Cocina & Salud > Informes

El Contacto con el Agua de Mar

Productos naturales
En 1897 Quinton, aquejado de una tuberculosis pulmonar, consultó a un sacerdote jesuita, amigo suyo.

Éste le refirió un texto de Platón, donde Platón cuenta que unos sacerdotes egipcios le sanaron con "la cura marina", que así se llamaba desde esa época. La cura marina consistía en irse tres meses a estar en contacto con el medio marino.

Y lo siguen haciendo en los Centros de Talasoterapia, que en esto degeneró la cura marina, pero la esencia ya no es los tres meses porque sería muy costoso para la gente.

Sin embargo, hasta hace poco, los hospitales marinos que funcionaban todavía en Europa tenían ese parámetro, aunque no sabían de dónde provenía exactamente.

Tres meses sólo se quedan los niños escrupulosos o tuberculosos para beneficiarse de la brisa marina. Allá en Colombia si se cumplen los tres meses y además complementan con estos baños, elevan un poco más la temperatura, agregan algunas plantas medicinales y gracias a la vaso dilatación se ven cosas sorprendentes..

Los Fundamentos de la Terapia Quinton

Durante la cura marina de Quinton sucedió una experiencia muy curiosa. Unos campesinos entraron a la sala donde él descansaba llevando una víbora adormecida por el letargo invernal.

De repente Quinton ve que la víbora recobra toda su vitalidad cuando se adapta a la temperatura del lugar. Y se le ocurrió que la actividad cerebral propia de ese organismo coincidía con la época climática en la que apareció en la escala zoológica.

Así es que toda la investigación de Quinton, que es un trabajo hermosísimo, amplio, profundo y sustentado minuciosamente durante más de diez años, parte de este hecho de que la víbora despertase a la temperatura en la que fue creada.

A partir de allí logró dilucidar que la temperatura interna de cada especie, determina la fecha exacta de su aparición en la serie zoológica. Así empezó todo el escaleramiento de las eras a través de la historia. Y cuando comprobó con termómetro en mano, especie por especie, este escaleramiento gradual que tiene que ver con el enfriamiento del planeta, Quinton concluyó que había una tendencia a mantener la temperatura de los orígenes.

La siguiente cuestión que se planteó fue qué otras características existían en los orígenes además de la temperatura, puesto que el mar le devolvió a él mismo el equilibrio.

Entonces pasó a fijarse en la composición del medio interno de los seres vivos y encontró que aparte de la temperatura original, también debía haber una composición física y química determinada y en última instancia encontró que esa temperatura y esa composición física y química eran la ayuda que el agua de mar provee al organismo.

La experiencia debe corroborar a la teoría

Quinton concluyó que todo este trabajo definitivamente tenía que traducirse en una terapia, en una aplicación clínica.

Y lo que hizo fue comenzar a investigar con mamíferos a los que incluso llegó a intercambiar todo su medio interno por agua de mar hasta comprobar que nunca se sacrificaba ni uno solo de ellos, y que al contrario, les daba una vitalidad extrema y características de máxima actividad.

Posteriormente empezó a hacer las mismas pruebas en clínica humana, y para esto se inventó unos lugares que llamó Dispensarios Marinos, el primero de los cuales abrió en 1907. Allí empezó a atender problemas propios de la época, sobre todo entre la población infantil, de nutrición, deshidratación, artrepsias y atrofias.

A partir de entonces comenzó a ver casos que corroboraban con una pasmosa lógica todos los postulados que ya había resumido durante diez años de experimentación en un gran libro que se llamó: El agua de mar, medio orgánico.

En este libro está resumida toda su investigación, contiene un apartado teórico bien definido y una serie de memorias de las investigaciones basado en las cuales formuló sus Leyes de Constancia General

Las Leyes de Constancia General son:

Ley de la Constancia Térmica

Frente al enfriamiento del globo, la vida animal, aparecida en estado de célula a una temperatura determinada, para su elevado funcionamiento celular, en los organismos indefinidamente suscitados a este efecto, tiende a mantener esta temperatura de los orígenes.

Ley de la Constancia Marina

La vida animal, aparecida en estado de célula en los mares, tiende a mantener las células constitutivas de los organismos para su funcionamiento celular elevado, a través de las series zoológicas, en el medio marino de los orígenes.

Ley de la Constancia Osmótica

La vida animal, aparecida en estado de célula en mares de una concentración salina determinada, ha tendido a mantener, para su funcionamiento celular elevado, a través de la serie zoológica, esta concentración de los orígenes.

Ley de la Constancia General

Frente a las variaciones de todo orden que pueden sufrir en el curso de las eras los diferentes hábitats de la vida animal, aparecida celularmente en condiciones físicas y químicas determinadas, ésta tiende a mantener, para su funcionamiento celular elevado, a través de la serie zoológica, estas condiciones de los orígenes.

¿Por qué cura el agua del mar?

Porque contiene todo lo básico para la vida, es decir contiene todos los minerales y oligoelementos del Planeta previamente digeridos y transformados en elementos orgánicos, por efecto del plancton y del fitoplancton, quedando biodisponibles y en cantidades infinitesimales que es como nuestras células los necesita, como dijimos antes.

Estos minerales marinos, en forma de plasma marino, tienen una biodisponibilidad excepcional y son utilizados por el metabolismo de una forma completa, equilibrada y asimilable. El impacto terapéutico es por tanto considerable, puesto que la mayoría de las enfermedades mantienen o desarrollan un desequilibrio electrolítico.

El plasma marino es muy eficaz para la recarga mineral. Más que el impacto de tal o cual elemento, se busca el equilibrio en general.

También puede ocurrir, en algunas personas que tomen el agua de mar, que no tengan por que notar nada, porque se encuentran bien de salud, porque salud es no notar que se está malo, pero sin embargo la terapia del plasma marino estará siempre limpiando las células y manteniendo esa salud al potenciar nuestro sistema inmunológico.

El Agua de Mar es Mejor que Cualquier Antibiótico

Otra de las propiedades del agua del mar es que es un disolvente, antibiótico y bactericida.

Así lo confirmó clínicamente el Dr. Georges la Fargué diciendo que el agua de mar es el mayor disolvente natural que tiene nuestro Planeta. Disuelve variedad de sólidos, líquidos y gases. Es antibiótico y bactericida hasta 72 horas después de haberla cogido. Prohíbe la proliferación bacteriana, eliminando las bacterias nocivas, y respetando las bacterias buenas. Algo que no pueden hacer los antibióticos químico farmacéuticos que matan indiscriminadamente a las células malas y también las buenas especialmente a la bacteria que habita en todas nuestras células produciendo la energía del ATP (adenosintrifosfato) que son el 90 % de la energía que necesitamos para la vida, que se llaman mitocondrias, y sin las cuales no es posible la vida.

Volver arriba Volver al Inicio