver al Inicio