Cocina & Salud > Fitoterapia

Spirulina: investigaciones científicas

Spirulina en polvo
La spirulina es una microalga que próspera en climas cálidos y aguas alcalinas en diversos lugares del mundo.

Reducción del colesterol

Diversos estudios han demostrado que la spirulina reduce el colesterol en ratas de laboratorio. También, estudios con humanos realizados en Alemania y en Japón han mostrado que reduce el colesterol. En un estudio realizado por el Departamento de Medicina Interna de la Universidad de Tokai, el uso de spirulina (4,2 gr. al día) generó una disminución de 4,5% del colesterol en 4 semanas. Los triglicéridos bajaron levemente, pero el colesterol LDL (o colesterol nocivo) bajó notoriamente.

Además, disminuyó el índice de arteriosclerosis. El consumo de spirulina fue el único cambio introducido en la dieta de estos pacientes. No se observaron efectos secundarios nocivos. El efecto hipocolesteromiante de la spirulina puede deberse a su riqueza en carotenoides y en ácidos grasos. La spirulina también ayuda a remover depósitos grasos en el hígado.

Prevención y tratamiento de cáncer

Como ya dije, la spirulina es rica en carotenos y es la fuente de betacaroteno más rica que se conoce. En este punto vale la pena destacar el hecho de que los carotenos de origen natural son más potentes que los sintéticos, como lo demostró un estudio israelí realizado en 1987 sobre el betacaroteno: el natural se absorbe mejor porque contiene un isómero denominado q-cis que falta en el sintético. En la Escuela de Medicina Dental de la Universidad de Harvard se llevaron a cabo estudios con animales para prevenir o tratar tumores bucales en ratones de laboratorio con excelentes resultados.

Numerosos estudios sobre diversos tipos de cáncer (de seno, de piel, uterino, de pulmón de esófago, gastrointestinal, de colon, de vejiga, de páncreas, etc.) han demostrado que el consumo regular de carotenoides provenientes de la zanahoria, puede disminuir el riesgo de contraer cáncer.

Un estudio realizado en la Universidad de Nueva York en Búfalo, encontró que el consumo diario de zanahoria disminuía hasta un 50% el riesgo de sufrir tumores malignos. Recuérdese que la spirulina contiene, a igualdad de peso, 10 veces más betacaroteno que la zanahoria y proporciona una gama amplia de carotenoides. Además, la absorción de los carotenoides se optimiza en presencia de grasa en el tubo digestivo, de modo que el aporte de ácidos grasos de la spirulina mejora el aprovechamiento de los carotenoides de dicha alga. Y por si fuera poco, la spirulina aporta, además, ficocianina que, como ya dije, tiene acción cancerígena.

Salud del colon

La spirulina resulta un excelente aliado para tratar padecimientos del colon. Esto es así por varios motivos:
• Es una proteína altamente digerible. Es decir, que no genera residuos toxémicos, ni bacterianos en los intestinos ni promueve irritación del colon como la lactosa de la leche que al no ser digerida produce cólicos y diarreas.
• La spirulina no produce reacciones alérgicas como otros tipos de proteínas.
• La spirulina contribuye, por su riqueza en clorofila, a destoxificar el colon.
• Por si fuera poco, el consumo regular de spirulina mejora la proliferación de la flora intestinal, misma que como sabemos optimiza la digestión y absorción de nutrientes, nos protege de infecciones y fortalece el sistema inmunológico.

En su bien documentado libro sobre la spirulina, Henrikson cita un interesante estudio realizado con ratas de laboratorio y comenta lo siguiente: “Los resultados de alimentar a las ratas con un 5% de spirulina durante 100 días fueron los siguientes: [en comparación con un grupo de control]: 1) aumento del peso del ciego en un 13 por ciento; 2) aumento de la población de lactobacilo en un 327 por ciento; y 3) aumento del contenido de vitamina B1 del ciego en un 43%. Como la spirulina no aporta vitamina B1, hay que deducir que aumenta su absorción”.

Esta virtud de la spirulina la convierte en un suplemento útil para numerosos padecimientos en los cuales resulta benéfico fortalecer la flora intestinal, como por ejemplo: problemas intestinales crónicos y síndrome de mala absorción acompañado por infecciones (como en el SIDA); en candidiasis, durante y después del curso de un tratamiento con antibióticos, para combatir niveles altos de colesterol, cuando hay problemas de acné o psoriasis, en casos de infecciones vaginales, en cuadros alérgicos y en diversos padecimientos crónicos como artritis y cáncer, etc.

Protección de los riñones

Estudios realizados en Japón mostraron en experimentos con ratas que la spirulina reduce la nefrotoxicidad del mercurio y de 3 medicamentos comunes: para-aminofenol (analgésico), gentamicina (antibiótico) y cis-dicloro-diamino-platino (anticanceroso). En todos los casos se midieron los valores de nitrógeno de urea en sangre y de creatinina en suero, dos elementos que permiten detectar daño renal.

Al alimentar a las ratas con una dieta formada en 30% por spirulina se obtuvieron resultados espectaculares: la inyección de una dosis elevada de mercurio inorgánico a las ratas elevó el nivel de nitrógeno de urea en un 310% y el de creatinina en 198%. Después de administrar la spirulina la reducción fue del 209% y 157% respectivamente. Los resultados fueron similares al administrar los 3 medicamentos mencionados.

Este papel nefroprotector de la spirulina la convierte en un aliado para tratar la intoxicación por metales pesados, en cuyo caso puede combinarse con dosis altas de vitamina C. Resulta igualmente interesante su uso en pacientes con padecimientos crónicos de los riñones

La ficocianina y el sistema inmunológico

De nuevo son los estudios japoneses los que han mostrado, en experimentos con animales de laboratorio, el papel inmunoestimulante del pigmento vegetal contenido únicamente en las algas verde-azules, llamado ficocianina:

• En ratones con cáncer de hígado incrementa la supervivencia: al cabo de 5 semanas el 90% de los ratones del grupo de ficocianina se mantenían con vida contra sólo 25% de los del grupo de control, a las 8 semanas todos los de control estaban muertos y sobrevivían 25% de los ratones del grupo de ficocianina.

• Otros estudios han mostrado que la ficocianina aumenta la actividad de los linfocitos, por lo cual aumenta la resistencia global del organismo contra ataques infecciosos y procesos degenerativos.

• La dosis recomendada de ficocianina para lograr en efecto preventivo contra el cáncer es de 0,25 a 2,5 gr. por día. O sea 1,3 gr. en promedio, lo cual se alcanza con un consumo de 10 gr. de spirulina al día.

Si la spirulina se somete a altas temperaturas, la ficocianina se destruye.

Anemia

Tanto en experimentos con animales cuanto en estudios con humanos, el consumo de spirulina recupera rápidamente los niveles de hierro, pues como ya dijimos, no sólo lo contiene en cantidades importantes sino en forma fácilmente absorbible.

En un estudio con ratas alimentadas con spirulina, en comparación a un suplemento (sulfato ferroso) las ratas tratadas con spirulina absorbieron 60% más hierro que las tratadas con el suplemento. En un estudio japonés con 8 mujeres que seguían regímenes para mantener peso bajo y presentaban anemia por deficiencia de hierro, se administraron 4 gr. al día de spirulina después de las comidas. En 30 días sus niveles de hemoglobina habían subido hasta el 21% (antes fluctuaban entre 10,9 y 13,2%).

En otro estudio se escogieron, entre personas fuera de la clínica, 9 mujeres y 1 hombre, que presentaban el estado general de cara pálida, característica de anemia sin complicaciones. Se les administraron 20 tabletas (10 gr.) de spirulina después de cada comida. En la página 72 de la obra The secrets of spirulina se presentan los datos de análisis de la sangre de los 9 casos, comprendiendo la cuenta de glóbulos rojos (R), hemoglobina (Hb) y hematocrito (Ht).

En el hombre, la hemoglobina aumentó de 13.0 millones a 15.8 a los 30 días. En la mujer, caso I se elevó de 10.6 a 13.0.

El Dr. Takeuchi expresa que el resultado favorable en estos casos se debe a la eficacia de la spirulina, lo que no ocurre con medicamentos de fierro, ya que la spirulina es un alimento natural que contiene proteína de alta calidad, asociada con varias vitaminas y minerales y en consecuencia no tiene efectos anormales, aun cuando se consuma durante periodos prolongados.

Desnutrición infantil

La ingestión de 10 gr. al día de alga spirulina lleva a una rápida recuperación en la desnutrición de los niños. Así lo demuestran estudios realizados en numerosos países, como México, Rumania, China, Togo, etc.

La spirulina y el SIDA

Son numerosas las razones por las cuales los pacientes aquejados de SIDA o simplemente infectados por el VIH deberían consumir la spirulina: Investigadores del Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos anunciaron en 1989 que algunos agentes químicos de las algas verde-azules se habían mostrado notablemente activos contra el VIH. Se trata de las porciones sulfolipídicas presentes en los glucolípidos de las algas verde-azules.

• La spirulina fortalece la inmunidad y protege contra infecciones.
• La spirulina mejora la flora intestinal y la absorción.
• La spirulina aporta una amplia gama de nutrientes de fácil asimilación .
• Es útil entonces para combatir el síndrome de mala absorción y la desnutrición tan frecuentes en los pacientes con SIDA.

Obesidad

Se sabe que la sensación de hambre es un mecanismo de defensa del organismo y que está ligada con el nivel de proteínas o sus derivados (lipoproteínas) en la sangre. Cuando arrecia el hambre, una buena práctica consiste en ingerir 3 a 5 gramos de spirulina media hora o una hora antes de cada comida con un vaso de agua o, en caso de olvido, al tiempo de tomar los alimentos.

El nivel de las lipoproteínas sube y desaparece la sensación de hambre. Al mismo tiempo el organismo recibe las vitaminas y los minerales requeridos. Por otra parte, gracias a la presencia del ácido gammalinolénico se sintetizan las hormonas prostaglandinas que coadyuvan a la movilización de las reservas adiposas o exceso de grasa en el organismo para satisfacer las necesidades en calorías del metabolismo global. Al mismo tiempo, la ferredoxina aminora la sensación de fatiga y se supera la ansiedad de hambre.

Salud del hígado

¿Cómo puede protegerse la salud del hígado?, la pregunta la formula el Dr. Iijima. La respuesta es simple: siempre tomar en cantidad suficiente proteínas. El 70% del hígado es proteína y las numerosas enzimas que le permiten realizar sus funciones químicas suavemente están derivadas de la proteína. Aproximadamente el 40% del peso del hígado, aún cuando esté sano es de grasa, pero cuando la proporción de la grasa aumenta más del 10% se considera ya un hígado grasoso debido a que hay insuficiente proteína. Esto ocurre principalmente con los alcohólicos y si en estas condiciones no es tratado el hígado, su estado progresará a la cirrosis.

En casos de hepatitis se administraron 7 tabletas tres veces al día de spirulina con total de 21 tabletas diariamente. No se suministró medicamento alguno, aparte de la dieta nutritiva y la spirulina. Cada 15 días se hicieron los análisis de sangre y pruebas de funcionamiento del hígado; “los resultados en todos los casos comprobaron que las funciones del hígado mejoraron considerablemente”.

En todos los pacientes el nivel del colesterol regresó muy cerca del valor ideal de 180-220 mg. por cc. en la sangre [...]. Estos resultados se deben a las propiedades de la spirulina que contiene proteínas de alta calidad y además numerosas vitaminas naturales que mejoran a los pacientes [...]. Algunos doctores predicen que la hepatitis crónica llegará a ser un problema nacional de Japón.

El Dr. Nabura Iijima, profesor de la University Hospital St. Maryanne College of Medicine, también coincide en la utilidad de la spirulina “en la prevención y tratamiento de hepatitis y cirrosis”.

Problemas estomacales

Como se sabe, la clorofila tiene el efecto de desinflamar las membranas mucosas del estómago y los conductos bronquiales por lo que es usada en la medicina alópata en el tratamiento de gastritis, úlcera gástrica y bronquitis.

Como la spirulina contiene una importante cantidad de clorofila, para impedir la inflamación de la membrana mucosa del estómago, puede tener un efecto terapéutico para estos problemas sin ser un medicamento y puede ayudar a completar la alimentación.

Pancreatitis

El páncreas tienen dos funciones importantes, una es la de producir las hormonas insulina y glucagon, que regulan el nivel de azúcar en la corriente sanguínea, particularmente la insulina. La otra función, es la de enviar al duodeno 7 clases de enzimas para la digestión de 3 nutrientes importantes:proteínas, grasas y azúcares.

La pancreatitis es difícil de detectar cuando es debida al alcoholismo, a exceso de alimentos grasos o a cálculos hepáticos. Cuando los cálculos llegan a obstruir el conducto del páncreas, hay una anormal y elevada secreción de fluido pancreático; la presión en el ducto del páncreas eleva la secreción de bilis y el fluido pancreático vuelve al ducto, con lo cual se genera una autodigestión de tejidos del páncreas, pues la tripsina producida por dicho órgano desintegra las proteínas.

El páncreas inflamado presenta varios síntomas. Pueden aparecer náuseas, vómitos, sensación de inflamación en el abdomen superior o diarrea. La dieta es decisiva en el tratamiento de pancreatitis, afirma el doctor Tanaka, del Kyoto Medical College: la spirulina es una proteína bien balanceada, de alta calidad, que constituye un alimento con alto grado de digestibilidad. Además su contenido de grasa es muy bajo con abundantes minerales y vitaminas, por lo que existe la posibilidad de que pueda armonizar el metabolismo de nutrientes en los pacientes con pancreatitis en ambas funciones del páncreas: interna y externa, operando sus funciones de secreción en bajos niveles. Ya que la spirulina contiene, en relación con otros vegetales, 2 a 3 veces más clorofila A´–que es un inhibidor de la tripsina-, es de esperarse que también pueda ser efectiva como antienzima.

Usos de la Spirulina

En su ya multicitada obra, Henrikson refiere numerosos estudios que demuestran la acción antibiótica (combate bacterias, levaduras y hongos) y cicatrizante de la spirulina en uso externo, bajo la forma de pomadas o ungüentos. También se ha registrado el uso tradicional de emplastos de spirulina por parte de los kanemba del Chad, para tratar ciertos padecimientos. Si no se cuenta con una presentación en pomada se pueden pulverizar algunas tabletas de spirulina mezclarlas con miel y con eso cubrir el área afectada (aplicar ese emplasto todas las noches).

Indicaciones
• Por su amplia gama de nutrientes presentes de forma natural y de fácil absorción el consumo regular de la spirulina es útil para quienes deseen un suplemento multivitamínico y multimineral de forma 100% natural.
• Indicada para situaciones que requieren óptimos niveles nutricionales: deportistas, niños, embarazo, periodos de gran actividad física o intelectual, etc.
• Por su alto contenido de aminoácidos es útil para deportistas de alto rendimiento.
• En personas con desnutrición y casos de mala absorción intestinal.
• Por su aporte de ácidos grasos esenciales es útil en todas las patologías en los cuales estos están indicados: problemas oculares, problemas de tejido nervioso, problemas de la piel, alteraciones nerviosas, problemas cardiovasculares, alteraciones del sistema inmunológico, problemas del sistema endocrino.
• Para combatir la anemia por falta de hierro.
• Por su riqueza en clorofila es útil como desinfectante a nivel de intestinos, vesícula biliar, aparato respiratorio y sangre.
• Por su riqueza en carotenoides y pigmentos, la spirulina ha demostrado ser muy eficaz para combatir el cáncer y diversas infecciones, incluyendo el VIH/SIDA, además actúa como potenciadora del sistema inmunológico.
• Para llevar a cabo ayunos y tratamientos depurativos.
• En destoxificación de metales pesados y en el tratamiento de daño crónico del riñón.
• En todos los padecimientos en los cuales se recomienda mejorar el estado de la flora intestinal: infecciones frecuentes, molestias digestivas, problemas de la piel, toxemia hepática, cáncer, artritis, infecciones vaginales, alergias, estreñimiento y padecimientos intestinales, etc.
• Para reducir los niveles de colesterol y depósitos grasos del hígado.
• Para ayudar a pacientes con alteraciones del metabolismo de los carbohidratos (diabetes e hipoglucemia).
• En los diabéticos.
• Como tonificante y energizante en personas decaídas o pacientes de la 3ra. edad.
• Modulación del envejecimiento y generación celular: diversos autores consideran que los alimentos ricos en ácidos nucleicos (ADN y ARN) como la spirulina o la chlorella contribuyen a modular los procesos de envejecimiento.
• En casos de obesidad.
• Como hepatoprotector en casos de hepatitis, hígado graso, cirrosis y cáncer de hígado.
• En problemas oculares: cataratas, incremento de la presión intraocular, en retinitis, hemorragias retinianas, en daños de la retina por diabetes. La spirulina aporta luteína, zeaxantina y demás carotenoides esenciales para la salud ocular.

Dosis
Normalmente se recomienda el consumo de 10 tabletas al día de alga spirulina. Pero en algunos padecimientos se requieren dosis mayores, he aquí una lista:

• Colesterol alto: 4 gr. al día (10 tab. en 3 tomas).
• Cáncer: 1 cda. sopera de spirulina en polvo 3 veces al día diluida en un vaso de jugo de zanahoria con betabel u otro jugo.
• Salud gastrointestinal: 3 a 5 tabletas de spirulina, 3 veces al día.
• Intoxicación por metales: 1 cda. sopera de spirulina en polvo 3 veces al día.
• Daño renal por metales pesados o por medicamentos: 1 cda. sopera de spirulina en polvo 3 veces al día.
• Para pacientes inmunosuprimidos y/o con VIH/SIDA: 1 cda. sopera de spirulina en polvo 3 veces al día.
• Anemia: 3 a 5 tab. 3 veces al día, después de los alimentos. En casos severos aumentar la dosis.
• Desnutrición infantil: 3 a 5 tab. 3 veces al día.
• Obesidad: tomar 10 tab. de spirulina o 1 cda. sopera de spirulina en polvo, 1 o ½ hr. antes de cada alimentos. Se puede tomar al comenzar a ingerir los alimentos si olvidó tomarla a su hora.
• Diabetes (daño de la retina): tomar 10 tab. o 1 cda. sop. de spirulina en polvo, 3 veces al día o más.
• Salud del hígado (hepatitis, hígado graso, cirrosis): tomar 10 tab. o 1 cda. sopera, 3 veces al día o más.
• Pancreatitis: tomar 10 tab. o 1 cda. sopera, 3 veces al día o más.
• Problemas oculares (cataratas, daño de la retina, alta presión intraocular): tomar 10 tab. o 1 cda. sop. de spirulina en polvo, 3 o 4 veces al día.

Efectos Secundarios

Otros de los atractivos de la spirulina es su altísimo margen de seguridad. La spirulina fue consumida durante siglos por las culturas del valle de México y algunas culturas africanas en cantidades importantes. A partir de su redescubrimiento por la ciencia occidental, millones de personas la consumen mundialmente en dosis que van de 3 a 20 o más gramos sin ningún problema.

En 1980, la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial patrocinó un estudio con animales. La spirulina representaba entre el 10 y el 35% de la dieta. No se observaron daños de ninguna clase en tres generaciones observadas durante el estudio. No se observaron tampoco síntomas que pudieran relacionarse con metales pesados, alto consumo de ácidos nucleicos, plaguicidas o bacterias.

Un factor que ha generado cierta preocupación es el alto aporte de ácidos nucleicos (ADN y ARN) al consumir spirulina. Esta alga contiene en promedio 4% de dichos ácidos, un nivel relativamente bajo si se compara con la chlorella y otras algas y levaduras que alcanzan del 6 al 11%. Hay quienes afirman que un alto consumo de ácidos nucleicos pueden generar elevación de los niveles de ácido úrico. Pero según un estudio citado por Henrikson, el consumo de 50 gr. al día de chlorella (que aportan 30 gr. de proteínas) no produjo elevación del ácido úrico.

Los metales pesados presentes en algunos cultivos de spirulina pudieran ser una fuente de preocupación, especialmente en los países del tercer mundo donde los controles de calidad son menos estrictos; asegúrese de que la spirulina que usted consume no tenga ese problema. El alga spirulina de Naturalmar está libre de metales pesados.