Cocina & Salud > Informes

Los Micronutrientes en el Agua Quinton

Productos naturales
Aunque desde tiempos inmemoriales el hombre conoce la importancia de una buena alimentación, sabemos que las plantas son los únicos organismos capaces de fijar los minerales y otros elementos, pero actualmente resulta difícil encontrar alimentos con los nutrientes necesarios, ya sea por los pesticidas sintéticos o por los piensos, incluso de origen animal para animales herbívoros.

Encontrar plantas que aún conservan todas sus propiedades.

Según distintas bibliografías están presentes en el agua de mar todos los elementos de la tabla periódica del ruso Mendeleiev.

La Universidad de Miami detectó en 2001 ochenta y cinco elementos, pero el profesor A. Murray de la Universidad de Washington estableció, en 2003, la totalidad de los elementos, incluidos gases nobles e isótopos.

El sodio y el cloro forman el 84% de estas sales.

El magnesio, el potasio y el calcio y los demás elementos forman el 16% restante.El fitoplancton, que, no olvidemos, son plantas, captan estos minerales.

A partir de entonces entra en funcionamiento la cadena alimenticia marina con el zooplancton como principal generador de secreciones de elementos biodisponibles. Esto es la biocenosis.

La biomasa se concentra en unos puntos llamados vórtex o eddies.

Son grandes concentraciones fitoplanctónicas que se suelen reagrupar en torbellinos.Estos puntos existen por todos los océanos del mundo y René Quinton ya los intuyó. Ahí, en estos puntos concretos, los Laboratoires Quinton recogen el agua de mar destinada a sus productos.

El Agua de Mar es Mejor que Cualquier Antibiótico

Otra de las propiedades del agua del mar es que es un disolvente, antibiótico y bactericida.

Así lo confirmó clínicamente el Dr. Georges la Fargué diciendo que el agua de mar es el mayor disolvente natural que tiene nuestro Planeta. Disuelve variedad de sólidos, líquidos y gases.

Es antibiótico y bactericida hasta 72 horas después de haberla cogido. Prohíbe la proliferación bacteriana, eliminando las bacterias nocivas, y respetando las bacterias buenas. Algo que no pueden hacer los antibióticos químico farmacéuticos que matan indiscriminadamente a las células malas y también las buenas especialmente a la bacteria que habita en todas nuestras células produciendo la energía del ATP (adenosintrifosfato) que son el 90 % de la energía que necesitamos para la vida, que se llaman mitocondrias, y sin las cuales no es posible la vida.

Volver arriba Volver al Inicio