Cocina & Salud > Informes

Quinton: Beneficios de Ayer y Hoy

Productos naturales
La historia de las especialidades Quinton empieza con los famosos experimentos del biólogo y fisiólogo francés René Quinton realizados en el servicio de fisiología y patología del Collège de France, en París en 1897.

Veremos cómo René Quinton, en una demostración clínica sin precedente, administró a un perro sangrado y a las puertas de la muerte agua de mar a su concentración sanguínea, y en contra de lo esperado recuperó totalmente al animal.

Así demostró la identidad entre la composición mineral del agua de mar y la del plasma sanguíneo de los vertebrados superiores. En una obra altamente científica y con un título revelador, L’eau de mer, milieu organique (El agua de mar, medio orgánico), de 1904, expuso el resultado de sus investigaciones que sobrecogieron al mundo científico de la época y que todavía hoy en día incita miles de preguntas.

En 1905, nacieron los primeros Laboratoires Quinton, con el objetivo de comercializar ampollas de agua de mar con el nombre comercial de Plasma de Quinton, destinadas a los tratamientos de enfermos por vía subcutánea. Los resultados fueron espectaculares, en particular en las graves patologías de la época como las gastroenteritis, el cólera infantil, la atrepsia, la desnutrición, las patologías de la piel, etc.

Los primeros dispensarios marinos y la autorización del agua de mar como medicamento.

Quintón comenzó a tratar con plasma marino todo tipo de enfermedades en humanos.

Abrió dispensarios marinos (hospitales), el primero en 1907, a los que acudían cada día niños moribundos y adultos con enfermedades mortales. A todos les inyectaba agua de mar isotónica, siendo rápida la mejoría, y muchos sanaban completamente de sus dolencias.

En 1943, el plasma de Quintón fue presentado en el Laboratorio Nacional de Control de Medicamentos de Francia e inscrito como medicamento bebible, inyectable y de uso tópico -és decir, externo- con una concentración de 9 gr. de sales minerales por litro. Treinta años después se le otorgó el AMM (el equivalente al Registro Sanitario Español) a un preparado con una concentración de 21 gr. de sales por litro, y un año después también al preparado isotónico.

Agua de mar isotónica

Antes de comenzar a experimentar en sujetos humanos, Quinton elabora y patenta el agua isotónica, es decir "agua oceánica recogida en condiciones muy precisas y pura, diluida en agua natural muy escasamente mineralizada, esterilizada en frío al hacerla pasar por un filtro de cerámica y guardada en recipientes de vidrio de farmacopea y sin contacto con metales. Este método le permite garantizar la no toxicidad y la conservación de las propiedades vitales de agua de mar", lo cual le permite experimentar con inyecciones intramusculares.

Bebes Quinton

Los constantes éxitos del Plasma de Quinton en los numerosos dispensarios dispersos en todo el mundo contribuyeron a la creación de un autentico Método Terapéutico Marino. El doctor Jean Jarricot, en 1912, publicó una obra clínica monumental, Le Dispensaire Marin, donde explicaba la utilización del agua de mar en terapéutica infantil y así miles de bebés salvados recibieron el nombre de «Bebes Quinton».

Con la creación de la Seguridad Social en Francia a principio de los años cuarenta, el Plasma de Quinton entró de lleno en el mundo de los medicamentos y fue reembolsado hasta 1982.

La reestructuración farmacéutica de la Unión Europea, iniciada en los años setenta, alejó las especialidades Quinton, preparadas con agua de mar, del concepto oficial de medicamento. La complejidad y el alto coste de las futuras instalaciones farmacéuticas acabaron por situar estas especialidades en la categoría de los complementos dietéticos.

En un proyecto apasionante y de una gran complejidad, nuestro grupo de profesionales del mundo sanitario y científico creó los Laboratoires Quinton, trayendo de Montoire, Francia, los restos de las antiguas instalaciones.

Para volver a un uso puramente médico del agua de mar, este equipo se ha propuesto en primer lugar el reconocimiento de complemento dietético para, en breve, obtener el de Especialidad Farmacéutica Publicitaria: volver a ser medicamento bebible.

El papel que quiere desempeñar el equipo de comunicación de los Laboratorios Quinton es el de cohesionar y transmitir los avances en el concepto de nutrición celular, rama innovadora de la medicina en la que destacan los integrantes científicos del laboratorio gracias a un trabajo de investigación de más de diez años, y así difundir el uso de las especialidades marinas.

Con un conjunto de seminarios, ponencias en congresos, cursos en Colegios Oficiales de Médicos, Farmacéuticos y en distintas universidades, informamos de la importancia del agua de mar desde la aparición de la vida en la Tierra hasta su uso hoy en día en terapéutica y dietética.

Fiel a la enseñanza de René Quinton, los Laboratorios se han convertido en la referencia mundial para médicos, farmacéuticos, veterinarios, dietistas e incluso para muchas facultades en busca de respuestas a sus investigaciones sobre el agua de mar.

La reedición del libro de André Mahé se enmarca en un proyecto general de facilitar al público un mejor conocimiento del mar y sus posibilidades terapéuticas, y así informar, a través de los profesionales del área de la salud debidamente formados por nosotros, de un método sencillo y natural de prevención de enfermedades mediante la nutrición celular, todo garantizado por un labora torio farmacéutico avalado por más de cien años de experiencia clínica.

Los Laboratoires Quinton gozan de un prestigio mundial único gracias al nombre de su fundador, René Quinton, y al método de fabricación fiel al original, pero actualizado a las normas vigentes, de sus especialidades únicas y difícilmente imitables.

¿Por qué se volvió a perder el conocimiento de la Cura Marina si estaba teniendo tan buenos resultados?

El pronóstico que Quinton le hizo a su primer grupo de médicos y a todos los investigadores que empezaron a firmar los informes de los pacientes que se salvaban en el hospital, fue que todo este conocimiento se entendería hasta cincuenta años después.

Quinton fue un visionario.

Hay un dato que tal vez pocos conocen: a partir del descubrimiento de la Ley de la Constancia Térmica, Quinton se ganó como mesenas al Dr. Paré que había gastado sesenta años de su vida investigando por qué volaban las aves, y Quinton llegó y le dijo: "Porque en el interior de sus alas tienen 44º, por eso vuelan las aves." Y cuando el Dr. lo comprobó, se quedó asombrado y lo nombró su asistente en el Laboratorio de Cirugía Patológica.

Y esta idea de Quinton es lo que impulso la aviación en Francia.

¡Imagínense! Los periódicos de la época se burlaban cuando él decía "Llegará el día en que volemos sin hélice y sin motor", pero él sabía a donde íbamos. Siempre decía que hay que tener paciencia y lo previó. De hecho dijo: "Pasarán cincuenta años antes de que se asimilen las Leyes de la Constancia".

Y pues no hace mucho que se empezaron a reeditar sus obras en París muy tímidamente. Y apenas hace seis meses ha salido en castellano este trabajo realizado por André Mahé y que es, digamos, el primer cuadernillo en forma didáctica que propone el diálogo de redescubrimiento de los experimentos básicos que dieron lugar a la pronunciación de la Ley de la Constancia General y lo que hay que hacer ahora.

Ojalá que a partir de un cuaderno tan sencillo podamos crear la inquietud entre jóvenes investigadores para que se repitan estas experiencias que corroboraron la Ley de la Constancia.

Por ejemplo, Quinton hizo el experimento de tomar células de las diferentes especies, ponerlas en agua de mar y descubrió que en el agua de mar tienen una vida útil normal de 21 días. Pónganla en una solución de producto soleico y les dura dos horas.

El Agua Quinton podria Revolucionar los Campos Médicos Actuales

En opinión de Laureano Domíngguez, continuar con las investigaciones de Quinton a la luz de los últimos paradigmas científicos, bien podría revolucionar los campos de la medicina y la biología, cuando menos.

Es por ello que se ha dado a la tarea de retomar sin egoísmos la antorcha de Quinton embarcándose en la tarea de dar a conocer su obra en castellano con el único fin de crear conciencia entre quienes puedan impulsar nuevamente la creación de Dispensarios Marinos en zonas de alta mortalidad infantil, inicialmente en Colombia, no sólo para salvar vidas, sino para que sirvan comocátedras de observación a la ciencia médica.

Como parte de sus labores, ha prologado el libro de André Mahé: El Plasma de Quinton (Icaria 1999); ha dictado en Barcelona algunos cursos sobre las Leyes de la Constancia de Quinton; ha invitado a especialistas como el químico Juan Miguel Coll, director de los Laboratoires Quinton Internacional con sede en Almoradí, Alicante para dar un seminario sobre el Método Terapéutico Marino; y continúa buscando aliados científicos para actualizar los experimentos básicos de Quinton a fin de rescatar sus aportaciones del olvido.

El Agua de Mar es Mejor que Cualquier Antibiótico

Otra de las propiedades del agua del mar es: que es un disolvente, antibiótico y bactericida.

Así lo confirmó clínicamente el Dr. Georges la Fargué diciendo que el agua de mar es el mayor disolvente natural que tiene nuestro Planeta. Disuelve variedad de sólidos, líquidos y gases. Es antibiótico y bactericida hasta 72 horas después de haberla cogido. Prohíbe la proliferación bacteriana, eliminando las bacterias nocivas, y respetando las bacterias buenas. Algo que no pueden hacer los antibióticos químico farmacéuticos que matan indiscriminadamente a las células malas y también las buenas especialmente a la bacteria que habita en todas nuestras células produciendo la energía del ATP (adenosintrifosfato) que son el 90 % de la energía que necesitamos para la vida, que se llaman mitocondrias, y sin las cuales no es posible la vida.

El plasma de Quintón hoy.

El plasma de Quintón no está clasificado como medicamento, sino como suplemento nutricional de la función del organismo. Se comercializa con el nombre de Quintón Isotónic en forma de ampollas bebibles y hay también un Quintón Hypertónic, con una concentración de sales similar al mar. Su aplicación subcutánea todavía no está aceptada, aunque en las experimentaciones con animales, donde sí se utiliza, no ha presentado ninguna incompatibilidad ni efectos secundarios.

El plasma de Quintón está específicamente recomendado en la depresión del sistema inmune, las infecciones, los desórdenes de huesos en sdultos, los dolores del crecimiento en los niños, el embarazo, la lactancia y los abortos espontáneos repetidos

Volver arriba Volver al Inicio